Riace, tierra de acogida y reconstrucción

Por Iñaki Urdanibia

La localidad italiana es un municipio solidario donde los haya

Por Iñaki Urdanibia

« Soñamos con una ciudad incontaminada por el capitalismo y el consumismo.

Una cultura de la hospitalidad que siempre encuentra la manera y el espacio para acoger a los forasteros»

                                     ( Domenico Lucano )

Allá en donde hay un problema se ha de buscar la solución, mas hay maneras y maneras: las unas, pretenden dar salida al problema con disposiciones represivas o con medidas que no suponen más que despilfarro y beneficio para algunos, las otras, que es la que en su momento representaba, por ejemplo, el incombustible sociólogo, pedagogo y no-violento Danilo Dolci quien en Palermo se oponía al despilfarro, pero no de boquilla sino adoptando medidas prácticas y proponiendo un programa de mínimos ( se lee en su Despilfarro. Nove Terra, 1965: « trabajando en aquella parte de la Sicilia occidental, donde como consecuencia de la miseria, el analfabetismo y el paro endémico de una parte aterradora de la población, la mafia ha echado tenaces y hondas raíces, lo que más profundamente sacude el espíritu es, indudablemente, el problema del DESPILFARRO : por sus descomunales proporciones, por su complejidad, por lo inexplicable de su existencia…»), pues bien, si los problemas del Mezzogiorno vine de lejos y son profundos ( ya mantenía Antonio Gramsci a principios del siglo pasado: « la unificación puso en estrecha relación las dos partes de la península. La centralización confundió las necesidades con la necesidad, y el resultado fue la fuga del dinero líquido del “Mezzogiorno” al Norte para encontrar más e importantes aplicaciones inmediatas en la industria y la emigración de los hombres al extranjero para encontrar el trabajo que faltaba en su propia región» ( La cuestión meridional. Dédalo Ediciones, 1978); así pues , si como digo, los problemas de la zona italiana son grandes, en los últimos años ha irrumpido otro problema, que es el de la inmigración masiva, y ahí es en donde la imaginación ha convertido el supuesto problema en brillante solución a los problemas del despoblamiento.

Estoy hablando de Riace y de su alcalde Domenico Lucano, que es de lo que trata el libro que traigo a esta página: « Utopía de la normalidad. Riace, el modelo de acogida de Domenico Lucano» de Tiziana Barillà ( Icaria, 2018). La historia, las historias, que nos cuenta el libro son dignas de aplauso y admiración y hasta deberían servir de ejemplo a otras localidades. Ya hace una veintena de años que llegó un velero a las costas de la población calabresa ( en la playa hay un cartel que reza: playa para los que entran y para los que llegan) , repleto de kurdos, que fueron acogidos e integrados en el pueblo. Éste estaba vaciándose ya que la gente se iba al norte o a otros países en busca del sustento, pues bien, quienes llegaban al lugar bien podían ser los sustitutos de quienes lo habían abandonado, haciendo así que el pueblo no muriese. Cuando tanto se habla de efecto llamada como un peligro y una desgracia, Riace ha acogido desde entonces a gente, seis mil. de más de una veintena de países, haciendo que en el pueblo se hable cantidad de idiomas, se den diferentes costumbres alimentarias y otras, en una convivencia ejemplar. Muchos de los llegados han aprendido diferentes oficios artesanales y el comercio se ha reavivado, tanto en lo que hace a cubrir las necesidades internas como para servir a quienes llegan de visita…en gran número turistas sociales, que quieren ver con sus propios ojos y sur place como es posible otro modo de comportarse con respecto a los que llegaban a las costas de Europa huyendo de la pobreza y la guerra; el sistema de acogida ha supuesto igualmente la creación de nuevos puestos de trabajo.

El libro nos presenta a la figura del alcalde, empeñado en cambiar las cosas, mas no con una visión de utopía global – que cambia las cosas de una vez por todas siguiendo un proyecto milimétricamente diseñado-, ni con una pretensión humanitarista, sino con el propósito de construir la utopía de la normalidad, del día a día, resolviendo los problemas en la medida en que asoman, y no son pocos los que asoman, debido a las propias necesidades de la población y de manera más especial por las continuas zancadillas de las administraciones e instituciones, de la propiedad privada y de la poderosa mafia ( obstáculos acrecentados en la medida en que parece cundir el ejemplo en otras poblaciones cercanas); una muestra de bricolaje social y político versus los grandes relatos arquitecturales. A todos ellos planta cara el incombustible Mimmo que se desvive por hallar el modo de que el pueblo funcione y que la igualdad entre los nativos y los que arriban sea un hecho; una apuesta permanente por dar la importancia que se merece a lo local que en la práctica del pueblo se convierte en glocal. El agua , gratis, como derecho universal con el consiguiente mosqueo de las compañías del ramo y de las fuerzas institucionales que ven que no se puede hacer lo que en otros lugares no se hace ya que puede cundir el ejemplo…los intereses de la mafia considerados poco menos que sagrados por aquellos lares han dejado de dominar, ya que una y otra vez se ha tratado de poner freno, lo que dicho sea al pasar ha costado no pocas muertes de líderes sociales que han encabezado tal combate,…tampoco, como es de imaginar, han faltado las amenazas hacia el díscolo alcalde que no tiene vocación genuflexa y en su comportamiento callejero recuerda a aquella irreverencia de Diógenes de Sínope que recriminaba a Alejandro Magno que le estaba quitando el sol, Lucano se niega a saludar a ciertos hampones, y ante el disgusto de ellos él no se corta y deja las cosas claras: prefiere saludar a la gente que trabaja honestamente y que se presta, o presta sus casas – muchas que quedaron abandonadas cuando sus propietarios se marcharon, han sido, habitadas, con el permiso de sus propietarios, para acoger a los que llegan, etc.

Un ejemplo de hospitalidad, de organización de abajo a arriba, siempre con la guía del interés de los ciudadanos, ejemplo de funcionamiento que, por otra parte, lo que no es baladí, supone ventajas en el terreno económico, cultural, social…y hasta humano, en la medida de que quienes así se comportan dan prueba de humanidad – no como grandilocuente papel mojado – en el día a día. En la medida en que surgen algunos problemas, el alcalde del pueblo se desvive para hallar la solución como hizo, como ya queda dicho, con el tema del agua – ejemplo que ha sido seguido por otras localidades cercanas- o con la creación de una moneda local para que el intercambio no que de colapsado por las habituales tardanzas de la llegada de los fondos de ayuda oficiales , moneda que funciona a modo de vales que son cambiados cuando llega el dinero de las organizaciones estatales…La creación de este sistema, que soluciona los problemas locales, no gustó para nada al estado ya que la moneda y su impresión es su monopolio, pero la tenacidad de los riaceños hizo que la cosa siguiese en marcha en un funcionamiento ejemplar; diré como anécdota que la moneda-papel lleva inscritas las figuras de Mandela, el Che, Luther King y de diferentes líderes asesinados por su lucha contra la delincuencia mafiosa.

Por medio de la explicación del funcionamiento del pueblo, de las solución de los problemas que van surgiendo, conocemos al alcalde tanto a través de sus palabras, obviamente que de sus hechos también, como las de sus familiares y vecinos, y entramos en su pasado militante en la extrema izquierda…lo que sirve, además de para conocer los avatares de Domenico Lucano( Mimí capatosta, Mimmo cabezota), para conocer las vicisitudes de la política italiana, de sus partidos, de los resultados electorales, etc., etc., etc.

Una lucha ejemplar encabezada por un hombre tenaz y entregado que no se arredra ante los peligros, ni las amenazas y que no se corta ni un pelo al señalar cómo al Estado no le gusta nada de lo que allá están haciendo, que dice temer más a la anti-mafia ( de huecas proclamas supuestamente humanistas que no tienen en cuenta los problemas reales de la gente) que a la propia mafia, que se considera cercano a las ideas de izquierda libertaria y que juzga que está escribiendo una novela – de organizar lo común- que espera que termine bien…¡ojalá!

Dos cosillas para concluir: 1 ) en 2016 la revista estadounidense Fortune le incluía en la lista de los hombres y mujeres más influyentes; él era el único italiano, y su presencia y su creciente fama bien le puede servir como parachoques de posibles agresiones. Conste que al hombre no le gustan los honores, ni la fama. 2) hablaba Danilo Dolci de ingenieros para referirse a quienes se ingenian para salir adelante, dando la idea por buena podría hablarse de Dommenico Lucano como un gran ingeniero colectivo ya que se las ingenia para sacar a todo un pueblo, como ejemplo micro de la humanidad, adelante.

N.B.: En la ilustración de este artículo se ve un mural que está en la pared de la estación de la localidad, en el que se ve la figura de Matteo Salvini y de uno de los bronces de Riace [ fueron, dos, descubiertos en 1972 y datan del siglo V antes de nuestra era]. Bajo el bronce la mención : « Extraído del mar de Riace», bajo Salvini: « Extraído del mar de las gilipolleces»

COLABORA CON KAOS