Si no se produce una verdadera transición ecológica en esta legislatura crecerá la extrema derecha

Publicidad

  • Ante la presentación del nuevo Gobierno, Ecologistas en Acción recuerda que las prioridades son afrontar la emergencia climática, la pérdida de biodiversidad y la creciente desigualdad social.
  • En línea con la comunidad científica, la organización ecologista recalca que asumir estos retos implica una gran transformación del modelo económico de la globalización neoliberal. Sin ello no solo no se solucionarán los problemas actuales sino que se facilitará el crecimiento de la extrema derecha.
  • Ecologistas en Acción considera que la creación de las vicepresidencias de Transición Ecológica o de Objetivos de Desarrollo Sostenible es positiva siempre que estas hagan verdaderos cambios y dicten la posición de otros ministerios como agricultura o industria, pero los nombramientos de algunos ministros de claro corte neoliberal, como Nadia Calviño o Arancha González Laya, no vislumbran una gran voluntad de cambio.

Las personas que tomarán las riendas del próximo Gobierno han tomado posesión. Un gobierno que deberá afrontar sin demora y con contundencia los fundamentales retos que tiene la sociedad española: mitigar la emergencia climática, detener la pérdida de biodiversidad y corregir las crecientes desigualdades sociales. Sin ello no habrá transición ecológica. Y dado que estos retos son también globales, el gobierno debería liderar a escala internacional la superación de estos retos.

Para Ecologistas en Acción, en línea con la comunidad científica, no caben medidas irrelevantes y cosméticas puesto que no se pueden afrontar estos retos sin una profunda transformación de modelo económico: es necesario abandonar la lógica del crecimiento y acabar con el modelo económico de la globalización neoliberal, que ha creado una crisis ecológica y social a escala planetaria sin precedentes.

Luis Rico, coordinador de la organización ecologista, afirma que “una verdadera transición ecológica implica abordar con decisión la justicia climática, ajustar las actividades económicas a los límites de los ecosistemas, potenciar las redes de consumo locales, fomentar la agroecología, promover el equilibrio territorial para repoblar la ‘España vaciada’, acoger a quienes vienen huyendo de la crisis ambiental, asegurar los servicios públicos en todo el territorio, acabar con la violencia machista y repartir el empleo y los trabajos de cuidados”.

“Es fundamental”, continúa Rico, “que los costes del cambio de modelo recaigan en quienes más responsabilidad han tenido en la generación de la crisis. Por ello es necesario empezar por cambiar el modelo fiscal para que paguen más impuestos las grandes empresas y las personas más enriquecidas”. Como se recogieron en las propuestas electorales de Ecologistas en Acción, otras medidas urgentes para aplicar en los primeros días del Gobierno incluyen la creación de un plan de emergencia para detener la pérdida de biodiversidad, la creación de Zonas de Bajas Emisiones en poblaciones de más de 50.000 personas, el abandono de proyectos de recrecimiento y de creación de embalses, la paralización de trasvases de agua y la prohibición de plásticos de un solo uso.

Según Rico, sin esa transformación no solo no se solucionarán los problemas mencionados, sino que seguirá aumentando el caldo de cultivo para el avance de la extrema derecha, cuyo auge “es consecuencia directa del aumento de la desigualdad, del deterioro de los servicios públicos y del desencanto producido por los partidos supuestamente de izquierdas al ser cómplices directos de estas políticas. En un contexto de crisis la extrema derecha trata de culpabilizar a colectivos migrantes para desviar la responsabilidad que tienen las grandes empresas y las clases enriquecidas para que no se realicen los cambios económicos necesarios”.

Por ello, Ecologistas en Acción celebra que exista una Vicepresidencia de Transición Ecológica y otra de Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero matiza que estas solo tendrán sentido si marcan el cambio necesario y trazan las políticas de otros ministerios como Agricultura, Pesca y Alimentación, Industria, Comercio y Turismo, Asuntos Exteriores, Hacienda o Asuntos Económicos. “El balance del Ministerio para la Transición Ecológica apuntó cambios, aún insuficientes, en materia de emergencia climática y fue deficiente en materia de agua, residuos o pérdida de biodiversidad. Esperamos que la ambición aumente en esta legislatura y todo el Gobierno se alinee en esta materia”, subraya Rico.

Analizando el resto de ministerios, para el colectivo ecologista es muy preocupante la incorporación de personas de claro corte neoliberal como Nadia Calviño, que repite, o de Arancha González Laya. La primera ha seguido sin cuestionamiento la ortodoxia económica de la Unión Europea y de la Troika, ha aplicado recortes sociales y se ha negado a derogar aspectos muy perniciosos de la reforma laboral. La segunda proviene de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y es fiel seguidora del modelo de la globalización neoliberal.

“Los tratados comerciales y de inversión alcanzados en el seno de la OMC o los firmados bilateralmente como Mercosur o CETA aumentan el poder de las grandes empresas para coaccionar a gobiernos, agravan las crisis e impiden toda transición ecológica. A modo de ejemplo, la Carta de la Energía ha supuesto que el Gobierno español haya tenido que indemnizar por valor de 687 millones de euros a multinacionales y aún quedan demandas por dirimir cuyo monto total alcanza los de 8.000 millones. No cabe otra opción que derogar estos tratados y apostar por otro modelo que, entre otras medidas, favorezca al pequeño comercio local”, concluye Rico.

Fuente

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More