¿Será suficiente con un “No me gusta” en Facebook para derrotar al fascismo?

Publicidad

Ahora que la irrupción de Vox posibilita que no poca gente perciba que el fascismo se ha hecho presente en la sociedad, sería oportuno recordar que éste –en realidad- no se fue desde que llegó en 1939, fecha en que ganaron la guerra.

Es cierto que en los últimos cuarenta años han intentado disfrazarlo, maquillarlo, caracterizarlo con ropajes al uso, pero la naturaleza del régimen, el “atado y bien atado”, el poder de los grandes emporios, continuó impertérrito. Las nuevas formas eran necesarias para construir un relato que sacase a las masas de las calles, de crear una “democracia” sin democracia y de libertades solo para unos pocos que –casualmente- siguieron decidiendo desde los tres poderes. Decenas de organizaciones y miles de personas vieron en ese nuevo ciclo que se abrió a mediados de los setenta, y que ahora se desmaquilla, una oportunidad para intentar cambiar las cosas, apelando para ello una y mil veces al reformismo, al desde dentro todo es posible, pero el Ibex, la otan, la monarquía, el poder de los poderes facticos han seguido ahí, impertérritos.

Los votantes de Vox han conseguido que se hable sin reparo del fascismo, cosa que con el PP/PSOE parecía imposible, y se abra el debate a partir de una vieja y querida pregunta: “¿Qué hacer?”. Todo indica que, esperando una y otra vez que vayan llegando urnas municipales, autonómicas, generales, europeas, no va a bastar. Ni tampoco que dando un like en Facebook, ni compartiendo una noticia, comentario, ironía de algún hilo de whtasapp podamos detener el avance del fascismo. El asunto, como en otros momentos históricos, pasa por la necesidad urgente de organizarse, para no solo construir un muro ideológico anticapitalista sino para ser capaces pasar a la ofensiva. De dejar, en pocas palabras, a un lado la atomización inoculada con precisión por el sistema y salir a la calle con viejas y nuevas herramientas, de ganarle ese espacio para lograr lo que se pregonó en decenas de movilizaciones y que, por ahora, no se ha conseguido: que el miedo cambie de bando.

La lucha contra el fascismo no puede ser ajena a la lucha de clases, sino se acabará pensando que el fascismo apareció de la nada, de una casualidad, de una conjunción de nubes en un día típico de otoño. Sin entender esa realidad sobrevuela una engañifa: que al fascismo se le gana tras acorralarlo en un debate en un plató de televisión. Lamentablemente no es así. El capitalismo y la clase dominante recurre a él cuando necesita quita de derechos, guerras exterminadoras o vueltas a nacionalismos imperiales, hechos que para aplicar con éxito deben contar con la complicidad de millones que se suman en la indolencia del que practica la desgana y el “me da igual”, actitudes que se sembraron con precisión desde su aparato mediático durante décadas.

Es posible que en las próximas semanas las redes sociales pongan una opción de “No me gusta” para “opinar” sobre un determinado envío por internet. Es la manera revolucionaria de contrarrestar el célebre “me gusta” que los usuarios manejan a diario. Es posible también que con esa nueva opción, pulsada, eso sí, varias veces al día, haya gente que sienta que está en el buen camino para vencer al fascismo. Por si eso falla habrá que ir engrosando de un modo paralelo las organizaciones antifa, siempre es bueno tener dos armas.

http://insurgente.org/sera-suficiente-con-un-no-me-gusta-en-facebook-para-derrotar-al-fascismo/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More