Sánchez confirma a la Comisión Europea que el PSOE se abstendrá en la votación del CETA

Pedro Sánchez ha confirmado al comisario europeo Moscovici que el PSOE se abstendrá la semana próxima en la votación de ratificación del CETA, el tratado comercial bilateral entre la UE y Canadá que debe ser aprobado por los parlamentos de los Estados miembros para que llegue a entrar en vigor.

Aunque supone una rectificación en relación al apoyo inicial al CETA, en línea con el intento de Pedro Sánchez y la nueva dirección de imprimir al PSOE un «giro a la izquierda» para evitar su naufragio, lo fundamental en este caso es que la abstención del PSOE permitirá que el apoyo al tratado reciba una confortable mayoría de síes en el Congreso, un acuerdo que, como señala el movimiento contrario a él, antepone los intereses de las grandes transnacionales a los de la mayoría social en distintos aspectos (medio ambiente, derechos laborales y sociales, consumo…). De hecho ese era el deseo mínimo que el propio Rajoy ha expresado ante el cambio de rumbo del PSOE, en medio de la caricaturesca palabrería habitual del PP y Ciudadanos estableciendo analogías entre el PSOE y la extrema derecha y, sobre todo, con Podemos.

 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha reunido hoy con el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, al que ha comunicado que su grupo se abstendrá la próxima semana en la votación del Tratado de Libre Comercio entre la UE y Canadá (CETA).

«En 1.600 páginas del Tratado sólo hay 4 sobre nuestros derechos medioambientales. Tenemos diferencias en el modo de resolución de las disputas, en el desequilibrio en la protección de los derechos laborales frente a los inversores y en la ausencia de penalizaciones en la violación al Tratado», ha dicho Sánchez a Moscovici, según un comunicado del PSOE.

La nueva dirección del PSOE liderada por Pedro Sánchez había dado orden de reconsiderar el apoyo de los socialistas al Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá, el conocido como CETA, después de que el martes su portavoz le diera su voto favorable en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

Se trata de una de las primeras decisiones que adopta Sánchez desde que retomó oficialmente las riendas del PSOE en el 39 Congreso Federal del pasado fin de semana y renovara las direcciones de sus grupos parlamentarios.

 

El Gobierno critica los “vientos proteccionistas” que, en su opinión, acercan al PSOE a Podemos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que no hay ninguna razón para que el PSOE no apoye el Tratado de Libre Comercio entre la UE y Canadá, cree que esa actitud es un error y ha confiado en que, al menos, se abstenga en su votación en el Congreso.

Para el presidente del Gobierno, que no ha querido interpretar la motivación de este cambio de posición, es una “mala noticia” que el PSOE no vaya a apoyar este tratado, ha advertido de que si España no avalara ese acuerdo haría “el ridículo” y ha asegurado que el Gobierno hablará con todos los partidos para que salga adelante en el Congreso.

“Si el PSOE al final no lo vota, esperemos que se abstenga o si no, buscaremos votos en otros partidos, que los hay”, ha dicho Rajoy.

Para todos los públicos El PSOE dio su visto bueno al CETA el martes en la Comisión de Exteriores del Congreso, pero horas después la nueva presidenta del partido, Cristina Narbona, avanzó en Twitter que el partido no lo apoyaría en la votación en el Pleno del Congreso de la semana próxima.

“Vientos proteccionistas” que no gustan al Gobierno

Antes que Rajoy, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha subrayado la preocupación del Gobierno por el cambio de criterio del PSOE, que le lleva a “vientos proteccionistas” que defienden Podemos o la extrema derecha.

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, ya ha dicho que su partido “probablemente” se incline por la abstención en la votación y ha descartado que los socialistas vayan a aceptar “exigencias” de Podemos.

En declaraciones en la Cámara Baja, Dastis ha considerado “poco serio” este cambio de posición del PSOE, aunque tenga “todo el derecho” a hacerlo y a ser “más populista». Además ha señalado que la nueva presidenta del PSOE, Cristina Narbona, que “tiene experiencia de Gobierno”, debería saber que el CETA es un “acuerdo serio” con un país, Canadá, con unos estándares medioambientales, de protección de los consumidores y de trato a los inmigrantes que “en nada son inferiores a los que tiene la Unión Europea”.

“Nos preocupa que esto pueda señalar un cambio de orientación del PSOE hacia vientos proteccionistas que defiende Podemos pero también la extrema derecha europea o la nueva administración americana. En fin, no nos parece la buena dirección”, ha añadido. Y a la pregunta de si está comparando al PSOE con la extrema derecha europea, ha añadido que él solo dice que “no es bueno ser proteccionista”.

Maíllo: “Ahora hay dos Podemos, uno rojo y otro morado”

En la misma línea, el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha advertido de que el PSOE “se está podemizando” porque “cada vez copia más en todo” al partido de Pablo Iglesias y su cambio de posición sobre el CETA es un “ejemplo clarísimo”.

“Ahora ya hay dos Podemos, uno rojo y otro morado; es lamentable porque es perjudicial para los intereses de España”, ha dicho Maíllo, quien ha añadido que esto es “responsabilidad e irresponsabilidad de Pedro Sánchez.

También el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, considera “irresponsable” que el PSOE se plantee rectificar su apoyo al Tratado entre la UE y Canadá, “un acuerdo ejemplar”, y ha atribuido esta decisión a la “podemización” de la formación socialista. “Yo le pediría al PSOE que rectifique y que esté en la senda de los europeístas, que se sume a los liberales, que se sume a los conservadores y que haya una mayoría amplia que respalde en España el tratado del CETA”, ha señalado en Bruselas tras reunirse con la comisaria europea de Competencia.

 

Fuente: Agencias

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS