Publicado en: 14 octubre, 2018

Revolución o Golpe de Estado

Por El SOVIETS507

“Hoy 11 de octubre se cumplen 50 años de la cuartelada octubrina, que usurpo el poder en Panamá por 23 años”

 

  • Este 11 de octubre, es una fecha en donde el panameño crítico y consiente en conjunto con la izquierda/movimiento popular debe sentarse a repasar y mantener vigente los hechos históricos ante esta encrucijada de nuestra historia patria, y buscar la unidad, unidad que fue fraccionada por la bota militar.

 

Un 11 de octubre de 1968, las legiones imperiales del norte, en complicidad con los aparatos de seguridad de su estado como: Agencia Nacional de Seguridad, Departamento de Defensa, Departamento de Estado, Agencia Central de Inteligencia y la Guardia Nacional, institución pública de ese periodo en la República de Panamá, articulan un golpe de estado en la provincia de Chiriquí a las 8:00 de la noche por el mayor Boris Martínez.

Durante el proceso del golpe de estado, el mayor Boris Martínez es traicionado por Omar Torrijos Herrera el 24 de mayo de 1969, y es conducido a los Estados Unidos de América en conjunto con una caterva de militares.

Desde este punto de la historia se da a conocer que las riendas de nuestra pequeña patria quedan en manos de una pandilla gansteril, para los militares insurrectos la cuartelada representaba una expresión a la crisis social-política de aquel entonces. Pero con el transcurso del tiempo se da a conocer que el golpe militar no se da por la crisis social-política ni mucho menos por la confrontación entre el presidente Arnulfo A. Madrid y la Guardia Nacional, está sublevación militar se da para frenar o contener los movimientos revolucionarios (comunistas), en nuestro istmo de Panamá, ese fue el factor detonante del golpe que se da a conocer por medio de los cables de seguridad de los Estados Unidos, en su propia embajada de la República de Panamá. Una vez más las hordas del norte irrumpen en nuestro territorio y hacen de el mismo lo que le plazca.

Durante el control de todo el territorio por los militares, se suspenden todo tipo de derechos y garantías, se inicia con los cierres de periódicos, emisoras, colegios públicos, la autonomía de nuestra Universidad es ultrajada, y se disuelve la Asamblea Nacional que en ese entonces contaba con 42 diputados.

El 11 de octubre de 1968, fue la etapa más oscura y decadente de nuestra historia patria, en los primeros días del golpe militar se inicia una feroz persecución ante todo elemento que es considerado “Comunista”, pero con el sector que más se exasperan es con el sector estudiantil o juvenil.

El régimen fue astuto, supo detectar en esa etapa que el catalizador de lucha o sujeto revolucionario estaba en la juventud, ese sujeto revolucionario no solo estaba en Panamá, estaba en todo el continente latinoamericano, por eso esta patentizado en las atrocidades cometidas ante éste sector. A continuación, mencionaremos las víctimas contabilizadas durante el régimen militar desde (1968-1989):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Marco Aurelio Rosas Martínez, Everett Clayton Kimbell Guerra, Luis Castro Quintero, Javier Sánchez, Luis Antonio Quiroz Morales, Carlos Milar González Caballero, Benjamín Miranda Castillo, Eulogio Rivera Delgado, Alfredo Aguilar Fonseca, Carlos Alberto Araya Bernal, Teodoro Palacio Hurtado, Juan Lekas, Berardo Castillo González, Héctor Manuel Candando Valenzuela, Jorge Galván, Alonso Sabín Castillo, José Manuel Morantes Madrid, Julo Mario Villareal de las Casas, Anel Saldaña Araúz, Julio Alberto Samudio Rivera, Cecilio Cerracin Fuentes, Javier Enrique Guerra González, Daniel Emilio Hertz Pérez, José Enrique Pimentel, Tómas Palacio Salinas, Ignacio Salinas, Rubén Morales, Alberto Morales, Encarnación González, Alcibíades Bethancourt Aparicio, Jesús Héctor Gallego Herrera, Andrés Emilio Fistonich Herrera, Reinaldo Sánchez Tenás, Jorge Enrique Falconett González, Edwin Heredio Amaya,  Nelson Eddie Martínez Cubillas, Martha Morán Jiménez, Ever Quintanar Guzmán, Juan Demóstenes Araúz Miranda, Lindbergh Augusto Gante, Cruz Mojica Flórez, Daniel Quirós Espinoza, Ramón Mojica, Ariosto González, Candelario Torres Sánchez, Manuel Torres Díaz Adames, Leopoldo Rafael Allen Sarracín, Walter Sardiñas Iguini, Gerardo Olivares Velásquez, Hipólito Quintero Delgado, Belisario Gantes Batista, Félix González Santizo, Elías González Santizo, Narciso Cubas Pérez, Hipólito Cubas Pérez, Genaro César Sarmiento Vega, Waldemaro Osorio, Diómedes González Santamaría, Tomás Rojas Hinestroza, Macario Blanquicet Valencia, Delia Perry Rose, Alcibíades Vásquez, José del Carmen Tuñón Bethancourt, Ernesto Castillo Cubilla, Alfredo Sarracín Garzón, Heriberto Antonio Mazzo Quintero, Dora Caferina Moreno Jaén, Cesáreo Eligio Tejada Núñez, Floyd Wendell Britton Morrison, Rubén Oscar Miró Guardia, Jorge Tulio Medrano Caballero, Jorge Antonio Camacho Castro, Demóstenes Rodríguez Alvares, Román Rivera Montenegro, Jaime Alberto Frederick Muñoz, Cecilio Hazlewood Mitchell, Daniel Simoné Hernández, Betzy Marlene Mendizábal, José de la Rosa Chávez Peralta, Nicolás Moreno Nieto, Primitivo González Martínez, Félix Antonio Serrano Rodríguez, José Ángel Gutiérrez Vega, José de la Concepción Rojas Coloma, Silverio Alfonso Brown Turton, Hugo Espadadora Franco, Yito Barrantes Méndez, Eduardo Enrique Carrera Sierra, Armando Morán Núñez, Valentín Poveda Agraiel, Carlos Efraín Gúzman Baúles, Diego Villareal Serrano, César Augusto Cajar Batista, Luis Antonio González Santamaría, Juan José Arza Aguilera, Jorge Bonilla Arboleda, Francisco Concepción Espinoza, Deoclides Julio, Feliciano Muñoz Vega, Eric Alberto Murillo Echevers, Ismael Vicente Ortega Caballeros, Edgardo Estanislao Sandoval Alba, León Tejada González, Nicasio Lorenzo Tuñón, Moisés Giroldi Vega, Jerónimo Díaz López, Marisol del Carmen Aguilar  Cortés.)

 

 

 

 

La época de terror, fue una etapa que supuestamente finaliza en 1979, solo con esta pequeña hazaña se vislumbraba el porvenir del pueblo panameño, pero muchos pensaron que el golpe militar iba a combatir a la “oligarquía” o la “burgüesía”, pero la realidad fue otra, terminaron pactando con los sectores más recalcitrantes de la sociedad panameña. Para muestra de esto, a los pocos días de controlar el poder La Cámara de Comercio, Industria y Agricultura, lanza un comunicado a la sociedad haciendo un llamado a la paz y calma del orden social-económico del país, a través de los medios de comunicación en donde es abalada por los señores: Henry Ford, Carlos de Janón, Ralph de Lima, Federico Marichal, Alberto Conté, Rogelio Alfaro, Jhon Mcgrath, David Btesh, Raymond Harari, Ernesto Jaramillo, Luis Raúl Fernández, Manuel José Berrocal, entre otros personajes .

En esa misma fase, el gobierno militar juramenta a sus respectivos ministros (Eduardo Morgan González Ministro de Gobierno y Justicia, Carlos López Guevara Ministro de Relaciones Exteriores, Henry Ford Ministro de Hacienda y Tesoro, Roger Decerega Ministro de Educación, Rafael Zubieta Ministro de Agricultura y Comercio, Salvador Medina Ministro de Trabajo, Prevención Social y Salud Pública, Celso Carbonell Ministro de Obras Públicas y Ministro de la Presidencia Juan Materno Vásquez*).

El nombramiento de Juan Materno Vásquez, como ministro fue una jugada estratégica del gobierno militar, ya que la figura nombrada en ese puesto provenía de una de las provincias más marginadas y pobre de Panamá, era proveniente de la provincia de Colón, cabe mencionar que el régimen militar hizo todo lo posible para ganarse al pueblo utilizando el concepto del “Populismo”.

Dentro de este periodo se divisan distintos focos de resistencias hacia el gobierno de facto, una de esas fueron las güerillas del partido panameñista que se levantan en armas en la provincia de Chiriquí, que eran leales al partido y a su máximo líder. Durante los combates entre este foco guerrillero y la guardia nacional, se violaron todo tipo de derechos en el corto conflicto, la guardia nacional utilizo distintos métodos de torturas hacía los guerrilleros capturados y civiles que eran colaboradores de estos, cabe preponderar en este caso que los campesinos que se alzaron en armas conocían el terreno perfectamente, pero no tenían un tipo de preparación militar, pero por suerte la guerrilla panameñista, contaba con ciertos elementos extranjeros como: Osito Solano, Walter Sardiñas, Ernest o Humphrey Kimball, con estos elementos extranjeros el foco guerrillero adquirió un carácter más militar a la organización, así la guerrilla panameñista nunca fue derrotada por la Guardia Nacional, debido a que gozaba de gran simpatía de la población local y del vecino país Costa Rica.

Durante los focos de resistencia en ese mismo periodo surge el Movimiento de Liberación Nacional-29 de noviembre (MLN-29), rindiéndole honor a la fecha de desaparición de Floyd Britton. Este movimiento surge de la unión de antiguos grupos de izquierda como el M.U.R. y V.A.N, fundado por su máximo dirigente Floyd Britton, el movimiento es creado y dirigido por su hermano y demás miembros de la organización. Federico Britton, con 24 años de edad pasa a dirigir las operaciones de una organización político-militar.

El MLN-29 se financia de asaltos a bancos y de retención de personas, aplicando así el manual del guerrillero urbano de Carlos Maringhella, el MLN-29 confronto distintos combates con la guardia nacional, como lo fue el enfrentamiento en Cerro Azul, La Chorrera.

Este grupo insurgente opero en ambos puntos de la ciudad pero fueron neutralizados por la guardia nacional obviamente en complicidad con el Imperialismo Norteamericano, los integrantes de està guerrilla pasan al exilio en MEXICO, desde allí su máximo dirigente Federico Britton, dirige operaciones hacía Panamá, durante el ostracismo de està organización el MLN-29 crea su más grande obra: la “Declaración de Panamá” documento donde testifica la lucha del pueblo panameño y su programa de los ochos puntos.

 

 

Junta Militar o Gobierno Revolucionario.

 

 

Durante el periodo de 1968, el bando cívico del régimen militar intenta disfrazar el gobierno represor y patibulario de los militares con una supuesta ¡Revolución!, que se le va vendiendo al pueblo panameño como la “Gran Panacea”, el nuevo gobierno redentor que vino a salvar la institucionalidad del estado panameño. Este concepto de revolución se va pregonando en los distintos periódicos (periódicos que fueron despropiados a los que lo adversaban), emisoras afines al régimen militar y sobre todo se va vendiendo ante el mundo una revolución, que no es más que un típico golpe militar disfrazado de revolución, que es un levantamiento sin principios, ni convicciones, mucho menos ideales.

Para algunas personas como Rafael Murgas y Moisés Torrijos Herrera, Rómulo Bethancourt, etc. ¡gritaban! a los cuatro vientos la concepción de “Revolución”, dejando los términos de junta militar o provisional. Pero al parecer el bando cívico-militar del gobierno no comprendía lo que era el concepto de revolución, para esto es necesario citar al comandante Fidel

Castro, en donde da una clara explicación del concepto revolución:



 

 

“Revolución es sentido del momento histórico;

es cambiar todo lo que debe ser cambiado;

es igualdad y libertad plenas;

es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos;

es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos;

es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional;

es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio;

es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo;

es luchar con audacia, inteligencia y realismo;

es no mentir jamás ni violar principios éticos;

es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro de esta gran explicación podemos hacernos muchas interrogantes al respecto sobre la “Gran revolución” que estaba trascendiendo en la sociedad panameña: ¿Por qué no se hicieron las transformaciones profundas en la sociedad panameña?, ¿Por qué no se desafiaron las fuerzas dominantes del país y fuera del país?, ¿Por qué no se dieron las igualdades y libertades plenas al pueblo panameño?, ¿Por qué no se llevó a cabo un proyecto de liberación o emancipación nacional, con un norte definido?

Es clara la respuesta, las transformaciones profundas no se dieron y mucho menos se iban a dar, pues el gobierno revolucionario en realidad resulto ser un gobierno: reformista, populista y socialdemócrata hasta cierto punto.

Pero el gobierno militar no engaño solamente al panameño común y corriente, también tuvo la capacidad de persuadir en los distintos aspectos en la intelectualidad panameña.

El caso de Ricaurte Soler, pionero del pensamiento panameño y de nuestra concepción nacional, considera este proceso militar como un gobierno transformador de las bases sociales de nuestra patria, esto fue una mala jugada de su accionar político en aquella época, pero al detectar los aconteceres políticos del gobierno se revindica y reconoce que solo fue un proceso “Bonapartista” o benefactor, más no revolucionario, pero durante este proceso es bueno reconocer que se dieron algunos pequeños avances como: el nuevo código laboral, edificaciones de viviendas, nacionalizaciones de empresas, reformas educativas, la asamblea de representante que funciono como un órgano taxativo y una vana reforma agraria, está última solo se hicieron en tierras que eran del estado, y despropiaron parcelas de campesinos desposeídos, más no de los “Grandes señores de las tierras”, ésta reforma lo que hizo fue consolidar el latifundio panameño y contener los problemas en el campesinado, más no resolverlo, jugando un papel reaccionario.

 

El Gobierno Militar y su Relación con los Estados Unidos.

 

La relación de la cúpula militar panameña con el gobierno de los Estados Unidos, es una relación estrecha por medio de la C.I.A y la Escuela de las Américas, escuela que fue fabricante de bárbaros dictadores de nuestra América Latina. Ésta relación sale a la luz años después, el mismo departamento de estado de los Estados Unidos por medio del embajador de aquella época Charles W. Adair, Jr, busco la forma alguna de iniciar las relaciones diplomáticas de nuevo con  el gobierno panameño el represéntate del gobierno de facto de Panamá  Omar Torrijos Herrera, gozaba de mucha simpatía de los militares norteamericanos, acantonados en Panamá, como el General Chester L. Johnson, en donde lo asesora que le explique ante el mundo el ¿por qué de su sublevación ante el gobierno de Arnulfo Arias? Y le sugiere la confección de un “pappier blanc”, en este documento quedaría estampado el gobierno militar y el apoyo de un sector empresarial.

Este documento es publicado en el NEW YORK TIMES, el 20 de enero de 1969, haciendo coincidencia con la toma de posesión del presidente Richard Nixon, está relación iba más allá de lo indebido incluyendo antes y después de firmar los tratados Torrijos-Carter, en el ámbito económico, financiero, militar las relaciones se fueron profundizando cada día. Pero las

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

relaciones se profundizan más con la visita de David y Nelson Rockefeller, a Panamá, ésta gran familia de magnates tiene una gran ambición sobre nuestro territorio y logra hacer de Panamá en complicidad con el autoproclamado General Omar Torrijos Herrera, establecer algunas empresas de su pertenencia como: Texaco, Kodak, I.B.M, Bank Of America, First National City Bank of Chicago, First National City Bank of New York, Chase Manhattan Bank.

En ese mismo espacio de tiempo las empresas de la familia Rockefeller, invierten $ 2 mil millones de dólares en nuestro territorio, las ambiciones de ésta familia eran abrumadora en esa época, formaba parte de su ideario plan de globalización, en el aspecto logístico o de tránsito de mercancía, fue la fecha en donde se van acentuando las bases y el fortalecimiento del sector terciario y a la vez fue el artífice junto con su gran planificador del gobierno militar Nicolás Ardito Barletta, del Centro Financiero Internacional, así la familia Rockefeller estabiliza sus grandes capitales financieros y su influencia hasta llegar al sector político-estatal.

Es evidente la relación profunda que tenía el régimen de facto con estos capitalistas, los Rockefeller estaban engendrado un plan reaccionario para contener todo tipo de movimiento revolucionario influenciado por la ideología del “Comunismo”, en el continente con el pavor que tenía crea el Consejo de Seguridad del Hemisferio Oeste, organismo que se encarga de contener los movimientos revolucionarios, hay que tener en cuenta que durante el periodo militar estaba la revolución cubana, en la cúspide simbolizaba ese germen de lucha hacia los demás pueblos de Latinoamérica y el mundo.

El mismo Rockefeller, exhorta al presidente norteamericano en acuerpar en todos los aspectos a los regímenes militares en América Latina, ya que supuestamente favorecían a los sectores populares y hacían algunas reformas sociales.               

 

 

El Gobierno Militar y su Influencia en los Movimientos Populares.

 

La izquierda panameña en combinación con las demás organizaciones, durante el oscuro periodo contrainsurgente que se vivía en aquella época, los movimientos populares quedan completamente cooptados y coaccionados, por la cúpula gansteril del gobierno cívico-militar.

Grandes organizaciones populares junto con todas sus bases son entregadas por sus dirigentes a brazos abiertos al régimen militar contrainsurgente, dentro de esas organizaciones se encuentran: La Federación de Estudiantes de Panamá, Unión de Estudiantes de Secundaria, El Movimiento Obrero, El Movimiento Campesino, Gremios Educativos.

Este acontecer fue el principal punto del menoscabe total de nuestro glorioso movimiento popular, la cooptación y coacción de dirigentes sindicales, estudiantiles, docentes y obreros.

 

Lo peor de este periodo fue el entreguismo total del Partido del Pueblo o Comunista, traicionando así mismo su largo historial de lucha en los periodos pasados, todo el politburó y sus bases en especial la juventud, se entregaron a la bota militar, desprendiéndose de sus principios, ideales y convicciones como “Marxistas”, tomando una postura oportunista y servil ante ese gobierno y lo más importante: traicionando el pensamiento “Leninista”, que es la esencia principal de todo marxista revolucionario, convirtiendo en nuestro país el pensamiento “Leninista” en un elemento envilecido.

Este partido que tiene un buen historial de lucha antes del 11 de octubre de 1968, quedo como una “Prostituta”, en donde se benefician tanto de la bota militar como de la U.R.S.S.

Los resultados de este periodo fue la creación del eclético Partido Revolucionario Democrático, que es fundado por toda la juventud del partido del pueblo y allegados al régimen militar, promoviendo un proyecto político que lo llamaremos “Interclasista”, en donde supuestamente las personas de distintas clases pueden tener las mismas oportunidades y derechos, esto es una clara muestra de negación de la lucha de clases, y además incluiremos la famosa frase de ese partido: ni con la “Izquierda  ni con la Derecha”, solo con ésta concepción es clara la postura oportunista de sus integrantes y de su máximo líder, uno en política no puede estar jugando en ambos bandos, debe de tener una postura firme y definida.

Con la creación del Partido Revolucionario Democrático se va distorsionando por completo el plano electoral-partidista, en donde se ven distintos partidos en especial en este, donde no hay ideología, principios, mucho menos convicciones, pretendiendo elevar al “Torrijismo”, como un pensamiento ideológico al igual que el “Castrismo” o “Fidelismo” a diferencia que el pensamiento fidelista es crítico y consecuente en sus hechos o accionar, y, además el fidelismo surge de las ideas martianas y marxista, algo con lo que no cuenta el torrijismo, es claro que esto es un adefesio de  proyecto político de los aduladores del régimen.

 

 

Consecuencias del Régimen Militar en Nuestra Actualidad.

 

 

Con la muerte del General Omar Torrijos Herrera, sube a la jefatura máxima de la Guardia Nacional de Panamá, el General Manuel Antonio Noriega, quien fue jefe del G-2 (servicio de inteligencia), organismo represor de la institución militar, durante el periodo de Noriega se establecen las bases del neoliberalismo en Panamá, liderándolo el presidente Nicolás Ardito Barletta, está etapa del periodo militar fue la etapa del declive del régimen de su llamado proceso, el moribundo régimen hace todo lo posible por mantener el statu quo, en el país recurre a distintos métodos antidemocráticos durante la implosión social que se vivía en aquel entonces.

En la misma etapa de mando del general Manuel A. Noriega, se da un proceso intensivo de militarización de la Guardia Nacional, transformando la institución en Fuerzas de Defensa de Panamá, mediante la ley 20 de 29 de septiembre de 1983, ésta fue la última etapa del gobierno militar que desencadena en la intervención norteamericana a Panamá el 20 de diciembre de 1989. Culminada la campaña militar yankee en Panamá, se juramenta el gobierno transitor de la coalición civilista en una base norteamericana, este gobierno que fue impuesto por el imperialismo yankee, sigue la distintas ordenes de sus jefes del norte bajo la supuesta etapa democrática en  donde se pudieron restablecer o asentar las nuevas bases de la nación, pero las nuevas bases transformadoras nunca se asentaron, se consolidaron las misma bases inclusive mejorándolas para sus intereses personales, la impuesta etapa democrática no pudo cambiar al viejo estado

y nuestra sociedad que fue cruel mente degradada por los militares, mucho menos se iban a dar las transformaciones dentro del gobierno transitor la mayoría que lo conformaban se beneficiaron del régimen en sus distintas etapas, y algunos fueron parte del gobierno post-invasión, los gobiernos dado después de la invasión mantienen la misma o peor postura política que los gobiernos militares todavía están escudados bajo la misma constitución o leyes de épocas pasadas.

A los gobiernos de nuestra etapa democrática no les conviene asentar las nuevas bases de la nación, ya que las leyes heredadas por los militares le encajan a la perfección, el pueblo panameño pide a ¡Gritos!, un cambio constitucional que emane de lo más profundo de nuestro pueblo para edificar las nuevas bases democráticas, pero estás nuevas bases democráticas deben de ir acompañadas de un proyecto de liberación nacional auténtico en donde se desafíe toda clases de fuerzas en el país, este es un trabajo que le toca a las nuevas generaciones, en especial al movimiento popular; llevar los estandartes de lucha de ésta nación.

Uno de los retos principales de la izquierda panameña o movimiento popular consiste en unificar al movimiento estudiantil, obrero, campesino, comunal, etc. que fue cruelmente degradado y vilmente utilizado por la bota militar.

Aparte de los resultados del régimen y sus consecuencias en nuestra sociedad actual, nos encontramos con muchísimos problemas que son herencia del pasado, tales como el aspecto educativo; donde tuvimos un fuerte retroceso, ya que durante la zonada golpista muchos profesores fueron destituidos y pasaron al destierro, en este periodo hubo una recesión de construcción de escuelas dividiendo los turnos de estudios y todavía hoy, en nuestra actualidad siguen los mismos males imperantes, pero estos males del pasado están más vivos que nunca ya que se encuentra en toda la esfera de la sociedad, en el aparato estatal, educativo, cultural, entre otros.

En el movimiento social panameño, todavía se ve muy fuertemente la presencia de estos elementos, que están tomando fuerza de componentes reaccionarios del bando cívico militar que añoran revivir los tiempos dorados del “torrijismo”.

Las organizaciones populares deben estar muy pendientes del modus operandi de éstos individuos, ya que cuentan con un historial negro por su pasado político que los marca en el oportunismo, en lo reaccionarios y sobre todo en lo neoliberal, aunque algunos traten de reivindicarse o revindicar ese legado defendiendo tales “principios” del régimen, todo esto se encuentra en sus genes políticos.

 

 

¡NI OLVIDO NI PERDON, PROHIBIDO OLVIDAR!

Abdul A. Nieto

11/10/2018

 

 

 

COLABORA CON KAOS