Ruymán Rodríguez: «En Canarias vivimos en un tercer mundo no declarado»

Hace unos días un medio generalista sacaba una noticia criminalizadora con cierto tufo policial sobre el militante de la FAGC y el Sindicato de Inquilinos de Gran Canaria

Publicidad

El pasado día 8 de diciembre el medio generalista Canarias 7 sacaba una noticia con cierto tufo policial y criminalizador sobre el militante de la FAGC (Federación Anarquista de Gran Canarias) y el Sindicato de Inquilinos de Gran Canaria, Ruymán Rodríguez, sobre un caso que tiene abierto desdeabril de 2015 a raíz de una arbitraria detención por parte de agentes de la Guardia Civil.

En su día, Ruymán denuncia publicamente haber sido objeto de torturas por parte de los agentes durante su detencción, además de víctima de un montaje policial, con una falsa acusación de «atentado a la autoridad». Ahora, Canarias 7 hablaba de que Ruymán habría sido detenido por una supuesta extorsión a través de cobros de alquiler en las casas okupadas en las comunidades donde están presenes, una información totalmente falsa. Tras la denuncia pública de estos colectivos, finalmente el periodista Fran Fajardo ha rectificado la información dada reconociendo que no había ninguna denuncia de «extorsión», lo único que hubo fue una denuncia por «coacciones» que, además, ya había sido retirada en el momento de la detención.

FAGC@FAGC_Anarquista

¡ATENCIÓN! El periodista de @canarias7, @franfajardo, rectifica la información aparecida en su periódico el 8 de diciembre. Se reconoce que Ruy no fue identificado ni denunciado por ninguna «extorsión», sino por una denuncia de «coacciones» que ya había sido retirada.

Ver imagen en Twitter
Una vez más los medios generalistas hacen copia y pega de lo que les dicta la Guardia Civil u otros cuerpos policiales. Lo que es cierto es que Ruymán sigue imputado a día de hoy por ese supuesto «atentado a la autoridad» que él califica de montaje policial. Además, su denuncia contra los agentes que le detuvieron y torturaron en comisaría no ha caído en saco roto, estando imputados los Guardias Civiles en otro proceso paralelo bajo la acusación de tortura y detención ilegal.Hablamos con Ruymán sobre este caso, pero también sobre cuestiones como el trabajo que desarrolan en los colectivos en los que participa, la represión, o el momento político que vive el Estado español.

Hola Ruymán, lo primero trasladarte mi solidaridad y la de nuestro medio ante este nuevo ataque represivo. Para nuestros lectores que no conozcan el trabajo de vuestro colectivo ¿Puedes explicar lo que es la FAGC y el trabajo que venís realizando estos últimos años?

La Federación Anarquista de Gran Canaria es un colectivo que se forma en 2011 al calor del movimiento d las plazas que se produce tras el 15M. Durante es verano nos reunimos varias sensibilidades anarquistas y colectivos que estábamos dispersos por la isla, confluimos en aquella plaza y vimos que había más anarquistas en la isla de lo que creíamos.

Hicimos el tránsito de ser una Federación Anarquista convencional, preocupada por las cuestiones políticas por las que normalmente se preocupan los colectivos anarquistas al uso,hicimos un análisis con la realidad social canaria y nos volcamos con la realidad que tenemos aquí, que es la de un tercer mundo no declarado: tenemos una cantidad de desahucios por trimestre abismal sobre los 1.100, tenemos la infancia más pobre del Estado español con un 35% de niños pobres, el 68% de la población canaria afirma que no puede llegar a fin de mes, el 40% está en peligro de exclusión social y en riesgo de pobreza y tenemos además un paro galopante que siempre ronda el 25%.

Todo esto se ve acrecentado por el tema de que somos islas receptoras de turismo, entonces teniendo 2.100.000 habitantes tenemos todos los años unos 15 millones de turistas. Estos turistas se tienen que alojar en algún sitio ¿Y dónde lo están haciendo? En zona residencial, entonces se están disparando los alquileres de tal forma que la isla es inhabitable.

Vimos esa realidad que estaba golpeando a nuestxs vecinxs y nos metimos de lleno en ella, empezamos parando desahucios, y después vimos que esto no era suficiente, En la isla, por ejemplo, no se tocaban casos de ocupación ni de alquiler, y los que se tocaban de hipoteca pues tampoco se concebían los piquetes anti-desahucios, tampoco se contemplaba el realojo, la idea de que la gente desahuciada tuviera una alternativa o plan B, no se veía.

Entonces implementamos la estrategia de parar desahucios con la de realojar a familias sin recursos que hubieran sufrido estos desalojos. Contactamos con promotoras en quiebra y empezamos a crear la primera comunidad, que fue la comunidad de la Esperanza, en Santa María de Guía, que es la Comunidad okupada más grande del Estado (aunque todavía no es okupa jurídicamente, en cuanto a que los habitantes viven ahí con permiso de la constructora en quiebra, pero tarde o temprano pasará a manos de Bankia y de Bankia a la SAREB). Allí viven 766 familias, son unas 210 personas y es un proyecto que iniciamos en 2013.

La Comunidad La Esperanza, en Santa María de Guía (Gran Canaria)

Y como esa tenemos 8 comunidades más en la isla, ahora ya no es la FAGC la que impulsa estos proyectos únicamente, hemos creado un Sindicato de Inquilinxs que es un organismo mucho más amplio, fue el primero que se creó en el Estado, y mantiene esa dinámica, de parar desahucios, realojando e impulsando comunidades autogestionadas. Esa es la labor que hace la Federación Anarquista de Gran Canaria entre otras cosas.

Por lo que he podido ver esta acusación viene de un proceso que se abrió a raíz de tu detención en abril de 2015 ¿Qué ocurrió aquel día?

Yo me dirijía a mi puesto de trabajo en Las Palmas, estaba esperando la guagua y de repente se paró un coche de la secreta, de la Guardia Civil, no se identificaron en ningún momento, pero me dijeron que me identificara. Yo supuse que eran agentes aunque ellos no querían dármelo a entender (después entendí porque), me identifiqué y me dijeron que la cara no correspondía con la foto del DNI, lo cuál es totalmente incierto, y me dijeron que tenían que llevarme a comisaría para identificarme. Yo creo que la intención era que me resistiera y me opusiera y entonces poder justificar la detención en plena vía pública. Pero como no fue el caso me llevaron a comisaría.

Allí en comisaria empezó una sucesión de insultos, amenazas, vejaciones, amenazándome con mi integridad física o con la de mi entorno, me decían que sabían dónde trabajaba, donde vivía y que lo iba a pagar caro. Toda la intención de esta sesión de insultos y amenazas era que abandonará la Comunidad Esperanza. Decían que estaba llenando el municipio de Guía de chusma, que estaba trayendo “gitanos, inmigrantes y toda la basura de la isla”. Entonces se me ocurrió contestarles que la gente que la FAGC estábamos realojando no eran basura, que basura eran las personas a las que ellos defendían: los terratenientes y los multirentistas que hay en la isla. Fue decirles eso y se desató la sesión de tortura: me movilizan, empiezan a abofetearme, a darme codazos, rodillazos, golpes por todos lados y acaban estrangulándome. Yo, debido a la estrangulación, empiezo a expectorar sangre y creo que eso les preocupa. Yo solicito el habeas corpus y que me lleven a asistencia médica y la presencia de un abogado. Todo esto les hizo ver que no estaban tratando con alguien que no conociera minimamente el proceso de detención.

A partir de ahí es cuando fabrican la acusación de atentado a la autoridad, que además, es un delito posterior a mi detención, es decir: yo soy detenido sin cargo alguno y después es cuando fabrican el de atentado a la autoridad después de haberme golpeado. La cosa queda así y pasan los años

Te citaron por primera vez en los juzgados en febrero de 2016 ¿Qué ocurrió entonces?

Yo creía que me estaban llamando a comparecer por algún fleco que quedaba suelto o porque quizás fueran a imputarme algo más. Para mi sorpresa, el juez me pregunta ahí si me ratifico en mi declaración y en mi habeas corpus, de que había sido torturado. Yo digo que sí, y entonces se llama a declarar al Guardia Civil que me torturó y a sus colaboradores. Entonces se les imputa a ellos y yo no comparezco como imputado sino como testigo.

¿Actualmente cómo está el proceso?

Si nos atenemos a los hechos, yo sigo actualmente denunciado por atentado a la autoridad, es lo único que a mi se me imputa. Y ellos están denunciados por tortura y detención ilegal. A mi me pueden caer como mucho un año (ellos habían amenazado con que me iban a pedir 5 años), que es lo que piden en la acusación que hemos recibido, mas 750€ de multa y 70€ de indemnización al Guardia Ciivil. Y, sin embargo, ellos por los delitos de tortura y detención ilegal pueden tener penas bastantes más altas e inhabilitación.


¿Qué expectativas tenéis tu y tu defensa cara al juicio?

Que el fiscal halla, secundado la versión de la Guardia Civil es lógico, es el Estado y la Guardia Civil es el Estado, es lógico que les de cobertura y “presunción de veracidad. El ministerio fiscal nunca va a ir en contra de la Guardia Civil, eso lo tengo claro. Y también asumo que el juicio es muy posible que se pierda por muchas pruebas que se aporten y demás. Soy anarquista, ellos son el Estado, son la Guardia Civil, tengo muy claro en que barricada estamos cada uno y lo que van a hacer: el corporativismo y demás. Eso no me sorprende ni me preocupa. La cuestión es lo que ha pasado últimamente que es que el Ministerio fiscal o la Guardia Civil ha filtrado una falsedad a la prensa y es por lo que ha vuelto a salir este tema a la luz.

¿Crees que tras esta acusación se esconde un ataque a vuestro proyecto?

Está claro. En la isla vivimos una situación de emergencia habitacional, económica y social sangrante que es conocida por todo el mundo. Y hay muy pocos focos de resistencia y la FAGC y el Sindicato de Inquilinos son unos de esos pocos.

A mí me tocó en su día dar la cara en este proyecto, primero porque no había nadie más que quisiera, y después de las torturas porque pensamos que era mucho mejor que lo hiciera público para evitar que siguieran las amenazas y el hostigamiento. Yo di a conocer públicamente este caso porque, sinceramente, llegué a temer por mi vida. La serie de amenazas y de advertencias en el cuartelillo, y el hostigamiento que siguió después de eso, me hizo ver que si no lo denunciaba públicamente esta gente era capaz de cualquier cosa y eran totalmente impunes. Eso es lo que me decidió a denunciarlo.

Denuncia pública realizada por Ruymán Rodríguez al medio Canarias Semanal en mayo de 2015

Detrás de esto está la táctica del miedo, la típica táctica de la represión fascista. Esta gente no piensa que los proyectos sean horizontales y asamblearios y que si cae uno salgan mil. Esta gente piensa siempre que hay un cerebro o un líder, y creen que si me aplastan a mí se cargan el movimiento por la vivienda. Y ese es su grave error, Ruymán es hoy un nombre, una cara, un militante más del montón, que simplemente está poniéndole cara, nombre y apellidos a una realidad, que no es sólo la de la miseria que vivimos en Canarias, es principalmente que vivimos en un sistema declaradamente fascista, sin importar quien gobierne, y a ese sistema le preocupa que l@s vecin@s comiencen a organizarse en estructuras que no dependen de partidos, que no dependen de subvenciones, que no dependen de instituciones y que, por lo tanto, tienen una desconfianza radical hacia el poder. Ese es el problema que hay aquí, y con esto lo que están intentando es destruirnos.

Es bastante obvio que la situación represiva ha dado un peligroso salto hacia adelante en estos últimos años ¿A que crees que es debido?

Por un lado a los coletazos de esa crisis que nunca se ha acabado. Si vivimos una situación económica y social deplorable y la gente se está muriendo de hambre, lo extraño es que no haya disturbios, lo extraño es que la gente no se organice y empiece a confrontarse directamente con las instituciones y sobre todo que empiecen a cambiar el discurso de confiar siempre en el capitalismo en el que se nos ha educado desde que nacemos. Entonces, tiene que haber una medida de respuesta por parte del Estado para, primero, garantizar el respeto a la propiedad privada, que es lo primero que ataca la gente cuando tiene hambre, y segundo, impedir que haya movimientos políticos con cierta estructura y suelo social que se organicen.

La base de eso en este sistema demo-fascista en el que vivimos es el palo y la zanahoria: te cogen a los disidentes más volubles y les dan un cargo, los meten en las instituciones, los convierten en un estómago agradecido (esa es la zanahoria), y por el contrario, a los más recalcitrantes, a los que no se someten ni se doblegan les caen con todo, hasta hacer que la capacidad de resistencia y de tolerancia del pueblo cada vez aumente y se amplíe. El hecho de que te detuvieran a ti por documentar una manifestación quizás en los 90 hubiera sido impensable, y se hubieran organizado disturbios por pensar que a un fotoperiodista se le puede tratar de esa manera y no haya reacción. Hoy en día no ha pasado eso y lo sabes, lo mismo con los titiriteros, con los tuiteros, con los raperos… han ido aumentando tanto el listón represivo que ya nadie se sorprende de que a alguien le metan en la cárcel por hacer cosas que en los 80 o en los 90 eran totalmente permitidas. Entonces, lo que ha habido es un recorte profundo de libertades, si a eso le añades el hecho de que nos estamos muriendo de hambre… Uno y uno son dos.

¿Cómo valoráis desde la FAGC el momento político actual por el que pasa el Estado español?

Estamos contemplando un desplazamiento de todo el arco político hacia la derecha. La irrupción de la extrema derecha en las instituciones no es un fenómeno aislado y casual que se produzca por que sí. Esta gentuza empieza a tener presencia en las instituciones porque previamente la han tenido a nivel social, y si tienen presencia a nivel social es porque, repito, porque todo el arco político se ha desplazado hacia la derecha.

La izquierda está cada vez más derechizada, defendiendo unos dicursos más rancios completamente ajenas a las realidades sociales, y se está viendo con Catalunya, el hecho de que el nacionalismo español, a izquierda y a derecha, está cerrando filas con el tema de que haya presos políticos, el hecho de que haya habido 200 detenidos en 6 días durante los primeros días de disturbios en Catalunya, con que haya cuatro personas tuertas… Y que haya gente de hoz y martillo (o de a circulada, me da igual) estén diciendo “a por ellos” con la misma fuerza que los de camisa azul de Falange para mí es muy sintomático. Estamos viviendo una situación en la que el fascismo nunca ha sido tan amplio, porque tenemos fascismo sociológico, tenemos fascismo uniformado de toda la vida de cabezas rapadas y demás, tenemos el fascismo institucional y después tenemos un fascismo etéreo que es el que está tocando todas y cada una de las piezas del ajedrez social que es la que está haciendo que la izquierda este reproduciendo unos discursos totalmente retrógados que ni siquiera eran pensables hace 50 años.

Alguna cosa más que quieras añadir…

Queríamos agradeceros a La Haine y a ti personalmente por darnos la oportunidad de poder expresarnos, por hacer caso al llamamiento del llamamiento que hacían las compañeras desde las redes de que necesitábamos de que los medios contrainformativos estuvieran atentos a esta situación.

Y sobre todo porque sabemos que gracias a estas cosas que, aunque parezcan pequeñitas, aquí no nos van a poder hacer desaparecer en silencio. Si esta gente tiene un plan de aniquilación del anarquismo en Canarias, gracias al periodismo de verdad, con mayúsculas, contrainformativos de proyectos como el vuestro, no van a tenerlo tan fácil.

Muchas gracias Ruymán, un placer hablar contigo y mucho ánimo para afrontar este nuevo montaje policial. 

@Boro_LH

https://www.lahaine.org/est_espanol.php/ruyman-rodriguez-en-canarias-vivimos

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More