Salarios de 500 euros con dedicación completa: la precarización de los falsos asociados lleva a la Universitat de Barcelona a la huelga

Publicidad

El Personal Docente Investigador asociado de la Universitat de Barcelona inicia jornadas de huelga y concentraciones para denunciar el crecimiento y condiciones laborales de una figura docente que «no tendría que servir para hacer contratos más baratos para las universidades», según la OSU.

El primero de mayo, coincidiendo con el Día Internacional del Trabajo, varios docentes de la Universitat de Barcelona realizaron una protesta particular: publicaron sus sueldos como profesores asociados. Todas las nóminas que se mostraron en Twitter rondaban los 500 euros, salarios que para varios sindicatos y el comité de empresa de la Universitat de Barcelona (UB) son «vergonzosos», puesto que demuestran la situación de precariedad a la que están sometidos los que denominan «falsos asociados» y que han llevado al personal docente y al estudiantado de la UB a celebrar una huelga el 24 de mayo.

Y es que, según datos de la misma universidad, de los 5.175 profesores, 2.235 son asociados. Pero desde el Comité de empresa denuncian que «sólo son realmente asociados unos 700». El resto, según los impulsores de la huelga, son docentes estructurales, puesto que «compaginan docencia e investigación y, por lo tanto, tienen dedicación única a la UB. Además, hacen el 75% del trabajo de un profesor funcionario, pero con un sueldo de 500€», puesto que los contratos estipulan sólo 10 horas de trabajo semanales.

Los sindicatos convocantes de la huelga, como el COS, CGT, o CCOO, denuncian que el profesorado no permanente supera el 50% de la plantilla. Desde la Universitat de Barcelona reconocen la problemática relativa a los profesores asociados pero apuntan que esta vía de contratación fue «la única manera, después del inicio de la crisis, para sustituir las jubilaciones». Esta situación, que empezó hace unos años, se ha «agravado este curso académico», según la Federación de Educación de CCOO. El sindicato lo atribuye al «ahogo presupuestario por parte de la Generalitat y a la carencia de una política de plantillas adecuadas».

Falsos asociados, el grueso docente de las universidades de excelencia

Las universidades catalanas han ido escalando en los rankings de excelencia a pesar de la crisis que ha recortado las dotaciones y las inversiones en educación. Y también han subido los tantos por ciento de profesores asociados en los campus. Según datos del Observatorio del Sistema Universitario, el grueso del personal docente ya no se encuentra en el funcionariado, que ha pasado del 52% en 2005 al 37% en 2015. Este Observatorio ya alertó hace un año de que se estaba realizando “un uso inadecuado” del profesorado asociado, una figura que fue creada para aquellos que ya tienen otro trabajo y no para «hacer contratos más baratos» por el centro.

En el caso concreto de la UB, una universidad casi siempre presente en las primeras posiciones de los listados y la única española entre las 200 mejores del mundo (según el Academic Ranquing of World Universities), que ha visto aumentar hasta un 44% el número de profesores docentes entre 2010 y 2015. Esto mientras el PDI fijo caía un 11,8%. Estos datos significan que el cuerpo asociado ha llegado a suponer un 47,9% del personal docente de la Universitat de Barcelona.

El aumento del profesorado asociado también se ha producido en otros campus como en la Universitat Autònoma de Barcelona que ha pasado del 18,8% el 2012 a suponer el 48,5% el 2015. También suponen una gran parte de la plantilla en la Universitat Pompeu Fabra, donde en el 2009 llegaron a ser el 72,2%. Por el contrario, en la Universitat Politècnica de Catalunya, el profesorado asociado ha descendido: mientras que en 2011 suponía el 54% del personal docente, se ha ido reduciendo hasta establecerse en el 30%.

Pero esta problemática no es sólo catalana: el anuncio de la huelga de la UB el pasado día 15 coincidió con el día que se cumplió el primer mes de la huelga indefinida de los profesores asociados de la Universitat Politècnica de València. La UPV se sumó a los paros que desde el 29 de enero se viven en la Universitat de València que ahora cumplirán los cuatro meses.

Una huelga en un contexto de negociaciones paralizadas

La huelga del 24 de mayo, que será general para todos los campus de la Universidad, se convoca en un contexto de paros parciales que se darán los días 28, 29 y 30 de mayo que afectarán a las Facultades de la Diagonal, las de Mundet y la Central y la del Arrabal, respectivamente. Además de las huelgas la UB hará una manifestación el 24 a las 12 del mediodía en la Plaza Universidad y una concentración en palacio Real el día 7 de junio, coincidiendo con la conferencia integral del Consejo Interuniversitario Catalán.

Estas acciones, que también cuentan con el apoyo de los estudiantes de la Universitat de Barcelona, pretenden presionar al equipo de gobierno de la UB para poner solución a la situación de los profesores asociados, que “ha ido empeorando progresivamente” y para que reabra unas negociaciones «estancadas», según denuncian desde la CGT. Y es que el abril pasado se tendría que haber celebrado un juicio contra la UB por una denuncia de este sindicato para solucionar el agravio comparativo entre el profesorado asociado y el fijo. El juicio, sin embargo, quedó aplazado para poder volver a negociar las condiciones laborales.

Hace tres años que empezaron las negociaciones y «no estamos obteniendo resultados», explican desde la CGT. Así mismo, también reclaman más transparencia y denuncian que todavía no se han publicado las plazas de profesores asociados de cara al curso próximo.

 

Sous de 500 euros amb dedicació completa: la precarització dels falsos associats porta la UB a la vaga

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More