Se desmantela Banamex – Citigroup

6

Dos meses después del estallido de la burbuja de las hipotecas subprime (de baja calidad), en agosto pasado, el imprudente y despilfarrador gobierno panista remató, o mejor, dicho literalmente, regaló Aeroméxico a Citigroup-Banamex cuando era evidente que sufría una severa crisis de insolvencia que lo colocaba al borde de la bancarrota –que no ha ocurrido debido a los múltlples rescates encubiertos de la Reserva Federal y a las inyecciones de las petromonarquías del golfo Pérsico (La Reserva Federal, al rescate de Citigroup y Bank of America –el Fobaproa/IPAB bushiano–, 29.08.07 y La quiebra de la Banca Negra: Citigroup, UBS, Santander y BBV, 03.10.07).

&nbsp Cualquier novato en finanzas sabía las graves dificultades que padecían los principales bancos anglosajones –JP Morgan Chase, Bank of America, HSBC, Citigroup (matriz de Banamex en México) y Wachovia–, inundados por los derivados.

&nbsp Como el sistema financiero estadunidense es incapaz de aceptar la quiebra estruendosa de un banco de la talla de Citigroup, principal servidor financiero del mundo, preferirá castigar a los más valetudinarios, como Bear Stearns, Lehman Brothers y quizá Wachovia para no tocar a JP Morgan Chase, mientras desmantelan&nbsp a Citigroup para no provocar convulsiones bursátiles.

&nbsp Iain Day (The Times, 06.07.08) expone el “desmantelamiento del imperio global de Citigroup” y revela que los “más de 50 mil millones de dólares colectados en los meses recientes no han sido suficientes para mejorar su hoja contable”. Y esto que aún no estalla la inmundicia de su adeudo descomunal con la especulación frenética de sus derivados financieros, que oscilan entre 15 y 20 millones de millones de dólares (trillones en anglosajón) frente a un proporcionalmente magro capital de 113 mil millones de dólares.

&nbsp Su nuevo director, Vikram Pandit, de 51 años y de origen indio, se encuentra bajo intenso estrés en vísperas de los resultados del segundo trimestre, que revelarán pérdidas cuantiosas.

&nbsp Todos los conocimientos especulativos que adquirió Pandit con su empresa de hedge funds (fondos de cobertura de riesgos) Old Lane, comprada luego por Citigroup, serán insuficientes para llenar los agujeros negros de sus faltantes contables: tarea sisifiana que no pudieron cumplir sus anteriores dirigentes, Charles Chuck Prince y Robert Rubin (anterior secretario clintoniano del Tesoro). ¿Qué advendrá de las más de 200 millones de cuentas en 106 países y de sus 358 mil empleados a punto de ser despedidos?

Iain Day nos recuerda cruelmente que Citigroup se apoderó del principal banco de México y Latinoamérica (Banamex), por cierto, quebrado y rescatado por los impotentes ciudadanos mexicanos en el que salió beneficiado Roberto Hernández Ramírez, presunto prestanombres de tres ex presidentes neoliberales a quien Calderón regaló parte de los activos de Aeroméxico. ¡Nadie sabe para quien trabaja! ¿En manos de quién quedará el insolvente Banamex y, de paso, quién se quedará con Aeroméxico?

&nbsp No será poca cosa el desmantelamiento de Citigroup. Paradójicamente, se trata del mayor banco del mundo por ingresos (en lo que va del año) –aunque repleto de adeudos ocultos– y principal tratante de los bonos del tesoro, que contaba con los más importantes grupos de servicios financieros en Japón y con una impresionante red en Europa, África, Rusia y el Medio Oriente.

&nbsp Desde el tercer trimestre del año pasado Citigroup ha vendido más de 160 mil millones de dólares del total de 2.2 millones de millones (trillones en anglosajón) de sus activos hiperinflados. El problema yace en la evaluación de sus activos, que al momento de su remate pueden perder sustancialmente valor debido en gran medida a su opacidad contable en los paraísos fiscales y a la cantidad oculta que se ubica en el “nivel 3” de deuda impagable.

&nbsp “Bajo la dirección de Sandy Weill –comenta Iain Day–, Citi se convirtió en el mayor banco mundial” y “durante el reino de su sucesor, Chuck Prince, se convirtió en una de las principales víctimas de la sequía crediticia, debido a su inmensa exposición en los productos complejos (sic) de crédito (nota: los ominosos derivados) que empezaron a estallar el año pasado”.

&nbsp El prácticamente quebrado Citigroup “ha empezado también a sufrir el incremento de las malas deudas de su negocio de tarjetas de crédito en EU”.

&nbsp La reingeniería de Pandit ha sido deficiente, al pretender salvarse de la hoguera mediante la vía expedita del despido masivo de 18 mil empleados este año (quienes le importan un comino a los inhumanos bancos centrales) y de la reducción de costos mediante el adelgazamiento del andamiaje corporativo, con lo que pretende ahorrar 15 mil millones de dólares.

&nbsp Pandit ha destinado unos 500 mil millones de dólares de activos destinados a reservas (léase: para enfrentar vendavales), lo que delata su carácter cadavérico. La mayor parte proviene del desmantelamiento de su inmenso negocio hipotecario en EU, mientras se dispone a rematar otros segmentos.

Gary Crittenden, su director financiero, indicó que van a “recortar partes del banco de menudeo y sus operaciones financieras al consumidor en ciertos países donde el negocio es considerado muy pequeño”. ¡El darwinismo financiero total!

&nbsp Más allá de su probable fuga de Grecia, Eslovaquia, República Checa e Italia, llama la atención su estampida de Alemania, donde ha puesto en venta su rama por 10 mil millones de dólares, así como la liquidación de su participación por 2 mil millones de dólares en el banco HDFC, de India.

&nbsp Day cita a un anónimo (el viejo truco) corredor londinense: “todo (¡supersic!) está en venta en Citigroup”. ¿Hasta Banamex? Quién hubiera dicho, 196 años atrás, cuando fue fundado el otrora omnipotente banco en Nueva York, y después de haber deglutido darwinianamente a varias docenas de pequeños bancos en su trayecto, que ahora se encuentre a punto de ser pulverizado.

&nbsp De cierta manera, el ascenso y caída de Citigroup refleja el cronograma financiero del imperio estadunidense, hoy en plena decadencia. De nada sirvió haberse llevado Banamex y haber desmantelado el sistema financiero mexicano.

&nbsp

&nbsp

&nbsp