Rusia y China condenan las violaciones de los Derechos Humanos en Siria y votan a favor de la resolución de Consejo de Seguridad de la ONU

Después de varios meses de discrepancias y esfuerzos diplomáticos, la matanza del pasado fin de semana en Hama, obligó a los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a ponerse de acuerdo. Esta vez, Brasil, India, Líbano, China y Rusia aparcaron las suspicacias sobre la actuación del Gobierno de Bachar el Asad.

Ni Rusia ni China ejercieron su derecho de veto, aunque sí se desmarcó de la condena Líbano, país vecino de Siria. El texto aprobado expresa su "grave preocupación" por la violenta situación que se vive en el país, condena las violaciones de los Derechos Humanos y "el uso de fuerza contra civiles". La resolución pide el “fin de toda violencia y urge a todas las partes a actuar con la máxima contención y a evitar las represalias”.

La condena recoge la exigencia a las autoridades sirias para que “cumplan con sus obligaciones internacionales” y respeten los Derechos Humanos. También pide que los responsables de los actos violentos sean procesados y que se alivie “la situación humanitaria” de las ciudades asediadas y se permita el acceso de las agencias internacionales.

Compromisos de El Asad

El Consejo alude en la resolución a las reformas que prometió Bachar el Asad y lamenta “la falta de avances en su implementación”, por lo que pide al régimen que cumpla sus compromisos. “La única solución a la actual crisis en Siria es a través de un proceso político inclusivo y liderado por los sirios, con el objetivo de resolver eficazmente las aspiraciones y preocupaciones legítimas de la población”, dice el texto.

La resolución no incluye nuevas sanciones contra Siria, aunque la Unión Europea y Estados Unidos estudian nuevas medidas contra el régimen. El Consejo de Seguridad pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, un informe sobre la situación actual de Siria para dentro de una semana.

División en el Consejo

La representante de Líbano, Caroline Ziade, aseguró que la resolución aprobada no va a solucionar “la coyuntura actual en Siria”. Por su parte, la embajadora de Estados Unidos Susan Rice, agradeció a los libaneses que “hayan permitido al Consejo hablar con una sola voz”. Rice dijo también que esperaban que Siria escarmiente ante “la fuerza y la unidad de la condena”.

El embajador de Reino Unido Mark Lyall Grant aseguró que el Consejo va a seguir “observando de cerca la coyuntura y considerará tomar más acciones si es necesario”. No obstante, Lyall confía en que se produzca “un cambio en la postura del régimen sirio”.

&nbsp
Fuente: Hechos de Hoy
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS