Sare Antifaxista: “Lo más consecuente es optar por la abstención en las próximas elecciones”

Por La Haine

La Haine entrevista a Sare Antifaxista sobre distintos temas: elecciones, auge de la extrema derecha, inmigración, memoria histórica, represión…

Por La Haine

La Haine.- Nos encontramos en plena campaña electoral de cara a las elecciones generales que se celebrarán el próximo 28 de abril, desde Sare Antifaxista habéis hecho un llamamiento a la abstención ¿Cuál es vuestro análisis del momento actual y por qué habéis apostado por esta opción? 

Sare Antifaxista.- La lectura que hacemos del momento actual es que el Estado, ese Estado heredero directo de la dictadura franquista, ha dado un paso más en quitarse la careta pseudodemocrática que viene arrastrando desde la mal llamada Transición y está impulsando su fascistizanción en lo referente a sus actitudes y sus relaciones con lo que denominan la ciudadanía y prueba de ello es la promoción por todos los medios a su alcance de un partido fascista y racista como es Vox, creemos que con el fin de dar una vuelta de tuerca en el control del proletario y de los pueblo oprimidos que vivimos en el Estado español, valiendo cualquier medio para lograr dicho objetivo. El Estado pasó miedo durante años por el tema vasco, pasó días de pánico con el tema de la independencia de Catalunya y teme una movilización de descontento de sectores populares y no quiere que se puedan dar dichas situaciones.

Con respecto a la abstención en las próximas elecciones, la circunscribimos en la renuncia de la izquierda abertzale oficial a los planteamisntos históricos que siempre hemos defendido. Si bien es cierto que los proyectos políticos tienen que evolucionar en el tiempo y adaptarse a los nuevos aires de la sociedad en donde se desarrollan, consideramos que una cosa es evolucionar y otra totalmente diferente es cambiar el proyecto político de forma completa.

Tenemos la sensación de que cuando se vota a Bildu, a lo que realmente se está entregando el voto, y por lo tanto el apoyo, es al proyecto político de EA, es decir, a una socialdemocracia rancia y españolista, sustituto del antiguo proyecto político de la izquierda abertzale, y la verdad sea dicha, para hacer eso, lo habríamos hecho hace muchos años y si no lo hicimos, no existen actualmente ninguna razón para hacerlo.

Entendemos la lucha institucional como una herramienta para conseguir un objetivo, en este caso la independencia de Euskal Herria como paso previo de la creación del socialismo en esa nueva Euskal Herria. Pero a día de hoy, vemos que para Sortu la lucha institucional se ha convertido en un fin en sí mismo, copiando actitudes que hasta hace no mucho tiempo, repudiábamos en otros partidos autonomistas como eran el PNV o EA, como es la negociación (o mercadeo) en Madrid para la aprobación de tal o cual decreto, encima entregándose de manera gratuita dicho apoyo. Consideramos que es el movimiento popular el que debe ser el motor del movimiento y no un partido político, no creyendo que desde los diversos parlamentos que tienen control sobre Euskal Herria, se puedan generar soluciones para los problemas que actualmente sufre nuestro país y sus gentes. Se podrán obtener quizás, medidas parciales que minimicen esos problemas, siempre y cuando no vayan en contra de los Estados, pero nunca saldrán de ahí las soluciones definitivas, sobre todo desde que los Estados ocupantes de Euskal Herria consideran que el contrario se ha retirado de la lucha.

Por otra parte, consideramos que no hay ningún partido político que en la actualidad aúne lucha de clase con lucha nacional, por lo tanto, creemos que lo más consecuente es optar por la abstención en las próximas elecciones.

 La Haine.- En esta última temporada la ultraderecha ha multiplicado sus opciones electorales, ha reforzado su discurso racista, españolista y machista y además ha cosechado éxitos como por ejemplo entrar con fuerza en el Parlamento Andaluz ¿Qué lectura hacéis del momento que vive la ultraderecha a nivel estatal?

Sare Antifaxista.- En parte la lectura que hacemos es de alarma, dado que tanto la entrada en el parlamento de Andalucía de un partido franquista como es Vox como su expansión y sobre todo la tolerancia de la gente hacia él son alarmantes. Pero por otra parte, esas personas que han votado en Andalucía a Vox y que lo harán en las próximas elecciones a nivel estatal, ya estaban apoyando a otras organizaciones políticas como podían ser el Partido Popular o a grupúsculos franquistas como alguna de las falanges. Por ejemplo, estamos hablando de El Ejido, un sitio en donde en febrero de 2000 se desató la caza del inmigrante y es ahí en donde arrasa Vox, por lo tanto el caldo fascista ya estaba antes de que llegara Vox. En las elecciones andaluzas únicamente lo que se ha hecho es exteriorizarse ese apoyo a un partido fascista, que actualmente tiene opciones de conseguir cotas de poder. Pero por dicha razón, el movimiento antifascista andaluz lleva muchos años de lucha contra el fascismo y de victorias, como por ejemplo, en la fiesta de la toma de Granada, en donde debido a la presión del movimiento antifa, los fascistas dejaron de mostrarse por Granada durante ese día.

Con respecto a que el fascismo ha reforzado su discurso con las características descritas en la pregunta, consideramos que no es así, dado que esas son las características innatas al franquismo/fascismo/extrema derecha: el odio a todo lo diferente, la construcción de una historia ficcionada basada en gestas militares de muy dudosa veracidad así como en la búsqueda de enemigos a los que se les pueda acusar de todos los males del momento. Pero sobre todo lo que consideramos más alarmante es que muchas personas trabajadoras compren el discurso de Vox. Se crea la idea de que si el proletariado “español” (y que cada uno meta ahí lo que quiera) tiene una vida de mierda en unas condiciones laborales miserables es siempre por culpa de terceros agentes. En un caso es el pueblo catalán y el procés, en otro caso son los radicales vascos o la inmigración que viene a quitarnos los trabajos de mierda que tenemos. Pero todo ello tiene como resultado que nadie se plantee que el verdadero problema es el sistema económico-social que tenemos y sus gestores y aquí meteríamos a los cuatro partidos estatales que están gestionando actualmente el Estado: PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos además de algunos partidos locales como pueden ser PNV o el govern catalán. Nadie culpa a los empresarios que aprietan y aprietan manteniendo unos sueldos de hace quince años. Pero a la vez, ese mismo movimiento emergente de Vox o el del Hogar Social Madrid que también se presenta a las elecciones, debilita a la derecha/extrema derecha al dividir fuerzas en las urnas, al perderse votos entre el Partido Popular, Ciudadanos, Vox y el resto de grupúsculos fascistas/franquistas. Hasta cierto punto, se puede considerar que ese núcleo duro que era el del PP y que no permitía a nadie salir, se ha debilitado.

Otro efecto que debemos tener muy en cuenta es que muchas de las personas que votan a la derecha/extrema derecha es como consecuencia directa de la renuncia que realizan de forma consciente las organizaciones de izquierda con respecto a su discurso tradicional, sufriendo como el PSOE o el antiguo PCE, una derechización desde hace décadas: apoyando golpes de estado como el de Venezuela o la represión contra el pueblo catalán, vendiendo armas a Arabia, mostrando la corrupción de algunos de sus altos cargos, haciendo seguidismo del imperialismo yanqui o europeo, sin una política propia. Es cuando ven todo eso cuando muchas personas trabajadoras que por naturaleza deberían votar izquierda, se mueven hacia la derecha cayendo en el populismo de Vox, de Ciudadanos o del Partido Popular.

Otra de las consecuencias negativas de ese proceso de derechización es cómo el sistema ha conseguido reintegrar en el sistema a elementos neofascistas que estaban totalmente excluidos, al defender posturas demasiado radicales para los tiempos, disponiendo dichos elementos actualmente otra vez de su cuota de poder y ser capaces de expandir ese radicalismo de extrema derecha en los diferentes medios de comunicación y foros a los que tiene acceso.

 La Haine.- Cada vez vamos viendo más incidentes protagonizados por el fascismo en Euskal Herria, como por ejemplo ataques a monumentos antifascistas, a sedes de partidos políticos o colectivos o a murales populares, o campañas antiinmigración que han llevado a cabo en varias capitales de Euskal Herria. Hace tan sólo unos años, cosas como estas serían impensables en Euskal Herria ¿Por qué está ocurriendo esto? ¿Está viviendo también un auge la extrema derecha en Euskal Herria?

Sare Antifaxista.- No creemos que haya un crecimiento en el número de personas que se mueven en los círculos de la extrema derecha en Euskal Herria sino que por el contrario lo que pasa es que están quitando el miedo a mostrarse. Además disponen del amparo acostumbrado de los diferentes cuerpos de seguridad del Estado para poder realizar sus actuaciones (es curioso que cuando realizan amenazas de muerte como las que realizaron en la fosa de Otsoportillo, ni fiscalía, ni Gobierno de Nafarroa entren de oficio ni siquiera se molesten en comentarlas).

Tras todos los cambios políticos que han sucedido en Euskal Herria en los últimos diez años, los grupos de extrema derecha ven que no tienen a casi nadie en frente y cuando se ha organizado alguna acción contra fascistas, como la que se realizó en contra de algunos de los seguidores del Sparta de Moscú, los primeros en salir a condenarlo, son los dirigentes de la izquierda abertzale, por lo tanto los cachorros neonazis se ven envalentonados ante la pasividad de la casta política y social vasca.

 La Haine.- Además de este goteo de ataques, últimamente la provocación fascista toca a Euskal Herria de una manera especial (en Altsasu, en Bilbo, en Donostia o en Orereta), aunque es algo que se repite en otras partes del estado y con graves consecuencias, como por ejemplo el encarcelamiento de la compañera Rut que estuvo una semana en prisión por protestar contra un acto de Vox ¿Qué lectura hacéis de todas estas provocaciones y de como han reaccionado ante ellas instituciones y medios de comunicación?

Sare Antifaxista.- La extrema derecha vive de las provocaciones porque primero le son provechosas y segundo, gratuitas. Si analizamos lo sucedido en Bilbo durante las protestas contra la visita de Vox, vemos que la carga de la Ertzantza es totalmente injustificada y sobre todo totalmente desmesurada en el empleo de la violencia. Pero tras las cargas, las detenciones y los heridos, aparecen los medios de comunicación y las instituciones españolas/vascongadas “independientes” para culpar a los concentrados de ser antidemocráticos, violentos, y unas cuantas cosas más.

La extrema derecha quizás no en Euskal Herria pero sí en el resto del Estado español, saca réditos en forma de votos de todas esas provocaciones, ayudada por esas instituciones que deberían luchar contra los delitos de odio y que sin embargo los ven y los ignoran en su gran mayoría.

Provocación de Vox es enviar una carta a miles de personas de Euskal Herria, sabiendo como saben que su proyecto político es rechazado por una muy gran mayoría de la población vasca. Pero de esa misma provocación que es la carta, se puede sacar un dato que es importante remarcar: contra todo pronóstico, en la carta uno de los dos ejes que vertebra el proyecto político de Vox es la Constitución. Esa magnífica constitución de la que nos han estado diciendo durante décadas que hay lugar para todos y todas, para vascos, catalanes y andaluces, para socialistas, comunistas y anarquistas, para gays, transexuales y lesbianas, nacidos en el Estado español y migrantes. Ahora resulta que esa maravilla de concordia que es la Constitución, satisface a un partido fascista. ¿Cómo cuadra eso con abrazar en su interior a todo el mundo? Si hay sitio para fascistas en el interior de la Constitución española porque les parece adecuada, no puede haber sitio para independentistas vascos o catalanes, para comunistas andaluces, etc.

 

La Haine.- En materia de inmigración hemos visto como las fronteras de Europa se van blindando cada día más y el chorreo constante de muertes en el mar o en las fronteras son la tónica general en la Unión Europea. Además la ultraderecha ha hecho su caldo de cultivo con el discurso contra la inmigración ¿Cómo creéis que va afectando esto en Euskal Herria? ¿Y en el resto del estado? 

Sare Antifaxista.- Hablando de Europa, consideramos que además de la tragedia que es la muerte de miles de personas intentando llegar a las costas europeas al intentar atravesar el Mediterráneo, a nivel político es la extrema derecha la que está marcando los programas políticos de los diferentes partidos. Vemos que la extrema derecha en el Estado francés, en Hungría, en Suecia es la que dice todo tipo de burradas en el tema de la inmigración, lo cual hace que el resto de partidos políticos se alíen en contra de ella para no dejarla gobernar, pero acto seguido empiezan a aplicar el programa político de la extrema derecha sobre la cuestión de la inmigración. La extrema derecha no gobierna pero como si lo hiciera.

En Euskal Herria esas tendencias van afectando y de manera muy importante, pudiéndose ver actitudes netamente racistas en sus calles, allí donde hace escasamente cinco años, pensábamos que era imposible y es que hay mucho por hacer y las instituciones como aparece en la pregunta, no están en donde deben estar.

Nos hacen pensar que la inmigración es el origen de todos los problemas cuando al final vemos que es una escusa para mantener secuestrada la opinión del proletariado. Por un lado no quieren que lleguen inmigrantes pero por otro lado, las asociaciones de empresarios exigen que lleguen más. Nos dicen que la religión es el origen de la violencia islámica pero no queda nada claro de donde surge el Estado Islámico ni por supuesto se arrepienten los Estados occidentales de haber organizado y armados a diversos grupos terroristas o de realizar o estar detrás de ataques terroristas contra Iraq, Irán, Libia, Afganistán, Egipto, Argelia, Crimea,…

Está todo ello dentro de esa gran hipocresía europea que creyéndose el centro del mundo cultural y pensando que está por encima del resto del mundo, no se detiene a pensar en la degeneración que sufre y en las actitudes de comparsa que representa su apoyo incondicional al imperialismo de los Estados Unidos.

 

La Haine.- En materia de memoria histórica, ¿qué valoración hacéis de las políticas de los acuales gobiernos de la CAV y Nafarroa sobre este tema?

Sare Antifaxista.- En cuanto a la memoria histórica habría que entender qué es para las instituciones vascas y qué es para colectivos como la Sare Antifaxista. En el caso de las instituciones vascas, lo que es la memoria histórica es únicamente hacer un relato, más o menos interesado, de lo sucedido en los años de la guerra de 1936 y los años posteriores.

En cambio para colectivos como la Sare Antifaxista, la memoria histórica comprende el recoger el relato de las transgresiones de los derechos y las violencias negadas por los Estados español y francés acaecidas desde 1936 hasta la actualidad en Euskal Herria y ahí entrarían casos como los la de población vasca masacrada por los franquistas tras la caída de Bizkaia y Gipuzkoa entre 1936 y 1937, la de los presos asesinados en las sacas, la de los prisioneros en los batallones de trabajo del Estado franquista y así hasta nuestros días, hasta llegar a la muerte de Iñigo Cabacas bajo las pelotas de goma de la Ertzaintza, por ejemplo. Porque todo ello surge de la misma fuente: de la violencia estatal contra un pueblo, en este caso, el vasco.

La lucha contra la impunidad debe ser una lucha permanente de cualquier pueblo que haya sufrrido un régimen fascista durante cuarenta años.

La Haine.-¿Qué otras iniciativas se están desarrollando sobre materia histórica, tanto en Euskal Herria como en el resto del estado, que os parezcan interesantes?

Sare Antifaxista.- A nivel de Euskal Herria, que es nuestro marco de trabajo, el trabajo principal que consideramos que se está haciendo es la de recuperar los cuerpos de esas decena de miles de personas que fueron asesinadas por sus ideas políticas (cualquiera que ellas fueran), recogiendose en muchos pueblos la historia de lo sucedido, intentado que sean los propios testigos de dichos hechos los que nos las cuenten antes que nos dejen a causa de la edad. Una vez que se tengan dichos testimonios, se podrán explicar y hacerlos públicos para que sean conocidos por todo el mundo, siendo su conocimiento por la juventud un objetivo prioritario.

Así mismo, es importante borrar de nuestras calles cualquier rastro de nombres de militares, políticos, religiosos y demás personas que hayan tenido relación con el régimen fascista y, como hemos podido ver, las instituciones no están por la labor de hacerlo. Es el movimiento popular el que debe empujarlas para que se muevan.

 

La Haine.- En Nafarroa, tras cuatro años del cuatripartito y el llamado “gobierno del cambio”, ¿Qué valoración hacéis del mismo?

Sare Antifaxista.- Pues haríamos la misma lectura que cuando se han tenido las instituciones de la Diputación de Gipuzkoa o la del Ayuntamiento de Donostia y es que parece que los dirigentes de Sortu quieren demostrar que son políticos de confianza y que pueden gestionar el sistema, antes de intentar cambiar la situación. Partiendo de la idea de que consideramos imposible cambiar el sistema desde dentro del propio sistema, en el caso de Nafarroa, Bildu es rehén de Geroa Bai (o sea, del PNV), porque cada vez que ha habido problemas, les amenazan con expulsarlos del gobierno e irse con el PSOE, con lo cual también es cierto que el margen de maniobra es mínimo.

Lo hemos podido ver con el Gaztetxe Maravillas de la parte vieja de Iruñea. Al final y tras muchos intentos, se han salido con la suya y lo han clausurado.

No obstante, todo parece indicar que el gobierno del cambio se ha acabado y que Geroa Bai prefiere gobernar con socios “más estables” y que el próximo gobierno navarro será con el PSOE.

Por resumir: oportunidades perdidas para intentar sacar toda la basura de los partidos que han estado gobernando anteriormente, o sea de UPN, dado que no han sacado nada, ellos sabrán el por qué.

La Haine.- Otro de vuestros ejes de trabajo lo habéis centrado en la denuncia de la represión. Tras cuatro años de leyes mordaza, el ataque a la libertad de expresión que se ha llevado por delante a tuiteros, titiriteros, cantantes, periodistas, etc… o la continua escalada represiva contra los activistas de movimientos populares ¿Qué análisis hacéis del momento actual?

Sare Antifaxista.- La lectura es la misma que se realizaba con respecto al movimiento fascista. El Estado debe promover este tipo de leyes para intentar parar todo movimiento de respuesta, pero a la vez, de forma inteligente y que sea favorable a sus intereses.

Con la ley mordaza, no llena las cárceles de disidentes por tonterías como son la de escribir un Tuit o sentarte en una protesta en la carretera, pero hace caja al recaudar a nivel estatal millones de euros en multas, con lo cual la represión queda ahí pero de una manera más sutil. Al final no envían a nadie a la cárcel pero sí que te meten un palo de miedo en la cuenta corriente y teniendo en cuenta que andamos mal, pues eso puede rematarnos. Como consecuencia: una mayor desmovilización de todas aquellas personas que tienen conciencia de respuesta ante las injusticias.

Por cierto que el PSOE se comprometió a derogar la ley. Tras los meses de Sánchez en el gobierno, no solo no la ha retirado sino que ni siquiera la ha tocado y encima ninguno de los partidos que le puso en el gobierno estatal se lo ha echado en cara.

 

La Haine

https://lahaine.org/fN5Z

 

COLABORA CON KAOS