Sequía en Nueva Delhi: los ricos tienen agua a espuertas, los pobres luchan por cada gota

Publicidad

Los políticos, funcionarios públicos y trabajadores de empresas privadas que viven en casas y apartamentos grandes en el centro de Delhi pagan muy poco para obtener un suministro ilimitado de agua corriente, ya sea para sus baños, cocinas o para lavar el coche, el perro o para regar su cuidado césped. Pueden hacer todas estas cosas por tan sólo $10-$15 al mes.

Pero si uno entra en uno de los barrios marginales del centro de la ciudad, o en una gigantesca y caótica urbanización de las afueras de la ciudad, hay una lucha diaria para conseguir y pagar un suministro muy limitado de agua, que suele llegar por camiones en lugar de por cañerías. Y el precio se está disparando a medida que los suministros se agotan con rapidez.

La crisis del agua en la India dista mucho de ser equitativa: la élite en Delhi y en la mayoría de las otras partes del país no se ve afectada mientras que los pobres luchan por conseguir el líquido elemento todos los días. La residencia oficial del primer ministro Narendra Modi y la de su gabinete se encuentran en el centro de Delhi, al igual que la de la mayoría de los parlamentarios.

Eso puede ayudar a explicar por qué hasta esta semana Modi no ha hecho un llamamiento a un programa masivo de conservación del agua, la primera gran iniciativa del Gobierno a pesar de los años de advertencias sobre los embalses secos y el agotamiento de los acuíferos, según dijeron los responsables de la formulación de políticas y los expertos del sector hidrológico. (Para una historia sobre cómo la escasez de agua ha afectado a la ciudad sureña de Chennai, un centro de fabricación de automóviles apodado “El Detroit de la India”, haga clic en).

Amar Nath Shukla, representante de ventas de telecomunicaciones, que vive en una gigantesca urbanización no autorizada en el sur de Delhi, dice que ahora está pagando 700 rupias (10 dólares) para que un pequeño camión cisterna le traiga a él, a su esposa y a sus tres hijos en edad escolar 2.000 litros de agua, que es la cantidad que les corresponde semanalmente.

Hace un año, Shukla compraba dos de las oxidadas cisternas ovaladas a la semana por 500 rupias cada uno, pero lo redujo a una ante una subida del 40 por ciento en el precio.

“¿Por qué un asentamiento densamente poblado recibe tan poca agua y por qué el distrito central de Nueva Delhi, escasamente poblado, recibe tanta cantidad de agua adicional?

Más de otros 30 residentes con los que habló Reuters en su distrito de Sangam Vihar también se quejaron de la calidad del agua.

“Hasta el año pasado bebía el agua vendida por unos pocos proveedores locales, pero luego enfermé y el médico me pidió que comprara botellas de agua hechas sólo por grandes empresas de renombre”, dijo Dilip Kumar Kamath, de 46 años, que muestra una receta que incluye los dolores abdominales y la infección estomacal como sus dolencias.

MAFIA DEL AGUA

El principal distrito gubernamental de Delhi y las zonas de acantonamiento del ejército reciben unos 375 litros de agua por persona y día, pero los residentes de Sangam Vihar reciben un promedio de sólo 40 litros por cada residente al día. El agua proviene de pozos de sondeo y de buques cisterna bajo la jurisdicción de las autoridades hidrológicas de Delhi, administrados por el Gobierno de la ciudad.

Sin embargo, los residentes dicen que algunos de los pozos han sido ocupados por operadores privados asociados con bandas criminales y políticos locales. Estas bandas también tienen un papel importante en la provisión de camiones cisterna privados, todos ellos ilegales, lo que hace que la gente se vea expuesta a la especulación de precios.

Y todo esto en un momento en que las temperaturas y la demanda se disparan. Delhi experimentó el segundo tiempo más seco en 26 años en junio, y registró su temperatura más alta para dicho mes, de 48 grados centígrados, el 10 de junio.

Las lluvias monzónicas llegaron a la capital el jueves, más de una semana después de lo habitual, y solo trajeron una ligera llovizna.

La mayoría de los operadores privados de cisternas en Delhi bombean ilegalmente el agua subterránea, que se está agotando rápidamente, o roban el agua de los suministros del Gobierno, según muestran varios estudios oficiales.

En Delhi, casi la mitad del suministro de las autoridades de Delhi es robado con la connivencia de funcionarios de baja categoría o simplemente se filtra a través de tuberías con fugas, según varios estudios.

La flota de 1.033 camiones cisterna de las autoridades está muy por debajo de las necesidades de la ciudad. Cientos de camiones cisterna privados están operando este verano, aunque no hay cifras oficiales.

enlace

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More