Según la ONU parece que Sí y que No

Todavía nos encontramos con amigos que insisten en pensar y tratar de convencer al mundo de que la crisis es cuestión de un par de años y que la culpa de todo la tiene siempre el gobierno anterior, ese es el caso español, griego, italiano, portugués, francés…,olvidando la metástasis psicológica que nos ha inoculado el poder financiero estadounidense.

Pues bien, según la ONU la economía mundial está entrando en una etapa de alta preocupación y las posibilidades de resolverse están lejanas. En el escenario que vivimos, parece que los países desarrollados están llevándose la peor parte y los en desarrollo y transición se han transformado en las locomotoras económicas, con la penalización de estar muy sujetos al lentísimo despegue norteamericano y europeo.

Con tasas mundiales de desempleo del 6% en 2011, un índice anual mundial de los precios de los alimentos un 24% más caro que 2010, una posible desaceleración durante 2012 y la desconfianza de la economía real sobre los mercados, las revueltas sociales están en su caldo y el sistema parece desmoronarse.

Al habernos convertido en analistas globales, hemos adquirido el poder del desprecio hacia quienes actúan como bandidos ocultos [Banca] y han logrado debilitar no sólo su propio sistema, a Europa y EEUU, sino también a países que parecían económicamente prósperos como los miembros de la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO: Egipto, Irak, Omán, Palestina, Qatar, Sudán y Siria).

Una suma de menos es lo que estamos presenciando por donde quiera que miremos. La Europa en recesión está comprando menos y sus residentes extranjeros enviando menos dinero a sus países. Lo mismo sucede con los EEUU, sus problemas financieros afectan a las economías que dependen de las USA- inversiones.

Hasta el petróleo parece un espejismo, muchos países de la CESPAO tienen petróleo y disfrutan de sus altos precios, pero si éstos cayeran, nos recuerda ONU, por debajo del umbral de la rentabilidad, sus economías entrarían en crisis financieras.

En 2011, según la OPEP, la demanda de petróleo fue de unos 87,8 millones de barriles diarios, mientras que la oferta fue de unos 87,6 millones, este aparente equilibrio guarda una contracción de la demanda por parte de los países desarrollados en un 1%, mientras que la demanda de los países en desarrollo creció alrededor del 2,4% y la demanda de China aumentó más del 5%. Parece que la estabilidad de los países exportadores de crudo consiste en mantener unos precios no por encima ni por debajo de los 100 dólares, lo contrario supondría incrementar el precio de la luz, gasolina y hasta los embaces de agua mineral.

La Primavera Árabe y su desestabilización social y económica no sólo ha sido una revolución de los más necesitados de libertad de pensamiento, el sistema del capital se apuntó a su propia revolución logrando una Siria más pobre al producir la mitad de su crudo en 2012 y el que subieran los precios del petróleo encareciendo toda la energía mundial especialmente en los países demandantes, a la vez que convirtió a los CESPAO en economías de riesgo y vulnerables ante una previsible desaceleración mundial.

Así, los altos precios del petróleo y su efecto colateral sobre la prosperidad económica dentro de los países exportadores CESPAO, han adquirido el estigma de inestabilidad para su desarrollo a largo plazo. Pareciera que nada escapa y todo está planificado, tanto que al subir el precio del crudo, las inversiones extranjeras directas cayeron 10.000 millones de dólares en 2011, esperándose lo mismo en 2012. Según el Banco Central de Egipto, la IED en el país en los tres primeros trimestres de 2011 fue de 376 millones de dólares cuando en 2010 alcanzó los 6.400 millones.

Somos testigos de una macrocrisis donde algunos actores están saliendo, por el momento, relativamente indemnes porque han creado puestos de trabajo en el sector público y otorgado subsidios y aumentos de sueldo, “Bahrein por miedo a una revuelta social, introdujo un subsidio de 1.000 dinares (2.600 dólares) por hogar, en enero de 2012 y Omán confirmó una creación de 36.000 nuevos puestos de trabajo”. El riesgo consiste, según ONU, en que el crecimiento se realice a través de los gastos sociales discrecionales a expensas de las inversiones productivas, ello podría repercutir negativamente en la trayectoria de crecimiento a largo plazo.

Según ONU cuatro debilidades se influyen mutuamente y conspiran contra la recuperación económica: 1.- El desapalancamiento continuado de los bancos, las empresas y los hogares está reteniendo los caudales de crédito normales y la demanda de los consumidores y de inversión. 2.- El alto nivel de desempleo. 3.- Las intervenciones de austeridad fiscal están frenando el crecimiento económico. 4.- La exposición de la banca a la deuda soberana y la debilidad de la economía perpetúan la fragilidad del sector financiero, lo que espolea la continuación del desapalancamiento.

Dentro de este círculo se mueve Europa y, de seguir así la UE se estancará en 2012 provocando que el comercio mundial se ralentice y potencie la incertidumbre, incluso en los países donde se espera un mayor crecimiento [>4%] económico como la Federación de Rusia, Brasil, Chile, Perú, México o Venezuela, que, con fuertes lazos económicos con los EEUU dependen del rápido crecimiento de este vecino.

Así que muchos de los que vivimos en Europa continuaremos haciendo colas en el paro hasta que no se creen, como mínimo, “unos 48 millones de puestos de trabajo adicionales” y se frene el desempleo de larga duración que en muchos países desarrollados llega al 40%.

El movimiento 15M, incomprensiblemente desprestigiado por líderes de la izquierda española, se ha convertido, para la crisis en la zona del euro, en el inicio de la mayor amenaza social y económica creando la conciencia de mantener la moderación en el gasto.

Grecia, Portugal, Irlanda y España, los símbolos de la gran mentira, están a punto de provocar el rescate total italiano; si lo hubiera, no habría para el español y el euro se sacrificaría a favor del dólar. Si ello sucediere, el desplome de la economía mundial estaría servido.

Para evitar este dramático teatro, la ONU aconseja olvidarse de la austeridad fiscal por contraproducente, buscar concertaciones nacionales e internacionales en el ámbito fiscal, invertir en educación, impulsar la demanda para reducir el desempleo, especialmente a través de la inversión pública, apoyar la demanda mediante impuestos o subsidios, inyectar liquidez en los mercados financieros y fortalecer la prudencia macroeconómica. Todo regulado por normas comunes en el plano internacional.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS