Si votó Unidas Podemos hágase de unas grandes tragaderas

Publicidad

Los dirigentes de Unidos Podemos, tantos los de Podemos como los de IU, vienen alertando en las entrevistas y declaraciones que en el acuerdo de gobierno firmado con Sánchez son minoría y, por tanto, toca tener paciencia y comprensión para con las decisiones que tome el hermano mayor llamado PSOE.

Dicen que es un tema de votos y correlación de fuerzas, pero también puede ser la consecuencia de juntarse con quien no se debe. Las bases internautas de los tres partidos (PSOE, Podemos e IU) han apostado por acuerdos mutuos para aprovechar la coyuntura progresista y han azuzado el miedo al trifachito para justificar lo que haga falta. Siempre ocurre algo similar, había que votar a la ceja para que no siguiese Aznar, o a Felipe González para frenar a los tejero. El votar socialdemócrata de una u otra manera durante estos últimos cuarenta años es un virus extendido en el progrerío.

El aviso de la necesidad de tragaderas al electorado de izquierdas funciona desde ya, no es que no se vaya a tocar a la monarquía, la iglesia, el Ibex, la UE y la OTAN, es que, por ejemplo, se mirará para otro lado (abstención) ante la Ley Mordaza digital* aprobada ayer, que en la práctica supone el cierre de cualquier web que se atreva a discrepar con el régimen y el sistema capitalista.

El ansia (y necesidad económica) de tocar poder de UP, significará un retroceso aparente en los valores de la izquierda, el acostumbrarse a «esto es lo que hay» y «menos mal que estamos nosotros para al menos proteger derechos(¿?)»  tendrá que tener como aliados la resignación y el pragmatismo porque sino puede saltar todo por los aires. Entramos en un escenario donde los adheridos al proyecto de UP van a justificarlo todo aduciendo que «peor sería con Vox», pero no quedan exentos de que se vuelva a rodear el Congreso (con ellos dentro).

 

*¿Qué permite el nuevo Decreto-Ley?

Ampliar los supuestos donde el Gobierno puede intervenir redes y cortar comunicaciones electrónicas sin autorización judicial. Anteriormente, el Gobierno podía intervenir estas redes por motivos de seguridad pública, en defensa de la vida humana o por emergencias, pero ahora también se incluyen motivos de orden público. El decreto modifica otras leyes como la de Telecomunicaciones para permitir intervenir «cualquier infraestructura, recurso asociado o elemento o nivel de la red». Una descripción que va más allá del simple cierre de dominios.

Así quedaría la modificación de la Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de Telecomunicaciones:

«El Gobierno, con carácter excepcional y transitorio, podrá acordar la asunción por la Administración General del Estado de la gestión directa o la intervención de las redes y servicios de comunicaciones electrónicas en determinados supuestos excepcionales que puedan afectar al orden público, la seguridad pública y la seguridad nacional. En concreto, esta facultad excepcional y transitoria de gestión directa o intervención podrá afectar a cualquier infraestructura, recurso asociado o elemento o nivel de la red o del servicio que resulte necesario para preservar o restablecer el orden público, la seguridad pública y la seguridad nacional».

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More