Se abre proceso de relegitimación sindical en Venezuela

20

Caracas, (17 de julio de 2008). Antes de partir a un encuentro sindical en el litoral central, y con una gran satisfacción en su rostro, Orlando Chirino, coordinador nacional de la Unión Nacional de Trabajadores, ofreció declaraciones a diversos medios del estado Vargas, en las que afirmó tajante que: “no hay burocracia sindical que dure cien años, ni trabajadores que se la calen”.

Así se expresó para referirse al hecho de que en los próximos 8 meses, el movimiento sindical venezolano vivirá un intenso proceso electoral para legitimar a los líderes de los sindicatos por empresa, por ramas de la producción, por federaciones regionales y de la dirección nacional de la UNT.&nbsp “Han sido más de tres años incesantes de lucha, de rebelión desde abajo para obligar a todas las corrientes sindicales a legitimarse mediante procesos electorales limpios, democráticos y transparentes. Hoy estamos viendo los frutos de esa intensa lucha y podemos decir que este es un nuevo triunfo contundente de los trabajadores de base que exigen dirigentes sindicales legítimos, genuinos y claman por la unidad de la clase trabajadora para defender sus derechos”.

Chirino refirió que ya se llevaron a cabo las elecciones en Sinafum, organización sindical que agrupa a los maestros de todo el país; el 28 de agosto se realizarán en los sindicatos petroleros que conforman la nueva federación sindical petrolera; el 1º de octubre en Fentrasep, que aglutina a los sindicatos de empleados de la administración pública y a mediados de febrero de 2009 se realizarán las elecciones generales de la UNT, y agregó: “Por más que las corrientes sindicales burocráticas quisieron evadir esta exigencia de las bases sindicales,&nbsp lo cierto es que les llegó la hora de someterse al escrutinio de los trabajadores. No tienen más escapatoria, salvo que hagan como los burócratas sindicales «rojos rojitos» dirigidos por el exministro del Trabajo José Ramón Rivero, que han ordenado a las cúpulas de algunas federaciones sindicales dividir al movimiento sindical montando un parapeto de central para seguir ocupando cargos de dirección “provisionales” y para continuar traicionando los intereses presentes e históricos de los trabajadores venezolanos”.

Haciendo un poco de historia reciente, Chirino mencionó que su corriente –la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma- “siempre fue enfática en la exigencia de elecciones limpias y transparentes como mecanismo para empezar a superar la grave crisis de dirección por la que atraviesa el movimiento sindical venezolano”. Y agregó que desde C-CURA, nunca dudaron en denunciar a los que en el II Congreso de la UNT celebrado en mayo del 2006, utilizaron primero como argumento para no legitimarse ante las bases, “que no se podían realizar las elecciones sindicales porque primero había que reelegir al presidente Chávez en diciembre de ese año”. Posteriormente, según Chirino, el argumento era la necesidad de participar en el referendo de la “reaccionaria reforma constitucional de 2007” o en las elecciones de alcaldes y gobernadores en noviembre de este año. “Pero por más que quisieron escapar a esta realidad, hoy día no les queda otra alternativa que someterse a las elecciones, si es que quieren conservar algún liderazgo”, enfatizó el dirigente obrero.

Para corroborar sus palabras, el dirigente sindical hizo un recuento de lo que ha sido la batalla de su corriente por defender el mandato de las bases de realizar las elecciones sindicales. “En octubre de 2005 se dio la primera explosión antiburocrática en la UNT. En aquella oportunidad más de 600 dirigentes sindicales y activistas de base, pasando por encima de la mayoría de los coordinadores de la UNT, exigieron congreso y elecciones. Luego en febrero de 2006 constituimos la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma para agrupar a los luchadores que reclamábamos las elecciones, defendíamos la autonomía sindical, impulsando la defensa de los derechos de los trabajadores y llamábamos a profundizar el proceso revolucionario hacia el socialismo.&nbsp En marzo de ese mismo año se realizó otro plenario sindical nacional para ratificar la exigencia del congreso de la UNT y dos meses después, en mayo, se llevó a cabo el II Congreso, donde por amplia mayoría se adoptó la decisión de hacer las elecciones en al central. En aquella oportunidad Franklyn Rondón, Marcela Máspero y Osvaldo Vera, apoyados por los dirigentes de la CUTV, se unieron para hacer un “tocoelecciones” –todos contra las elecciones- desconociendo el mandato de las bases”.

“En el marco de este cercenamiento de la voluntad democrática de la mayoría de los trabajadores, nuestra corriente fue fiel al reclamo de elecciones. Logramos que se realizaran en el sindicato de Fedepetrol-Anzoátegui, donde obtuvimos la victoria con el compañero José Bodas a la cabeza; en Sidor con la plancha encabezada por el compañero José Meléndez, en muchos sindicatos de base, y en la UNT del estado Aragua, única federación regional de la UNT que ha realizado elecciones. Igualmente apoyamos el proceso electoral en Sinafum, donde se le dio una paliza a la corriente burocrática del ex ministro José Ramón Rivero. Pero no sólo impulsamos las elecciones, también hemos acompañado y encabezado las luchas más importantes de los trabajadores venezolanos, como ha sido la lucha por defender la cogestión en Invepal, el control obrero sobre la producción en Sanitarios Maracay, la defensa del contrato petrolero en el 2007; nunca nos quedamos callados ante la política gubernamental de negarse a discutir el contrato marco para la administración pública, luego de 4 años de vencido, y hemos sido partícipes de la negociación del contrato y del triunfo alcanzado por los trabajadores con la nacionalización de Sidor”.

Chirino le asigna una importancia crucial y decisiva al triunfo de los trabajadores de Sidor, como la chispa que produjo el destrancamiento en los procesos electorales en el seno del movimiento sindical, y afirma: “este hecho es el que ha empezado a superar los obstáculos que impedían la realización de las elecciones, ello se debe en gran medida al espectacular triunfo alcanzado por los trabajadores siderúrgicos que derrotaron a los patronos de la multinacional Techint y le impusieron al gobierno la nacionalización de la empresa. En resumen, las elecciones en el movimiento sindical se las debemos al triunfo de los sidoristas, que nos han enseñado que los trabajadores de base son los que deciden, que la movilización es nuestra principal herramienta de lucha, que la unidad es indispensable para enfrentar a todos nuestros enemigos, que al calor de la lucha es que surgen los legítimos y consecuentes representantes de los trabajadores y que la solución a todos nuestros graves problemas es que derrotemos al imperialismo y a los capitalistas para que los trabajadores controlemos los medios de producción, dominemos los procesos productivos y seamos gobierno”.

Chrino concluyó sentenciando: “No hay vuelta atrás. Estamos derrotando todos los impedimentos existentes. Algunos sectores que antes se opusieron a las elecciones hoy están dispuestos a realizar el congreso y las elecciones. También estamos derrotando los impedimentos que desde el alto gobierno se trataron de imponer desde el 2005, cuando se pretendió desconocer la autonomía del movimiento sindical, se avaló la nefasta gestión del ministro Rivero y se quiso imponer como dirigente sindical a personajes como Osvaldo Vera, quien siempre ha sido colocado en los actos de gobierno, como supuesto vocero de los trabajadores. El gobierno habla por las mañanas de la necesaria unidad de los trabajadores, pero en la tarde y en la noche fomenta la división con sus agentes sindicales burocráticos. Ya no es el momento de los burócratas. Ahora los trabajadores tienen la palabra”.