Se ordena la captura de 15 responsables de la masacre de San José de Apartadó (Colombia)

9

&nbsp Dentro de las masacres, ocurridas en San José de Apartadó, la del 21 de de febrero del año 2005, en el que fueron asesinados de forma salvaje 8 personas, entre ellas tres niños (11, 6 y 2 años de edad) y uno de los líderes más importantes para comunidad, Luis Eduardo Guerra, es de las más recientes y dolorosas.

Desde la Comunidad de Paz, como desde el grupo de apoyo de Alburquerque y otros lugares hemos venido denunciando la impunidad y la falta de justicia ante toda la violencia por parte del sistema judicial Colombiano.

Durante toda la vida de la comunidad, constituida en marzo de 1997, han sufrido más de 170 asesinatos y ningún responsable ha sido condenado.

Hace unas semanas, la Fiscalía colombiana solicitó la captura de 15 miembros activos de la Brigada XVII del ejército colombiano, que en el 2005 estaban asignados al área de los hechos. La decisión fue provocada por el testimonio de Jorge Luis Salgado, un ex paramilitar que acusó a los uniformados de asesinar, en asociación con los paramilitares, a los 3 niños y 5 adultos.

Los testimonios son escalofriantes:

«Los niños estaban debajo de la cama. La niña era muy simpática, de unos 5 a 6 años y el peladito (expresión colombiana que se utiliza para llamar a los niños) también era curiosito (…)

Propusimos a los comandantes dejarlos en una casa vecina pero dijeron que eran una amenaza, que se volverían guerrilleros en el futuro (…) y después la asesinaron, afirmó Salgado, a las autoridades el pasado 30 de enero.

Ese día, los cuerpos mutilados y decapitados quedaron abandonados en medio de la selva y en fosas a medio tapar. Todas las víctimas eran miembros de un grupo hermanado con Alburquerque la Comunidad de Paz de San José de Apartadó que se declaró neutral dentro del conflicto armado colombiano y que venía pidiendo afanosamente protección especial.

Aunque, desde un comienzo, testimonios indicaron que los responsables de estos hechos eran miembros de la Brigada XVII del Ejército, esta es la primera vez que alguien que estuvo en las filas de los asesinos narra la historia. Su testimonio, acaba de precipitar varias decisiones de fondo en este caso que ya llegó a tribunales internacionales.

El Ayuntamiento de Alburquerque está hermanado con la comunidad para apoyarles y denunciar la situación que allí se está viviendo. Este hermanamiento ha permitido que desde el grupo de apoyo se remitan numerosas peticiones a las autoridades colombianas para que se esclarezcan todos los asesinatos infligidos a esta comunidad.

Después de ordenar la búsqueda y captura de los militares, la comunidad ha seguido viviendo un acoso continuado, sufriendo detenciones temporales y amenazas.

GRUPO DE APOYO DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ

UN SUEÑO…

Subo por el monte, atravesando su selva. Miro por todas partes como si me persiguieran, pero no veo nada, sólo ruidos raros de animales y la maleza. Mi corazón cada vez más se acelera, porque se que esos animales me apuntan y me asustan, pero sigo mi camino a San José de Apartadó, para darle al poblado fuerza, ánimo y valor y que algún día no seremos uno sino miles y podremos conseguir que Colombia sea un país libre y se acaben los secuestros, los asesinatos y tanto dolor.

María Pámpano.

VISITA A ALBURQUERQUE

Durante el puente de mayo, visitaron Alburquerque Iván Darío y Gladys Herrera, dos amigos colombianos, comunicadores sociales y pertenecientes a la Red de Radios Comunitarias de Colombia, quienes han elaborado diversas producciones de radio y televisión entre las cuales resaltan La Rana, el Aguazuelo, Historias con Sabor a Leche y Cuentos para Conversar. También han publicado libros como la Fiesta de la Palabra o Habilidades para la vida, que se pueden encontrar en la biblioteca del CALA, abierta para toda la gente que quiera visitarla.

También nos visitó Daniel Escudero, miembro del grupo de apoyo de Burgos a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, cuyo ayuntamiento también está hermanado con la Comunidad.

Aunque la visita entró dentro de un viaje informal, durante la tarde del jueves compartieron con el grupo de apoyo una tarde de tertulia y nos informaron sobre la situación que se da en el país, y su experiencia en las radios comunitarias, también estrechamos lazos y vimos posibles vías de cooperación para el futuro.