Publicado en: 8 octubre, 2015

Ruptura de la “confluencia” IU-PODEMOS: ¿Por qué le llaman “fórmula jurídica” cuando quiere decir “dinero”?

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

La historia se repite. Como ya ocurriese en multitud de pueblos y ciudades durante las negociaciones para alcanzar acuerdos de Unidad Popular de cara las pasadas elecciones municipales, las discrepancias insalvables en torno al tipo de “fórmula jurídica”, con el que una posible candidatura unitaria debería presentarse a las elecciones, se vuelve a interponer en […]

La historia se repite. Como ya ocurriese en multitud de pueblos y ciudades durante las negociaciones para alcanzar acuerdos de Unidad Popular de cara las pasadas elecciones municipales, las discrepancias insalvables en torno al tipo de “fórmula jurídica”, con el que una posible candidatura unitaria debería presentarse a las elecciones, se vuelve a interponer en el camino del acuerdo de unidad entre IU y PODEMOS.

En aquel momento fue la discrepancia entre la fórmula de “agrupación de electores” (aprobada por PODEMOS para apoyar las candidaturas de las que formase parte oficialmente) y la fórmula “coalición electoral” (defendida por IU como requisito imprescindible para lo mismo). Ahora es, nuevamente, la discrepancia entre presentarse o no presentarse como una “coalición electoral” a nivel estatal (PODEMOS-IU) lo que, al parecer, ha frenado el acuerdo. IU ha planteado a PODEMOS, como requisito imprescindible para alcanzar cualquier tipo de acuerdo, que ambas formaciones se presenten juntas y en coalición, a nivel estatal, de cara al registro de la candidatura en el Ministerio del Interior. PODEMOS se ha negado a aceptar tal condición y el resultado es el ya conocido por todos y todas: no habrá candidatura unitaria de unidad popular y cada partido hará la “guerra” por su cuenta, junto a los aliados que unos y otros sean capaces de aglutinar en torno a sí para ir juntos el próximo 20 de Diciembre.

El “lío” de la fórmula jurídica

Ni discrepancias programáticas, ni diferencias en el modelo elegido para elegir a los diferentes candidatos, ni disputas por la colocación de los distintos candidatos en las diferentes provincias: la “fórmula jurídica” es lo que, nuevamente, ha echado al traste la posibilidad de que exista una única candidatura de unidad popular que agrupe a los dos principales fuerzas del “cambio” a nivel estatal. La coalición exigida por IU debía inscribirse como la suma de las dos siglas, Podemos e IU, en el registro del Ministerio del Interior. PODEMOS no ha querido. Ahora, como ocurriera también en las municipales, unos y otros se echan mutuamente las culpas del fracaso de las “negociaciones”. IU incluso ha acusado a PODEMOS de romper el diálogo y la posibilidad de acuerdo de forma “unilateral”, de la misma manera que PODEMOS ha responsabilizado a IU de intentar llegar a un pacto, el pacto entre partidos, que la formación “morada” en ningún momento contempló como posible. “No nos hemos querido plegar a un mercado de fichajes”, aseguraba Alberto Garzón tras conocerse la “ruptura”. Qué dignidad, han dicho algunos simpatizantes y militantes de IU ante tales palabras. Otros incluso han acusado a PODEMOS de querer convertir en un “tránsfuga” al candidato de IU para las generales.

Lo cierto es que a PODEMOS se le podrá acusar de ser ambiguo en muchos temas, pero, desde luego, no en este. Desde un primer momento, hace ya meses, dejó claro que su apuesta por la confluencia se limitaba a construir candidaturas de unidad popular en determinados territorios donde se dieran las condiciones para ello, extendiéndolo después a acuerdos a nivel “provincial”, pero en ningún caso a llegar a un pacto global, a nivel del estado, con IU, bajo el pretexto de su rechazo a lo que se entiende como una “suma de siglas” o un “acuerdo entre partidos”, que la actual dirección de PODEMOS considera una “fórmula fallida” de cara a las generales. Lo han repetido por activa y por pasiva, argumentando que tal es el mandato de sus bases, primero por las decisiones tomadas en Vistaalegre y posteriormente por lo aprobado en el “referéndum” interno sobre el tema de la confluencia que realizaron simultáneamente a la votación de las primarias en la formación. Ergo, si IU no se había dado por enterada de ello, si pensaba que había posibilidad de alguna otra cosa que no fuera eso, resulta hasta sorprendente.

Sorprendente en tanto y cuanto uno puede pensar que llevan meses mareando la perdiz de la confluencia sin que realmente tuvieran intenciones reales de llevarla a cabo, puesto que ellos mismos ya debían de saber, hemos de suponer,  que no estaban dispuestos a aceptar la propuesta de PODEMOS, ergo, que no había espacio alguno para construir un acuerdo electoral global entre ambas fuerzas en los términos exigidos por IU, lo que no les ha impedido acudir a la reunión de este pasado martes, donde supuestamente iban a tratar de llegar a un acuerdo, con una fórmula de negociación “innegociable” que sabían de antemano que no iba a ser aceptada por PODEMOS. Cuando todos y todas dábamos ya por hecho que el acuerdo se iba a cerrar en los términos propuestos por PODEMOS, e incluso se especulaba con las diferentes provincias y territorios en los que podría darse con más facilidad la confluencia, IU nos vuelve a sorprender, haciendo uso de su legítimo derecho a defender sus propios intereses políticos y a actuar de forma soberana, negando tal posibilidad de acuerdo en tales términos.

Políticamente, la verdad, es difícil de comprender. La propuesta de PODEMOS era una propuesta sensata y generosa. Acuerdos en diferentes provincias y territorios que permitiesen a IU situar a algunos de sus principales valores políticos, con Alberto Garzón a la cabeza, en las listas de PODEMOS-Lo que sea en cada provincia/territorio. Además evitando que la candidatura pudiera ser presentada como una simple suma de siglas, y girando en torno a la marca “PODEMOS”, que hoy por hoy parece tener un mayor tirón electoral que la marca “IU”. Teniendo en cuenta además que las expectativas actuales de IU, según las encuestas, no parece estar más allá de una horquilla de entre 2 y 5 escaños (Sevilla, Asturies, Madrid, Málaga y poco más), y que con la confluencia podría haber reforzado la presencia de sus candidatos en diferentes espacios, así como, bien negociado, haber sumado algunos más en algunas de esas provincias donde un acuerdo global entre ambas formaciones, no expresado como “coalición electoral” conjunta, podría sumar algún diputado que ambas formaciones, por separado, tienen muy complicado de alcanzar (León, Burgos, Badajoz, etc, etc.), la propuesta parecería beneficiosa, políticamente, para todas las partes. IU podría asegurarse un número importante de diputados/as sin necesidad de hacer una apuesta demasiado arriesgada, PODEMOS vería reforzada su presencia en diferentes territorios en los que por sí mismo apenas tiene opciones reales de sacar escaños y, en conjunto, podrían evitar la dispersión del voto del “cambio” y sumar una importante cifra de diputados conjuntos a los que, seguramente, puedan sacar entre ambos acudiendo de forma dividida a las elecciones. Todos ganaban, incluidos, por supuesto, los ciudadanos y ciudadanas que apuestan por un cambio.

¿Cuál ha podido ser entonces la verdadera razón para que no se haya alcanzado el acuerdo que tantos y tantas deseábamos que se pudiera alcanzar? Pues mucho me temo que no es una cuestión política, sino económica. Como en las municipales. Y otra vez, como en las municipales, con las necesidades económicas de IU como elemento determinante para la “ruptura” y la falta de acuerdo.

El “lío” de IU con la financiación y el dinero

Hay que tener en cuenta que para acceder a la financiación contemplada en la legislación en función del resultado electoral ha de certificarse que el partido efectivamente concurre a los comicios, y eso solo es posible si existe una fórmula jurídica que así lo certifique. IU, me temo, tiene un aparato gigantesco que mantener y una serie de deudas que atender, que hacían imposible que su nombre no apareciera como partido, a nivel estatal, en el registro del Ministerio del Interior. Cuestión de supervivencia.

Económicamente, para IU, puede ser más rentable tener un solo diputado en el parlamento, pero con la capacidad de obtener la correspondiente financiación en función del número total de votos obtenidos, que tener un grupo importante de diputados pero que solo en algunos casos, desde el punto de vista de la financiación, queden vinculados legalmente al partido, tanto los escaños como los votos que puedan ser capaces de conseguir movilizar entre su electorado potencial. Fuentes “oficiales” de la formación llegaron incluso a hablar, estos días atrás, de que aceptar la fórmula propuesta por PODEMOS podría llegar a suponer la “bancarrota” de IU. Blanco y en botella; va a ser leche, sí. Va a ser leche.

“No se nos puede pedir que no seamos nada”, sostenían, según una noticia publicada en Infolibre la pasada semana, esas mismas “fuentes oficiales” de IU, que además, como decimos, admitían que esa condición, la de que no hubiera un “pacto jurídico” entre PODEMOS e IU, podría suponer la quiebra económica de la federación. En dicha noticia ya se anunciaba también, tal y como efectivamente ha ocurrido después, la imposibilidad de un acuerdo a causa de estos motivos. De hecho, se explicaba que el equipo de Alberto Garzón ya había aceptado cinco requisitos de Podemos para alcanzar el acuerdo, pero que rechazaba la última condición: que no existiese “pacto jurídico” entre el partido de Iglesias y el espacio en el que se integrase IU. La ruptura de las negociaciones de IU y PODEMOS no tiene nada que ver entonces ni con el programa, ni con las primarias, ni con proyectos políticos. Tiene que ver con el dinero, punto. ¿Por qué lo llaman, de hecho, “fórmula jurídica”, cuando quiere decir “dinero”?

IU necesita que su marca sea reconocida a nivel estatal para poder tener acceso a la financiación post-electoral. Con la fórmula de PODEMOS de alcanzar acuerdos por territorios/provincias no era posible (aunque políticamente era la más sensata, generosa y buena para todas las partes), y esa es la causa principal de que no haya acuerdo. Ni mercadeo de fichajes, ni nada. Dinero, dinerito. Como en las municipales. Lo pueden vestir de largaterana si quieren, pero eso no cambiará la realidad. Y, ojo, que están en su legítimo derecho de ello.  Algunos podemos pensar que han cambiado “financiación” por “principios políticos” e incluso que están dispuestos a sacrificar la unidad popular, y hasta a una figura tan valiosa como la de Alberto Garzón, a cambio de un puñado de euros, pero eso ya son opiniones personales. Lo que en ningún caso les podemos negar es su derecho a tomar la decisión que consideren oportuna y a defender la fórmula jurídica que crean oportuna para poder presentarse a las elecciones. 

IU, como organización soberana, está en su derecho de hacer lo que le venga en gana y querer lo que le venga en gana, faltaría más. Totalmente respetable su posición, pero que no vengan ahora con discursos “ideológicos” “puros” o con grandes declaraciones sobre los principios sagrados de la izquierda, porque no cuela. Siendo malos, hasta podríamos decir que eso de cambiar dinero por unidad popular, de poner en el centro de su estrategia política el salvar económicamente a su propia organización en lugar de hacer una apuesta clara y sin medias tintas por la unidad popular, no es muy de izquierdas que digamos. Pero eso ya sería siendo malos, y tampoco queremos ser malos con lxs compañerxs de IU, sobre todo porque ellxs no tienen culpa de que sus sucesivas direcciones en las últimas décadas los hayan llevado hasta la situación financiera en la que se encuentran hoy, permitiendo el desarrollo de un aparato burocrático que se los ha tragado y que ahora les condiciona y les restringe la capacidad de tomas decisiones políticas estratégicas verdaderamente políticas (no condicionadas por el factor económico interno). 

Las famosas “mochilas” de IU

En resumen, que en las municipales necesitaban estar presentes en las Diputaciones para tener acceso a una financiación determinada que les permitiera seguir funcionando como partido en los términos actuales, y ahora necesitan que sus siglas, IU, se presenten como tales, jurídicamente, a nivel de todo el estado, para lo mismo. Y aunque el debate se ha querido plantear, entonces y ahora, como disputas en torno a determinadas “fórmulas jurídicas” que hacen posible/imposible el acuerdo entre partidos, la unidad popular, en realidad se trata de dinero. Fórmula jurídica, claro. Pero en función de las necesidades económicas de IU. Eso sí, la culpa será de PODEMOS. Que tal vez podrían haber aceptado la coalición electoral, entonces y ahora, y servir así para ayudar a IU a, como dijera hace tiempo un dirigente de la formación “morada”, salir de la UCI. Pero parece que no pasan por ahí las intenciones de los dirigentes de PODEMOS una vez tomaron la decisión de lanzarse a la política. Mala suerte para IU, para el propio PODEMOS y para la Unidad Popular. Igual hubiera habido algo de solidaridad en ello. Pero qué vamos a hacerle. No quieren y tampoco se les puede culpar por ello. Que cada palo aguante su vela.

Y el 20-D que ambos proyectos políticos saquen buenos resultados electorales e IU, claro, pueda sacar también su necesario dinero para seguir adelante con su normal funcionamiento como partido. Los bancos a los que debe un pellizco, así como sus militantes (y en especial los trabajadores y trabajadoras del aparato), lo agradecerán. En lo de las diputaciones de las municipales no les fue del todo mal.

¡Ay! las mochilas, las mochilas…

-->
COLABORA CON KAOS