Semana republicana: El ayuntamiento retira la medalla de oro al primer alcalde franquista de Barcelona

Publicidad

Tras Antonio López, apeado de su pedestal el pasado 5 de marzo, ahora es el exalcalde de Barcelona, Miquel Mateu Pla, con una medalla de oro concedida en 1945, cuando dejó el cargo para ser embajador de España en París. El gobierno de Ada Colau ha aprobado este viernes, en el seno de la comisión de gobierno, revocar la concesión de aquella medalla y, en paralelo, anular los más de mil expedientes de depuración de funcionarios municipales que Mateu puso en marcha cuando en 1939, tras entrar uniformado con las tropas de Franco en la ciudad, fue elegido alcalde.

 

El oprobio de Mateu lo acompaña Colau con un acto de reparación de los funcionarios a los que purgó

Su antecesor en el cargo fue aquel alcalde del que pocos se acuerdan, Hilari Salvadó, pese a lo terrible de su mandato. Fue el alcalde bajo las bombas, el que iba allí donde más daño había hecho las incursiones de la aviación italiana, atendía a los heridos en persona y, después, supervisaba la construcción de refugios. Su biografía le retrata como un hombre de una integridad insobornable. Cuando Mateu ya entraba por la Diagonal, Salvadó acababa de salir del ayuntamiento, no sin antes pedir al interventor que dejaba intacta la caja de caudales, con algunos lingotes de oro dentro. El gesto no le evitó que desde el exilio tuviera que sorportar una gruesa campaña de difamación instigada por Mateu. Mujeriego, chulo y bolchevique (que no lo era, pues militaba en Esquerra) fue lo más suave que se dijo de él.

En cierto modo, el franquismo hizo con Salvadó lo mismo que con una larguísima lista de funcionarios municipales depurados en 1939 a los que el ayuntamiento quiere ahora restituir su honor, ni que sea para satisfacción de sus descendientes. En los expedientes personales de cada uno de aquellos represaliados se añadirá una página con el acuerdo de la comisión de gobierno. Por citar un caso, Ricard Lamote de Grignon, director de la banda municipal, un hombre muy querido y que le puso música a la resistencia, una labor que terminó pagando con la cárcel.

 Con la retirada de la medalla, Colau ha señalado con el dedo índice al hombre que durante un tiempo, antes del estallido de la guerra, dirigió la Hispano-Suiza, empresa mítica cofundada por su padre. También apunta a quien fue presidente de varios consejos de administración de la Caja de Pensiones, el banco antecessor de la actual La Caixa. Y, además, al presidente de Fomento del Trabajo durante 20 años. Fue un franquista convencido y, lo que son las cosas en esta a veces tan endogámica alta sociedad catalana, suegro tiempo después de Artur Suqué, el dueño de los Casinos de Catalunya y motor económico de la Convergència Democràtica de Jordi Pujol.

De Mateu queda para la posteridad la fotografía de la misa de Semana Santa que se celebró en la plaza de Catalunya en 1939. En ella, Mateu se muestra enardecido. El péndulo de la ciudad, como tantas otras veces antes, había vuelto a cambiar. A Mateu, las ganas le venían por partida doble. No solo la CNT se incautó de la Hispano Suiza y tuvo que huir a Francia, sino que, además, era sobrino de Enrique Pla, tanto o más franquista que él, el cardenal que acuñó la expresión “cruzada” para definir el golpe de Estado de Franco.

Muchos más detalles deberían completar la biografía personal del alcalde al que Colau acaba de desposeer de los honores municipales. Entre ellos no debería faltar uno esencial. Era amigo personal de Franco, algo que pocos españoles podían decir en realidad. Cuando el dictador visitaba Catalunya, lo alojaba en el Castillo de Perelada, adquirido por su padre cuando hizo fortuna con los coches. Fue allí donde Franco conversó en más de una ocasión con esos catalanes incómodos que son Josep Pla y Salvador Dalí, siempre con Mateu como anfitrión.

Barcelona inicia una semana de exaltación republicana con una ofrenda floral en Nou Barris

El gobierno municipal de los comuns han bautizado como las primaveras republicanas de Barcelona, una semana de actos celebrados entre el 15 y el 20 de abril que bajo el paraguas del Programa de la Memòria trata de reivindicar que el alma de esta ciudad ha sido siempre de la bandera tricolor. Los actos comenzarán este sábado con una ofrenda floral en la rebautizada plaza de la República de Nou Barris, por parte de diversos representantes del gobierno municipal. La lluvia amenaza con aguar el día, así que el concierto previsto para la noche, anunciado inicialmente en la explanada del Born, se ha trasladado al cobertizo provisional de Sant Antoni.

La semana republicana es un cajón de grandes dimensiones. Así, el domingo se descubrirá la placa que rebautiza la calle del Almirall Cervera como calle de Pepe Rubianes, en la Barceloneta, el que fue su barrio.

Durante toda la semana se procederá a mejorar la señalización de lugares que fueron relevantes de un modo u otro hace 80 años. Por ejemplo, en el monumento a las Brigadas Internacionles, en Horta-Guinardó, se restituirá el texto original de la despedida que Dolores Ibárruri, La Pasionaria, pronunció en el adiós a los soldados extranjeros que lucharon al lado de la república.

El 21 de abril se cerrará esta suerte de semana santa laica con un concierto en femenino, dedicado a la mujeres y la república, pilotado por Marina Rossell.

 

 

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More