Sentires venezolanos

El Imperio Romano y la Aldea Gala

Publicidad

“Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea
poblada por irreductibles galos resiste, todavía y como siempre, al invasor”
(René Goscinny, Asterix el Galo)

Primer Round

Hace unos días escribíamos sobre la última bravuconería del gobierno de Trump para con Venezuela. Poner precio a la cabeza de Maduro al estilo western de John Wayne era, como parecía, algo más que otra salida de tono del nuevo César del imperio. El paso adelante del viejo cowboy corresponde a un nuevo plan estratégico de los aparatos pensantes del norte. La llamada a los cazarrecompensas del nuevo oeste no fue más que el principio de una serie de movimientos destinados a desestabilizar el cuartel galo del malvado Obelix Madurix, quien como todo el mundo sabe, en su recorrido iniciático en el mundo de la política, cayó en la pócima chavista del druida Panoramix, que podríamos rebautizar como Chaveramix.

Hablando de pócimas, el pretexto para poner precio a la captura de Madurix es la presentación de cargos criminales por narcotráfico contra el Presidente legítimo de Venezuela. Cree el ladrón que… Mejor no caigamos en lugares comunes. Resulta cuanto menos paradójico que EEUU, soberano conductor de un país clave en esta estrategia de guerra como es Colombia, se permita tal acusación. Colombia es el primer país de América Latina exportador de droga. Gran parte de la cual acaba siendo comercializada y distribuida en EEUU. ¿Quién pone orden al jugoso negocio del narcotráfico en el continente? Es un secreto a voces que quien dirige y garantiza el flujo de estupefacientes hacia el norte se llama DEA, agencia antidrogas del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, dedicada supuestamente a la lucha contra el contrabando y el consumo. La ruta principal de la salida de la droga desde Colombia hasta EEUU queda lejos de Venezuela y comienza en puertos del pacífico colombiano. El reciente escándalo político de las fotos del presidente Duque con el narcotraficante conocido como el Ñeñe o las otras imágenes del autoproclamado títere de EEUU Juan Guaidó, recibido poco antes del concierto de la frontera por el grupo narcoparamilitar “Los Rastrojos” evidencian los vínculos del mal. Cada quien elige sus pócimas y sus druidas.

Hoy, el sistema financiero internacional sobrevive en su eterna crisis gracias a la inyección de los fondos del narcotráfico. El capitalismo huele a pócima alucinógena. Eso explica la actitud de sus representantes. El venezolano Julio Escalona, en un reciente artículo, afirma: “La acusación a Maduro como narcotraficante es absolutamente absurda y carente de toda objetividad y legalidad. Surge de la necesidad que tiene Trump de crear un caso que le permita actuar “jurídicamente” contra nuestro presidente. Es similar a la acusación sobre corrupción que se hizo contra Lula, falsa, pero útil para apresarlo e impedir que pudiera competir en las pasadas elecciones para presidente de Brasil y Bolsonaro pudiera ganarlas”.

Segundo Round

El pasado 31 de marzo, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, presenta la creación de un “Consejo de Estado para un gobierno de transición” en Venezuela sin el mandatario Nicolás Maduro ni el opositor Juan Guaidó, conocido en la antigua Roma como “autoprocamatum”. El canciller Jaime Arreaza, responde: «las decisiones sobre Venezuela, se toman en Venezuela, con sus instituciones y su constitución. Nosotros no estamos tutelados por EEUU».

Parece que la figura del autoproclamado se va desgastando y toca reemplazar el plan. Primero, con un último intento de sacar rédito a la figura de quien ha sido el hazmerreír de la historia de las relaciones políticas internacionales. ¿Preparando el escenario para otra vía?

El día de ayer, la Unión Europea manifestó su apoyo a ese plan de EEUU de solución pacífica. “La propuesta estadounidense va en la línea de la UE de proponer una salida pacífica a la crisis a través de una vía negociada hacia un gobierno democrático, lo cual es ahora más necesario que nunca”. Josep Borrell, ex ministro de exteriores de España hasta fines de 2019, cuando asume el cargo jefe de la diplomacia de la Unión Europea, valora positivamente el plan de EEUU y afirma que “va en la línea” de la solución pacífica. Borrell fue ministro primero de economía y luego de hacienda del gobierno de Felipe González, del PSOE, en los años en que éste comenzó a desplegar la agenda neoliberal. Responsable directo del comienzo privatizador de la sanidad que luego continuó la extrema derecha del PP y que tiene hoy a España en colapso sanitario ante el Coronavirus.

Según la propaganda de estos soldados de la providencia, Venezuela, en grave “crisis humanitaria” y un maltrecho sistema de salud, supone un riego de propagación de la pandemia del Covid-19 en la región. Olvidan que Venezuela fue el primer país en América Latina en decretar la cuarentena, cuando apenas contaba 33 casos y ningún fallecido; estableció medidas de protección para la población como la suspensión de los pagos de alquileres, un decreto de inamovilidad laboral hasta el 31 de diciembre de este año, un Plan de Pago de Nómina para las pequeñas y medianas empresas por hasta seis meses y bonos para la población; donó a Colombia dos equipos de fabricación china para el diagnóstico; recibe asesoramiento de China, país que mostró gran eficacia en el control de la pandemia; cuenta con la solidaridad de la ayuda médica cubana y la plataforma virtual Patria se ha convertido en un mecanismo muy eficaz para la detección del virus.

Con una crisis sanitaria desproporcionada tanto en EEUU como en Europa, nuestros actuales emperadores se dedican a preparar un nuevo escenario de guerra. No extraña tanto, si leemos la actual crisis como una profundización en esa guerra multidimensional desplegada por los explotadores contra los explotados, llamada capitalismo en su fase neoliberal. Nadie en su sano juicio puede sin embargo comprar semejante lógica militar, esfuerzo económico y sacrificio humano en un momento de hecatombe sanitaria tanto en EEUU, que cuenta 310.000 contagios y casi 8.500 muertes, como en países de la Unión Europea como España donde van más de 126.000 infectados y casi 12.000 fallecidos. De nuevo la razón militar pasando por encima de toda lógica humanista.

Tercer Round

El siguiente capítulo de la agresión contra la aldea bolivariana llega menos de una semana después de la famosa recompensa antiMadurix mediante el despliegue de buques de guerra y aviones dirigidos por el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Según cuenta Colombia Informa, “el Presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que esta sería la operación antidrogas `más grande de Occidente´, en la que estarán involucradas naves de guerra, aviones de vigilancia electrónica y tropas especiales, entre otros elementos. ¿La justificación? Frenar los supuestos vínculos entre el chavismo y el narcotráfico”.

En declaraciones de Stella Calloni a Vocesenlucha, la pensadora argentina afirma que “los EEUU están amenazando a toda América Latina. Pero también sabemos que el Pentágono ha decidido exigir que no comenten los jefes y los comandantes de estas operaciones que hay soldados enfermos, como en el portaviones Theodore Roosevelt, que está en la isla de Guam, que tiene 5000 tripulantes y el 10% de la tripulación está enferma con Coronavirus y no les han permitido bajar a tierra a dejar los enfermos, de modo que no solo están sacrificando a los pueblos de América Latina, también a su propia gente, cosa que no le interesa, porque Donald Trump ha dicho en estos días que si tienen 200.000 muertos han hecho un buen trabajo. Un presidente de la potencia del mundo, se supone, que pone unas carpas miserables en el Central Park para alojar enfermos, unas carpitas individuales con unos camastros que ni siquiera en ningún país de América Latina se atreverían a hacerlo. Ese presidente es el que quiere invadir Venezuela. Eso es parte de la decadencia de un imperio que da sus golpes terribles en el momento de su caída”.

Cuarto Round

Los últimos movimientos de la escalada invasora romana para con la aldea venezolana tienen que ver con unos vídeos donde tropas que lucen en sus uniformes banderas estadounidenses hacen maniobras en El Catatumbo, región de Colombia fronteriza con Venezuela. Una zona estratégica para desarrollar una agresión desde Colombia hacia lo que Chávez denominó “la media luna”, territorio venezolano fronterizo con Colombia que hace rato está en la mira del imperio yanki. La llamada “Operación Balboa”, fue un ejercicio militar realizado en España en 2001 y consistente en simular una supuesta guerra de invasión desde dos países a los cuales llamaron País Blanco y País Cian al occidente del País Marrón con apoyo del País Azul. Sustituyan los colores por Colombia, Panamá, Venezuela y EEUU y tendrán el mapa completo. El objetivo: el petróleo del País Marrón. La operación, coordinada por la OTAN fue denunciada por voces como la investigadora de origen estadounidense Eva Golinger. “Era un plan secesionista que buscaba dividir a Venezuela en dos partes, dejando el control sobre las reservas petroleras en manos de las fuerzas invasoras”[1].

El ejército colombiano declara respecto a las actuales maniobras que “el personal, las aeronaves y en general el material empleado en el entrenamiento del ejercicio helicoportado, corresponde al fortalecimiento de una importante capacidad del Ejército Colombiano, y no a tropas extranjeras”.

La zona donde hoy se despliegan los ejercicios militares supuestamente para combatir el narcotráfico es hace años escenario clave en la llamada “Doctrina de Guerra Irregular de la Armada de Estados Unidos”, nombre de un documento gringo de 2009. Para ello, utilizan introducción de paramilitarismo, narcotráfico y grupos criminales de distinto signo. EEUU define a estos territorios como “zonas de interés estratégico”. La analista María Fernanda Barreto, afirma que con sus últimos movimientos EEUU ha abierto “la licitación de una invasión terciarizada”, donde la apuesta principal sería la utilización de “grupos paramilitares y/o contratistas militares privadas (CMP)”. Y continúa: “El relanzamiento de la Doctrina Monroe implica la creación y fortalecimiento de ejércitos irregulares para desestabilizar la región y garantizar la continuidad del despojo de nuestras riquezas. Desde hace décadas que las instituciones del Estado norteamericano sostienen dichos ejércitos con los capitales del narcotráfico y además participan del negocio de la legitimación de capitales para blanquear los presupuestos de sus operaciones clandestinas”[2].

Tanto los movimientos populares como la presencia de grupos insurgentes en el corredor fronterizo colombo-venezolano, sirven de freno a la penetración de todos esos elementos de guerra contrainsurgente hacia Venezuela. La desmovilización de las FARC y el proceso de paz que hoy se muestra como un fracaso entre otras cosas ante el asesinato sistemático de excombatientes desmovilizados, deja a los territorios que ellos ocupaban en manos de grupos criminales de turbios y variados intereses que, de una u otra forma, colaboran en esta estrategia de guerra contra el hermano pueblo venezolano.

El cómic de Goscinny nos mostraba a menudo cómo los romanos, cansados de ensayar sin éxito la vía militar, pusieron en marcha otra estrategia basada en adentrarse en territorio insurgente y robar la pócima de Panoramix. ¿Cuál será la potente pócima de Venezuela que hoy pretende arrebatar el imperio romano de norteamérica? Defendemos que aquella que preparó el druida Chávez: el horizonte socialista, el proyecto comunal. Esa pócima desplegada sobre una de las mayores extensiones de reservas estratégicas del mundo es una afrenta intolerable en esta etapa de decadencia del poderío gringo. Su estrategia, no podía ser menos, también va dirigida desde hace rato al debilitamiento a la interna de ese proyecto, utilizando la técnica del palo y la zanahoria. Un viejo juego del poder, combinar la vía violenta con técnicas de cooptación, compra, penetración, presiones de todo tipo para obligar a negociar y forzar concesiones.

Confiemos pues en que la irreductible aldea gala bolivariana logre, una vez más, resistir a este nuevo intento de invasión del más grande de todos los imperios que en la historia han sido. Pero no solo. Confiemos también en que el indomable pueblo venezolano logre mantener a flote un proyecto de vida digna. En este caso, la pócima no la tiene Panoramix, sino los druidas de espíritu comunal, las comunas y consejos comunales, el pueblo organizado, las milicias populares e incluso aquellos militares que lograron emanciparse del yugo ideológico romano, voltearon su mirada al pueblo y están dispuestos a dar la vida por defender su aldea de halo comunero.

Bogotá, Colombia, 4 de abril de 2020

P.D. Hoy nos dejó un hermano de esos que hizo de su canción una aldea gala y de su poesía trinchera irreductible. Huérfanos como estamos de aldeas y trincheras, les dejamos con ambas. Que la tierra te sea leve, maestro Aute.

Siglo XXI, el hombre ha muerto, viva el Capital

No será aquel Cambalache donde todo daba igual

Para entonces no será lo mismo un sabio que un traidor

El más Judas será el que suba al podio del honor

La mentira será ley y el simulacro institución

El cohecho por derecho y por la Santa Comisión

El chorizo irá embutido en su Mercedes oficial

Y el trilero montará su atril en la Trilateral

Vocesenlucha

Comunicación popular – Pueblos América Latina, el Caribe y Estado español

[1] Eva Golinguer, Documento revela intenciones bélicas de Estados Unidos contra Venezuela y Libia

[2] María Fernanda Barreto, Trump abre la licitación para la invasión militar a Venezuela en medio de la pandemia, Correo del Alba.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More