Santiago Grisolía y el CVC: caminando entre dinosaurios

7

Santiago Grisolía y el CVC: caminando entre dinosaurios

Ante la noticia de que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha renovado al científico Santiago Grisolía al frente del Consell Valencià de Cultura (CVC), pese a que este lleva 15 años en el cargo (lo preside desde 1996), solo nos cabe decir que caminamos entre dinosaurios. Es más, estamos rodeados de ellos en el ámbito político, cultural, etc.

De esta forma no es de extrañar que el&nbsp panorama (laboral y personal sobre todo) para la gente joven con ganas de aportar su granito de arena a esta sociedad pinte entre tonalidades grises oscuras y negro carbón. En órganos como el CVC no tienen cabida ni sus ideas, ni sus proyectos, ni la gran ilusión con la que estos jóvenes abordarían los graves problemas que sufre el patrimonio cultural valenciano y que a los miembros actuales del CVC se las trae al pairo.

¿Qué se puede esperar de una institución arcaica, decrépita, inservible y anclada en el pasado y cuyos miembros están presididos por esta persona? ¿Os imagináis a Santiago Grisolía exigiéndole la solución a estos problemas a la cara de su amigo el President de la Generalitat? Nosotros desde luego no. Solo se atreve a emitir breves y absurdos comunicados a destiempo que quedan en agua de borrajas y que no solucionan ningún problema. Para esto no se les paga, ténganlo muy claro.

¿Qué esperamos que aporte y solucione el CVC si esta lleno de personas con un perfil político tan evidente que se deben en cuerpo y alma a sus “amos”? Son meros siervos que esconden, tapan e ignoran los problemas, y que solo actúan cuando reciben un tirón de orejas por parte de la prensa o cuando otras asociaciones en defensa del patrimonio ya han movido ficha hace meses (e incluso años) y están cansadas de remitirles toda la información por escrito. Y aún así su reacción es tan tibia y moderada que resulta realmente lamentable.

Los dinosaurios se extinguieron hace millones de años pero aquí, en Valencia, siguen caminando entre nosotros y les han dado cuerda para rato.

El Gran Hermano del Patrimonio Cultural Valenciano – Cercle Obert de Benicalap