[Revolución feminista en marcha] Cientos de miles de mujeres desbordan las calles de pueblos, ciudades y grandes capitales del Estado español

Publicidad

Cientos de miles de mujeres clamaron ayer en el Estado español y en el resto del mundo, para exigir la igualdad y decir basta al machismo y la violencia cotidiana ejercida contra las mujeres en todos los ámbitos. La exigencia fue de igualdad real, no formal ni declarada en los papeles. Y contra la violencia: extrema con los feminicidios que no paran de crecer hasta las violencias sutiles cotidianas. El BASTA fue alto y claro, avalado por concentraciones de toda dimensión, ya que se dio desde las pequeñas comarcas y pueblos en las que las mujeres (y  hombres)  salieron a expresarse con contundencia hasta las manifestaciones masivas y multitudinarias en las grandes capitales del Estado español.

Y esto es lo que marca que hay una revolución en marcha y que no se detendrá. Porque ayer en Pedrera -municipio de la provincia de Sevilla de aproximadamente 5 mil habitantes- varios cientos de personas de todas las edades (hombres, mujeres, niños y niñas, personas con discapacidad), se autoconvocaron frente a la puerta del ayuntamiento donde leyeron un documento e invitaron a marchar. Y así recorrieron el pueblo (en el que todos los comercios estaban cerrados en adhesión a la fecha),  portando pancartas, cantando consignas, gritando que «Si nosotras paramos, para el mundo»

Pero también… en Madrid cerca de medio millón de personas (el doble que el año pasado) marchó en la tarde desde Atocha a Plaza de España. Salimos durante todo el día a manifestarnos en diferentes puntos de la ciudad, en los barrios, en cada calle, haciendo piquetes, preparando pancartas, cortando calles, gritando lo que nos pasa. Terminamos con la marcha multitudinaria. Los derechos los tomamos, son nuestros. No los suplicamos, no los pedimos, los exigimos y vamos a por ellos.

Que la movilización ya forme parte de los pueblos y también de las capitales del Estado, nos indican que hemos podido profundizar la grieta del sistema patriarcal. Ahora es solo cuestión de tiempo y mantener la fuerza en las luchas.

No hay potencia más contundente contra el fascismo que el feminismo activo y en lucha

Diana Cordero – Redacción Web




Así han informado los medios sobre la jornada de ayer:

Una riada feminista para frenar a la extrema derecha 

Por Marcos Pinheiro

España celebra otro 8M multitudinario que clama por la «imparable igualdad»  y contra el machismo y los que pretenden dar pasos atrás en políticas feministas.

La huelga paraliza la universidad y obliga a suspender el Pleno del Parlamento vasco pero apenas se deja notar en el comercio y los transportes.

La Policía cifra en 350.000 personas la asistencia a la marcha de Madrid, el doble que el año pasado, y en Barcelona la Guardia Urbana calcula 200.000 asistentes.

«Están resurgiendo movimientos que nos reducen a mucho menos que personas, es un momento en el que hay que decir ‘¡Ni hablar!'». El diagnóstico es de una mujer vestida de violeta que aguarda a que comience un acto del 8M en Madrid, pero resume el sentir de cientos de miles, las que otra vez este viernes salieron a la calle en otra demostración de fuerza del feminismo en toda España.

Si la convocatoria de 2018 se reveló como un auténtico estallido por la igualdad y los derechos de las mujeres, este 8M ha supuesto la consolidación de aquel impulso para hacer frente a nuevos retos que el año pasado no estaban. O al menos, no con la misma fuerza: la lucha contra el auge de la extrema derecha que amenaza no solo con frenar la conquista de nuevos derechos, sino con volver a atrás algunas de las conquistas históricas del movimiento.

El 8M del 2018 entró en la Historia. La participación en las marchas se volvió multitudinaria y para las hemerotecas quedó la primera huelga de mujeres en España. Semejante movilización colocó la lucha por la igualdad y los derechos de la mujer en el primer plano de la agenda política, obligó a introducir el feminismo en los discursos públicos y arrojó perspectiva de género en ámbitos tradicionalmente masculinos. Han cambiado algunas cosas desde hace un año, no todas a mejor.

La moción de censura contra el Ejecutivo de Rajoy ha dado como resultado un Gobierno con mayoría de mujeres en el Consejo de Ministros, pero con una debilidad parlamentaria que le ha impedido sacar adelante sus iniciativas más ambiciosas. La fundamental, los Presupuestos que el propio Gobierno de Sánchez llamó «cuentas feministas». Desde aquel estallido de dignidad y colorido en las calles de 2018 que siguió la estela al fenómeno Me Too y con detonantes más cercanos como la controvertida sentencia de La Manada, ha habido también movimientos reactivos.

La extrema derecha, que apenas había logrado un puñado de concejales en ayuntamientos sueltos, se ha abierto paso en las instituciones de forma triunfal con 12 diputados que ya condicionan gobiernos, el primero en la Junta de Andalucía. Y el discurso contra las mujeres de Vox ha arrastrado a partidos que necesitan de sus votos para gobernar y que estaban en los consensos de mínimos sobre políticas feministas. A las puertas de un ciclo electoral que lo decidirá todo en España, Vox amenaza ahora con convertirse en una fuerza decisiva para configurar el Gobierno de España y después en las autonomías y ayuntamientos.

Y a los primeros comicios convocados, las generales del 28A, los cuatro grandes partidos –por supuesto también la extrema derecha de Vox– llevan en la cabeza de sus carteles caras de hombres.

Manifestación estudiantil del 8M en Madrid. Olmo Calvo
Manifestación estudiantil del 8M en Madrid. Olmo Calvo

La segunda edición del 8M multitudinario ha repetido el llamamiento a las mujeres para que salgan a las calles a defender sus derechos e incluso sus vidas. Y el seguimiento ha sido desigual: la universidad ha parado, pero la convocatoria apenas ha tenido seguimiento en el comercio y los transportes. El Parlamento vasco ha tenido que suspender el Pleno por falta de quorum por primera vez.

Piquetes informativos han recorrido las calles más turísticas de la capital. En las plazas se han montado asambleas políticas y picnics familiares. Pero la barbarie no atiende a comunicados o convocatorias y antes de la hora de comer ya había noticias de otro crimen machista: un hombre de 80 años en Madrid que disparó a su mujer con una escopeta de caza y después se suicidó.

Como en 2018, también este viernes ha habido un nuevo llamamiento a una huelga de mujeres que no sea solo laboral –también de cuidados– para mostrar que cuando la mitad de la sociedad se para, se paraliza todo.

Pocos comercios cerrados

Esta edición ha amanecido con menos comercios cerrados que hace un año. El paseo por una calle comercial del norte de Madrid a primera hora deparaba normalidad: tiendas abiertas, incluso algunas de las que el pasado año dejaron bajada la verja. En un comercio de ropa su dueña no ha acudido a trabajar y en su lugar un hombre levanta la persiana metálica del negocio. En la terraza del bar de la esquina desayunan algunos clientes atendidos por la camarera de siempre. En el bajo de una cadena de peluquerías con nombre de hombre cortan el pelo varias peluqueras alineadas ante los espejos. Cuando se les pregunta la razón para no parar, siguen a lo suyo: «Perdona, es que nos pillas liadas aquí trabajando».

De camino al centro-centro de Madrid, aumentan los locales cerrados, que siguen siendo minoría. Un local de estética ha amanecido cerrado, pero sin la reja, para que se puedan leer los carteles de su escaparate: «Sororidad», «no es no»,  «igualdad», palabras impresas en cartulinas violetas junto a mensajes tachados, «patriarcado» o  «ella se lo ha buscado».

En el Metro viajan menos pasajeros de lo habitual, pero en la superficie el asfalto sigue abarrotado de coches. Entre la caravana se cuelan a toda velocidad por el carril izquierdo dos mujeres sobre una bicicleta con banderas violetas. En el otro extremo de la calle dos hombres en una furgoneta blanca bajan la ventanilla para dirigirse a una joven en ropa deportiva: con tono cantarín repiten «hola» un par de veces. Ella no lo escucha, o hace como que no ha oído nada y sigue adelante sin cambiar el gesto. El machismo tampoco sabe de servicios mínimos.

En un pequeño supermercado de la zona la única cajera que decide no responder a si está solo ella porque sus compañeras sí han parado. En los pasillos una fila de mujeres arrastran cestas de la compra como cualquier día. Tras el mostrador, en la tintorería de la misma calle, una dependienta atiende a una mujer que le ha llevado 10 camisas de hombre y que recoge otras 10. En la puerta hay un anuncio -«Tú vive, nosotros lavamos por ti»- junto a la foto de un hombre en camisa y pantalón de traje que se plancha una americana.

Dos estudiantes sostienen una pancarta durante la manifestación del 8M
Dos estudiantes sostienen una pancarta durante la manifestación del 8M ALEJANDRO NAVARRO BUSTAMANTE / MADRID

«Creo que los derechos no se ganan con una huelga, se ganan con argumentos», dice Mariana, dentro de la tintorería. Piensa estar seguro en la manifestación de la tarde cuando salga, «para ver el ambiente». Entre sus argumentos para no secundar el paro cuela críticas al Gobierno: «No me parece bien que ellos impulsen las protestas, son ellos quienes no dan oportunidades a las mujeres».

El Gobierno no ha hecho huelga. La ministra portavoz, Isabel Celaá, y la titular de Trabajo, Magdalena Valerio, han comparecido en la rueda de prensa del Consejo de Ministros. El Ejecutivo «no tienen reconocido» el derecho de huelga, ha dicho Valerio.

El Gabinete de Pedro Sánchez no se ha programado más eventos para este viernes. Y, por la tarde, recordando viejos tiempos, la mayoría de las ministras socialistas se ha colocado tras la pancarta en Madrid: de la vicepresidenta Carmen Calvo, responsable de Igualdad, a los perfiles más técnicos como Nadia Calviño, pasando por Reyes Maroto, Dolores Delgado, Magdalena Valerio, la portavoz Isabel Celáa, María Luisa Carcedo, junto a la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez y la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra.

«Qué guay que hoy venís de morado»

Aunque en los comercios no se hayan notado mucho los efectos del llamamiento a la huelga y esta vez no pueda decirse que el país haya parado, hay otros ámbitos en los que sí se ha notado, fundamentalmente en la educación, desde la escuela infantil a la universidad.

A una escuela infantil en el este de Madrid solo han ido a trabajar las convocadas para servicios mínimos. «Hago huelga para visibilizar y reivindicar un trabajo de cuidados y feminizado como es el nuestro. Un trabajo que nunca ha sido valorado ni respetado», comenta una de las profesoras que se ha ausentado. Otra replica que le gustaría que el 8M sirviese para que las niñas que cada día educan en sus aulas «no sientan miedo ni desigualdad cuando crezcan, porque se lucha por las mujeres de hoy y por las del mañana».

Las profesoras que sí han ido al centro hacen recuento de niños: de los casi 100 que hay habitualmente han ido 57. Este viernes todos comparten el mismo espacio, desde los bebés hasta los de 3 años. «La palabra feminismo genera rechazo cuando en realidad no se sabe qué es el feminismo», dice una de las educadoras del centro que, aunque quería hacer huelga, estaba incluida en los servicios mínimos. «Al final el desconocimiento crea rechazo y cuando este tipo de movimientos alzan la voz, se manifiestan y reclaman sus derechos, se genera un rechazo, como el típico calladita estás mejor», añade.

Las maestras comentan que los padres que han aparecido apenas les han hecho algún comentario sobre los paros. «Que guay que hoy venís de morado», ha dicho uno antes de dejar a su hija a cargo de las profesoras.

Menos huelga pero más organización

A mediodía las calles comienzan a llenarse de mujeres con ropa violeta y carteles sobre el 8M. Dos de ellas, Mari y Gloria, están sentadas en el banco de una plaza a la espera de que se lea un manifiesto. «Está la gente menos caliente este año porque antes de la otra manifestación fue lo de La Manada, pero también tiene que ver con los círculos en los que te muevas», dice Mari. Gloria dice que la movilización de este año es más necesaria porque «están resurgiendo movimientos que nos reducen a mucho menos que personas, es un momento en el que hay que decir ‘Ni hablar!'». Mari meciona a Vox, un partido que ha puesto en peligro derechos ya conseguidos: «Quieren que vayamos para atrás».

La bicicletada feminista del 8M en Madrid. Olmo Calvo.
La bicicletada feminista del 8M en Madrid. Olmo Calvo

En la Plaza del 2 de Mayo cientos de personas se congregan para escuchar la lectura del manifiesto oficial de la convocatoria. Varias mujeres van leyendo fragmentos y la última arranca el aplauso de los presentes al destacar que hay mucha más gente que el año pasado. «Este año nos hemos organizado mucho mejor» cuenta una joven que ha ido al acto con sus amigas. Aunque no haya tanta gente que ha secundado la huelga, ha habido más interés por parte de mujeres que el año pasado no asistieron al 8M, cuenta.

Otra de las integrantes del grupo da sus razones que le han llevado allí. «Tenemos un partido, que es Vox, que nos está amenazando, amenaza nuestros derechos. Bueno, en realidad también están Pablo Casado y Albert Rivera. Son los tres motivos para salir a las calles». Una tercera apunta que algunas de sus compañeras de trabajo han aludido a esas mismas razones para secundar la huelga.

Es el hilo conductor de los mensajes en pancartas, en camisetas y discursos este 8M. El auge de la extrema derecha representado por Vox, que ha logrado atraer al PP a algunas de sus posiciones. Que el feminismo ya no se puede ignorar lo evidencian las respuestas de los partidos.

El nuevo líder de los populares, Pablo Casado, ha combinado estos últimos días supuestos guiños hacia el feminismo con propuestas como revisar la actual ley del aborto. Su partido anunció primero que acudiría a la marcha de este viernes pero reculó a última hora aludiendo a la textualidad de un manifiesto que se conoce desde hace semanas.

Ciudadanos ha tenido que improvisar un nuevo término para usarlo como paraguas de propuestas que no tienen cabida en el feminismo tradicional, como las que piden regular la gestación subrogada y la prostitución. Igual que el año pasado Inés Arrimadas estuvo presente en la marcha y clamó contra los que «quieren hacer del feminismo su cortijo» y a favor del «feminismo moderno que no cambia palabras sino políticas». A pesar del gran estallido social que supuso el 8M de 2018 la derecha sigue buscando su sitio en el movimiento feminista.

Y el grupo ultra Hazte Oír ha pagado páginas de publicidad en algunos periódicos para marcar el rumbo al trío de la foto de Colón. «Casado, Rivera, Abascal, derogad las leyes de género», se lee en el anuncio.

Algunas acciones reivindicativas han ido dirigidas específicamente a ellos, como el «fachitour» que ha programado paradas para protestar ante las sedes de PP, de Vox y también de Ciudadanos. Casado ha tenido que trasladar las declaraciones que tenía previstas en Castellón de la calle a un edificio por la protesta de un grupo de mujeres. El dirigente que hace unas semanas aseguró que las mujeres debían saber lo que llevan dentro en unas polémicas declaraciones sobre el aborto, aprovechó enseguida para vincular las protestas contra él con «la izquierda radical».

A las 13.00 horas en la plaza del Museo Reina Sofía el ambiente es mucho más ruidoso que en el resto de la ciudad. Allí se ha convocado la lectura del manifiesto «Las comunicadoras paramos», que engloba a profesionales de la información y de la comunicación, uno de los motores de la marcha ya desde el año pasado con una huelga que dejó prácticamente sin presencia femenina los grandes medios de comunicación.

También en 2019 ha habido un seguimiento masivo, deslucido si acaso por los rostros más conocidos de la televisión que esta vez sí han presentado sus programas e informativos, a diferencia de lo que ocurrió hace un año. Ana Rosa Quintana y Susana Grisso, las dueñas de las mañanas televisivas, sí se sentaron ante las cámaras. Igual que Ana Blanco que lució de violeta en el telediario de La 1.

A pesar de las ausencias, el de las comunicadoras es el acto más multitudinario a mitad de jornada. Tras la lectura del manifiesto arrancan los primeros gritos de «huelga general» y comienza a calentarse el ambiente para la gran marcha de por la tarde. Un grupo de mujeres de mediana edad que han acudido a la concentración destacan el empuje de las más jóvenes: «A mí con 15 años todo esto me importaba una mierda, y ahora ellas están muy implicadas».

El resto del día transcurre entre diversas convocatorias para entretener la espera hasta las grandes manifestaciones de la tarde. En total se han programado 1.400 actos por todo el país. En el centro de Madrid cantantes como Rozalén y Brisa Fenoy, siempre involucradas con la causa, improvisan conciertos reivindicativos y hay puntos de cuidados donde voluntarios cuidan a los hijos de las mujeres que no tienen con quien dejarlos.

En Valencia ha habido protestas a la puerta del CIE de Zapadores, las estudiantes han recorrido las calles de Madrid, Barcelona y abarrotado Zaragoza. En Bilbao, frente a la fachada del Ayuntamiento se han vuelto a concentrar miles de manifestantes. Según UGT, seis millones de personas han secundado la huelga.

«Voz y no Vox»

Al última hora del día, riadas de gente –sobre todo mujeres pero también hombres–, por las principales avenidas de las capitales. En Madrid la Policía ha calculado 350.000 personas, el doble que el año pasado y siete veces más que las que las tres derechas reunieron en Colón hace unas semanas. En Barcelona la Guardia Urbana apunta otras 200.000. Y cientos de miles más se reparten por las avenidas de las principales capitales.

La de Madrid es la que ha concentrado mayor asistencia y también la más fotogénica de todas. Grupos de mujeres venidas de todos los puntos de la ciudad se han juntado entre la Plaza de Neptuno y Atocha para marchar hacia Plaza de España. Antes de empezar la marcha la Plaza de Cibeles estaba a rebosar. Miles de mujeres han abarrotado el Paseo del Prado, la Castellana y Gran Vía. Entre las pancartas, como el resto del día, mensajes contra la extrema derecha: «Voz y no Vox», «Stop políticos misóginos» o «Vamos a quemar el trifachito».

La gigantesca marcha ha combinado el ambiente festivo y los cánticos contra quienes quieren acabar con los derechos ya consolidados. El sentir general denotaba que este 8M no se trata únicamente de hacer una nueva demostración de poder. Cientos de miles de mujeres buscan ser más que un torrente que inunda las calles con sus reivindicaciones, el muro que frene a quienes tratan de retroceder en las políticas de igualdad.

https://www.eldiario.es/politica/feminismo-inundar-unanime-extrema-derecha_0_875612966.html


La marea feminista conquista las calles de Barcelona y la agenda pública, a pesar del desigual seguimiento de la huelga

Por Ander Zurimendi

Cientos de miles de personas se manifiestan en Catalunya en un nuevo 8 de marzo masivo y festivo. Se confirma que el movimiento mantiene la fuerza del año pasado.

El movimiento feminista ha vuelto a teñir de lila el territorio, desde los pueblos a las grandes capitales. Reedita así el colosal éxito del año pasado, cuando la celebración del 8 de marzo marcaba un punto de inflexión en la historia reciente. Las movilizaciones han vuelto a ser masivas, desde las protestas de los piquetes de huelga y las convocatorias institucionales de la mañana hasta las multitudinarias manifestaciones unitarias de la tarde en las capitales.

Sólo en Barcelona se han reunido unas 200.000 personas, según la Guardia Urbana -260.000 según el cálculo de la Directa-. Pero es que ha habido 10.000 más que lo han hecho en Girona, 10.000 en Tarragona, unas 3.500 en Sabadell, unas 3.000 en Lleida, y varios miles en Terrassa o Vic. Y la lista podría seguir. Y a todo esto hay que sumar el resto de movilizaciones que ha habido durante todo el día, con manifestaciones numerosas al mediodía en muchos municipios.

Como ya es tónica habitual en los últimos ciclos de movilizaciones, hoy ha habido más manifestantes (muchos más) que huelguistas. Dicho de otro modo: la revolución cultural que ha supuesto la conquista de la agenda pública por parte del feminismo (a nivel social, comunicativo, político…) no parece haber venido acompañada de la utilización de la huelga como herramienta reivindicativa equivalente.

La huelga laboral de 24 horas no ha sido secundada mayoritariamente, aunque los paros de dos horas sí que han tenido un mayor seguimiento (especialmente entre sectores de la administración pública). Donde sí ha sido masivo el seguimiento es en las universidades, tanto entre los estudiantes como entre el profesorado.

Asistentes a la manifestación de Barcelona por el Día Internacional de la Mujer. EFE/Marta Pérez

Asistentes a la manifestación de Barcelona por el Día Internacional de la Mujer. EFE/Marta Pérez

Las protestas se han dejado notar desde primera hora de la mañana. El tono alegre ha marcado toda la jornada, en la que las mujeres activistas iban encontrándose en el espacio público y se reconocían mutuamente con complicidad. Por la cabeza de todos pasaba la sensación de vivir una movilización histórica. En Barcelona, por ejemplo, la cabecera de la manifestación tenía problemas para avanzar por la Gran Vía. Sin salir oficialmente desde la plaza Espanya, todo el recorrido hasta plaza Universitat estaba parcialmente cubierto por la riada de manifestantes que avanzaban en contra dirección.

Las mujeres racializadas abren la marcha

Con el lema «feminismo para cambiarlo todo», un numeroso grupo de mujeres migradas y racializadas sostenía la pancarta principal. Este primer bloque era no mixto, de forma que las organizadoras han tenido que emplearse a fondo para evitar que hombres despistados entraran. Seguidamente ha llegado una festiva carroza, desbordante baile desde el improvisado escenario y música animada por los altavoces. Tampoco han faltado las batucadas y todo tipo de grupos de percusión y cultura popular. Más tarde se encontraban las organizaciones sindicales, en el que por el número de banderas corporativas destacaba UGT, a pesar de que CCOO y CGT también eran visibles, con los logos maqueados de violeta para la ocasión. La CNT se encontraba mucho más apartada, y de su bloque salían precisamente consignas contra «comisiones y UGT», fundamentalmente por haber promovido convocatorias de dos horas de huelga y no de todo el día.

De entre los partidos políticos destacaba el bloque de ERC, con grandes carteles pidiendo la libertad de las presas Dolors Bassa y Carme Forcadell. Ernest Maragall y Gabriel Rufián se han situado hoy en segunda fila, detrás de una pancarta encabezada, entre otros, por la republicana Marta Vilalta, portavoz de la formación. La marcha ha terminado en la plaza Catalunya donde la actriz Alba Flores, la periodista Natza Farré y la activista por los derechos de la transexual Sofía Bengoetxea han denunciado la «represión contra el movimiento feminista», la «justicia patriarcal», la criminalización de la protesta social o la discriminación laboral. En el texto, Bengoetxea también ha pedido la libertad de los «presos políticos» juzgados en el Tribunal Supremo.

Una imatge de la manifestació de la tarda del 8-M a Barcelona. JOEL KASHILA.

Una imagen de la manifestación de la tarde del 8-M en Barcelona. JOEL KASHILA.

El 8M ha sacado sin duda toda la espontaneidad de las manifestantes, que han llevado en masa cartones caseros con rimas creativas. También se han visto muchísimas mejillas en la cara pintadas con el símbolo feminista, así como escenas de selfies colectivas con sonrisas de oreja a oreja. Desgraciadamente, también ha sido un día en el que se ha constatado la necesidad y urgencia feminista, con la consecuencia más dolorosa del patriarcado: hoy ha habido un nuevo feminicidio, en este caso en Madrid.

Del feminismo liberal al ‘mansplaining’

Todo esto ha ocurrido hoy, en el primer aniversario del 8M del año 2018. El resurgir. El tsunami feminista. A menudo, los periodistas exageramos a la hora de adjetivar los eventos sociales. Otoño caliente, primavera de tal, la marea de que… Pero sin duda, no hubo ninguna exageración en la eclosión del año pasado. Es tan claro que el feminismo se ha convertido transversal que nadie ha querido quedarse fuera. Ciudadanos, por ejemplo, ha acuñado el “feminismo liberal», siendo acusado de intentar apropiarse de la figura de la legendaria sufragista española Clara Campoamor.

Asistentes a la manifestación de Barcelona por el Día Internacional de la Mujer. EFE/Marta Pérez

Asistentes a la manifestación de Barcelona por el Día Internacional de la Mujer. EFE/Marta Pérez

El PP no se ha sumado a las manifestaciones, pero sí que se ha visto obligado a explicar los motivos (cosa que antes no tenía que hacer). E incluso ha tenido que organizar un acto propio con un lema incluido: «No hablamos por ti, hacemos para ti». En lo que ambos coincidieron fue en el mansplaining de sus líderes: tanto Casado como Rivera han hecho solemnes declaraciones a prensa en las que ellos hablaban, mientras que un nmeroso grupo de mujeres de los respectivas formaciones hay asentía, en silencio, tras él.

Las marchas no-mixtas se consolidan

Vivimos tiempos líquidos, que diría Zigmunt Baumann, en el que todo el mundo se autocalifica como feminista. Tanto desde las filas de las derechas, como de las capas de la sociedad más despolitizada. De hecho, la posición de los hombres con relación al feminismo (y a la huelga) gana controversia a medida que el feminismo ensancha las bases. Pero no sólo hacen mansplaining los conservadores, sino que también se da en movimientos sociales, partidos, sindicatos, etc. Las marchas de antorchas nocturnas no mixtas (y las cabeceras exclusivamente para mujeres, lesbianas y trans) han generado no poca incomprensión por parte de un sector de los hombres. Tampoco ha sido una rareza, hoy, ver a hombres gritando más que nadie, sosteniendo una pancarta o publicando artículos de opinión en prensa. Sin embargo, el proceso habitual suele ser el de entender los motivos y terminar defendiendo el espacio no mixto, con el paso del tiempo.

No hay, pues, que elevar la anécdota a categoría. Hoy ha sido, básicamente, la demostración de que el feminismo es ahora mismo el movimiento social con más capacidad movilizadora. Y capacidad de entusiasmar.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More