Sector de limpieza en Granada: La lucha ejemplar de una trabajadora

Publicidad

Vanesa Sánchez, trabajadora del Sector de la Limpieza en Granada, está protagonizando una lucha ejemplar en defensa de su puesto de trabajo y sus derechos como mujer y trabajadora. Junto a su sindicato y a diversos organizaciones y movimientos sociales que le apoyan, su pelea ha superado los seis meses desde que fue despedida. El conflicto laboral en el que se haya inmersa ha puesto en evidencia el desastre que supone la contratación de empresas de servicios por parte de la Administración Pública – en este caso por la Junta de Andalucía – y el fraude permanente y tolerado cometido por parte de las empresas del Sector de la Limpieza

Vanesa Sánchez, a la sazón delegada de la sección sindical del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT) en RYDALCA SELECCIÓN S.L. – concesionaria entonces del servicio de limpieza en la Delegación Territorial de Turismo de la Junta de Andalucía en Granada – llevaba once años trabajando en el mismo centro para diversas empresas contratadas por la administración autonómica cuando el Trifachito andaluz se aupó al poder en las últimas elecciones andaluzas. Como resultado de los repartos de poder entre los socios de gobierno, la vicepresidencia del nuevo gabinete recayó en Juan Marín, líder del partido Ciudadanos en Andalucía, que pasó a ocupar la nueva Macro Consejería de Turismo, Regeneración Democrática, Justicia y Administración Local. Con la llegada de Marín, curioso espécimen político que ha ostentado cargos remunerados por el PP, PA, CIS-PSOE y Ciudadanos, las delegaciones territoriales dependientes del camaleónico Marín deben de buscar nuevas oficinas para albergar más trabajadores y competencias. Es en ese momento, cuando la, antaño, Delegación Territorial de Turismo de la Junta en Granada se muda de edifico, cambia de empresa concesionaria de limpieza ( de RYDALCA a VERDIBLANCA) y Gustavo A, Rodríguez, designado a dedo como delegado por el propio Marín, aprovecha el cambio para despedir a una delegada sindical combativa e incómoda.

Desde entonces, Vanesa Sánchez ha interpuesto tres denuncias por despido, vulneración de derechos fundamentales y cesión ilegal de trabajadores contra las empresas de limpieza afectadas y la propia Junta de Andalucía. Desde el SAT, y en defensa del derecho al trabajo de Vanesa , con el apoyo de la Asamblea Interprofesional granadina y el sostén de diversos partidos y movimientos sociales, se han realizado decenas de concentraciones, manifestaciones y protestas que, en estos tiempos de confinamientos y cuarentenas, han alcanzado protagonismo viral en las redes sociales.

El fraude en la contratación pública: empresas del sector de la limpieza.

La contratación pública en el Estado Español supone una cifra de negocio de alrededor de 200.000 millones de euros, una cuantía que representa cerca del 20% del PIB total, y es a través de esta modalidad de contratación como el Estado y sus administraciones publicas, primero renuncian a crear trabajo estable a cargo de la propia administración para, luego, degradar el trabajo público de calidad y, buscando el ahorro costes, entregarlo a una banda de filibusteros a los que, en el caso que nos ocupa, se les llama empresarios del sector de la Limpieza.
La Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público (LCSP) entró en vigor el 9 de marzo de ese año y en la misma se trasponen dos importantes instrumentos de la llamada Estrategia Europa 2020: la Directiva 2014/23, sobre la adjudicación de contratos de concesión, y la Directiva 2014/24, sobre contratación pública, que impone a las empresas que quieran participar en estas contrataciones el cumplimiento de una serie de requisitos en los órdenes social, laboral, medioambiental, etc., cuya inobservancia conllevaría la prohibición para las empresas de participar en las adjudicaciones de contratos públicos.
La referida ley podría poner además en jaque las prácticas de las empresas que se mantienen ajenas al cumplimiento normativo, pues amplía los supuestos en que se aplica la prohibición de contratar, que alcanzaría no solo a las empresas que hayan sido condenadas penalmente como tales personas jurídicas por alguno de los delitos que la ley señala (corrupción en los negocios, tráfico de influencias, cohecho…), sino a las sancionadas administrativamente por infracciones que pongan en entredicho su integridad o atenten contra la disciplina de mercado, la competencia o el medio ambiente. Incluso, siempre según el dictado de la ley, se aplican las prohibiciones de contratar a las empresas que, aun no habiendo sido castigadas, tengan como administrador o representante a quien sí ha sido sancionado.
Todo ello no es óbice para que la Junta de Andalucía, que sólo observa los principio de libre concurrencia en la licitación y el de buscar el presupuesto más bajo, siga contratando con los mismos defraudadores de siempre que, sancionados y condenados en firme o no, siguen siendo bien conocidos por el SAT y su Sector de Limpieza: RYDALCA SOLUTIONS, TEMPO, LIMPIEZAS SIERRA NEVADA, LAS NIEVES, FISSA, ALTERNA, CASTOR, etc. A cada contrato de una empresa le sigue otro de una “vieja conocida” que oferta el servicio a la baja y cuya principal labor tras cada sucesión de empresas con la consiguiente subrogación de contratos, es la de despedir trabajadoras, o disminuirles las horas de trabajo, se les liquida la antigüedad o les hace firmar contratos fraudulentos. En palabras dichas en público por un empresario granadino del sector, ante miembros del Sindicato Andaluz y de sus delegados sindicales en la empresa, – “Yo podría pagar mejores salarios si me firmarais un convenio en el que los trabajadores renunciaran a su antigüedad, mientras tanto tengo que quedarme con el servicio a costa de vuestros derechos y vuestros salarios”-. Evidentemente, el SAT nunca va a firmar un convenio colectivo a la baja y que conculque los derechos de las trabajadoras y trabajadores de la limpieza como sí hacen e n la práctica CCOO y UGT en su labor diaria, llegando a componendas y acuerdos vergonzosos con los empresarios del sector.
La contratación pública no es un fin en sí mismo, ni constituye exclusivamente un medio para la obtención de prestaciones, obras o servicios en las condiciones económicamente más ventajosas para la administración, sino que es, sobre todo, una herramienta jurídica al servicio de los poderes públicos para el cumplimiento de sus fines y valores fundamentales: cohesión social, redistribución de la riqueza, igualdad y justicia. Lamentablemente, el Trifachito andaluz como antes los gobiernos del PSOE, basan sus objetivos en lugares muy alejados de la función propia de un “Estado Social y democrático de derecho”.

La defensa de nuestros derechos: la lucha ejemplar de Vanesa.
En un sector precarizado, altamente feminizado y presa del filibusterismo empresarial, Vanesa Sánchez padeció su irregular despido a manos de Gustavo A, Rodríguez, delegado de Turismo en Granada, el cual aplicó a pies juntillas el manual del defraudador en el Sector de la Limpieza, dejando en la calle a una trabajadora con 11 años de antigüedad en su puesto de trabajo.
Vanesa es una mujer alegre y menuda, madre de dos hijas y víctima de una enfermedad rara que le ha obligado a someterse a varias operaciones a corazón abierto, pero su digna obstinación en reclamar sus derechos como mujer trabajadora ha convertido su singular lucha en un referente para centenares de trabajadoras y trabajadores del Sector. Ella defiende doquiera va su condición de delegada sindical y de operaria de la limpieza y exige el respeto de los derechos de todas y todos sus compañeros, poniendo en la picota con sus denuncias a políticos, administraciones y empresarios de la limpieza.
Es por ello, que la digna obstinación de Vanesa debe significar para todos aquellos que defendemos los derechos laborales y sociales un referente y un compromiso solidario de primer orden y para todos los ciudadanos que claman en estos días oscuros por la Justicia Social, en un ejemplo que señale el camino a seguir y que lleve a convertir la contratación pública en un instrumento a través del cual poder orientar la política social y económica hacia la indispensable redistribución de la riqueza

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More