Respuesta al documento “Ante la situación Económica Nacional” elaborado por economistas neoliberales de Venezuela

Publicidad

Algunas líneas desde la izquierda para darle respuesta al documento: “Ante la situación Económica Nacional” elaborado &nbsp por los economistas neoliberales de Venezuela.

Las ideas que desarrollaremos a continuación tienen como objetivo central analizar desde una perspectiva diferente la situación política, económica y social. Ello en respuesta a la posición fijada por un conjunto de economistas en el documento denominado: “Ante la situación Económica Nacional”[i], recientemente divulgado por los medios de comunicación social nacionales.

De entrada, resulta cínico que ese grupo de “economistas” que critican la revolución, sean los mismos que en la década de los años 60, 70, 80 y 90 demostraran –y siguen demostrando- su incapacidad de generar una política económica acertada que propiciara un desarrollo armónico del aparato productivo del país; y ahora pretendan presentarse con la cara muy lavada con una visión mecanicista y simplista, que supuestamente debería iluminarnos el camino a recorrer, mediante la aplicación del recetario promovido por el neoliberalismo salvaje: la libertad económica, autonomía del BCV, el derecho a la propiedad… entre otras, como medidas que se traducirán en la máxima felicidad y prosperidad de nuestro pueblo.

No es secreto para nadie la posición política de los compañeros y compañeras que respaldan con su nombre el referido documento. Es trabajo de los revolucionarios y revolucionarias analizar ese documento desde una perspectiva de clase, que nos permita neutralizar la carga ideológica que allí subyace, y cuyo propósito no es otro que socavar las bases de esta revolución. Arma mediante la cual nos han enlazado estrechamente con el capitalismo, como nos decía Marx, la ideología dominante es la ideología de la clase dominante.

La economía venezolana y el capitalismo rentista

La historia económica de Venezuela es sumamente compleja. Con la aparición del petróleo se generó una intensa migración poblacional del campo a las ciudades, que hoy en día se manifiesta a través del escueto desarrollo de la agricultura. Es decir podemos afirmar como lo hace Ramón Losada Aldana en el prologo al Manifiesto del Partido Comunista, edición venezolana, lo siguiente: “…El proceso y efecto en la totalidad venezolana impulsadas por la explotación petrolera sobre la economía agrícola, los tituló acertadamente Arturo Úslar Pietri como el tránsito de una Venezuela a otra. Quizá por la vía intuitiva, la observación y la inteligencia, el autor, sin proponérselo, expresaba, en sintética fórmula venezolana, la tesis de que las modificaciones en la estructura económica se proyectan necesariamente sobre el todo social…” [ii]&nbsp

La industria pesada nunca logró asentar sus bases en Venezuela, pese al esfuerzo que realizaron los gobiernos -neoliberales- de turno para encaminar la economía venezolana por la senda de la industrialización y del desarrollo. Entre esos esfuerzos tenemos la política de Sustitución de Importaciones que se implemento con mucha fuerza en la década de los años 60 en Latinoamérica. La cual pretendía generar un parque industrial que permitiera a Venezuela despegar definitivamente hacia la senda del desarrollo y el crecimiento sostenido. No podemos dejar de mencionar que dicha política fue impulsada por muchos de esos economistas que hoy día vociferan pestes contra la revolución bolivariana.

Al evidente fracaso de la ISI como política para el desarrollo industrial -finales de los 70 principios de los80- los economistas neoliberales –la gran mayoría de los que firman el documento- guiaron al país plegándose a las políticas neoliberales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, como la solución perfecta para el desarrollo de nuestra economía.

Las políticas neoliberales que invisibilizaron a los sectores populares, fueron el caldo de cultivo para fomentar la subjetividad revolucionaria del pueblo, la cual se manifestó 18 de febrero de 1983 con el conocido “VIERNES NEGRO”.

A partir de entonces las políticas económicas de los gobiernos de &nbsp Luís Herrera Campíns y Jaime Lusinchi no fueron capaces de frenar los espirales inflacionarios, que se tradujeron en un fuerte proceso de desinversión.

La caída de los precios del petróleo produjo una notable disminución de las exportaciones petroleras. Ello aunado con el inicio de la crisis de la deuda en América Latina, que desembocó una fuga masiva de capitales y el consecuente debilitamiento de las reservas internacionales; factores que hicieron inminente una devaluación, hasta ese día el dólar se cotizó libremente en el país al valor de 4,30 bolívares.

Desde entones la devaluación constante del bolívar, complicaciones con el pago de la deuda externa, acelerado deterioro del poder adquisitivo y la implantación del nefasto control de cambio conocido bajo el nombre de: “RECADI, genero una inestabilidad económica que afecto notablemente la estabilidad cambiaria del Bolívar.

Producto de la Inestabilidad económica que se generó durante los gobiernos de Luís Herrera Campíns y Jaime Lusinchi El gobierno de Carlos Andrés Pérez implemento el programa de ajustes macroeconómico: “PAQUETE ECONOMICO” que consistió en liberación de precios, eliminó el control cambiario, liberó las tasas de interés activas y pasivas, incrementó los servicios públicos, aumentó en 30% de los precios de la gasolina y las tarifas del transporte público. Todas estas medidas fueron el catalizador&nbsp para el conocido “CARACAZO”. Una serie de protestas y disturbios que iniciaron el 27 de febrero de 1989 en la ciudad de Guarenas, y que posteriormente se trasladaron a Caracas, producto de la implementación de las políticas neoliberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Las Fuerzas Armadas del Ejército, la Guardia Nacional y la Policía Metropolitana acribillaron a mansalva a los protestantes, durante varios días y noches.

El descontento social se esparció rápidamente por todas las esferas de la sociedad, invadiendo el seno de las Fuerzas Armadas. Para 1992 un grupo de militares intentaron un fallido golpe militar el 4 DE FEBRERO DE 1992 contra el presidente Carlos Andrés Pérez.

En fin, una serie de convulsiones sociales, que en esencia son expresiones concretas de la lucha de clases que ha marcado el desenvolvimiento de la historia económica del país.

Los resultados hoy en día son obvios, no logramos industrializarnos, se incrementó la subordinación de la economía a nuestro principal recurso (el petróleo) y a su vez se consolidó una burguesía parasitaria e improductiva, que dada su incapacidad y dependencia del Estado ni siquiera se encuentra en condiciones de actuar como verdaderos capitalistas. Esto se ha traducido en un gran problema; pues como lo dijo Marx una vez, el único aspecto revolucionario del capitalismo fue la repotenciación -hasta límites inimaginables- que le imprimió al desarrollo de las fuerzas productivas, permitiendo así&nbsp superar el orden económico, social y político atrasado como lo era el Feudalismo.

Contexto Internacional: Crisis Sistémica del capitalismo.

El capitalismo atraviesa una crisis de múltiples dimensiones, que para muchos estudiosos tiene su origen cuando en 1971 el Presidente Nixon decide la no convertibilidad. Generando un sistema de pagos que estaba alineado con los intereses y necesidades de la Economía Norteamericana.

Por otro lado, la desaparición del socialismo real, fue el catalizador que permitió esparcir por el mundo entero el apetito de enriquecimiento y consumismo promovido por la ideología del sistema imperante: El capitalismo en su fase superior imperialista de acumulación.

El capitalismo, es hoy lo más reaccionario que pueda existir. El desarrollo de las fuerzas productivas ha llegado a niveles tan inimaginables, que necesariamente conllevan a la transformación del capitalismo en un sistema imperialista, en el cual los tiempos de la competencia y la libertad del comercio han sido sustituidos por la implementación de los monopolios y Oligopolios económicos.

Situación que expande los límites de acción del capitalismo en su fase imperialista dentro de los viejos Estados Nacionales a todo el mundo. El proceso de concentración y centralización del capital va generando una marcada repartición del globo terrestre en función de esta burguesía financiera, que a través de los grandes oligopolios conquistan terrenos dotados de materias primas y mano de obra barata que sirvan de base para invertir sus capitales y así poder&nbsp continuar la valorización del capital.

El sistema capitalista actual, se encuentra dominado por unos pocos oligopolios que controlan distintas ramas de la economía mundial -servicios, industrial, bancos, entre otros.-. De allí proviene la idea esgrimida por el Economista Samir Amin de la financiarización de la economía.&nbsp

El proceso de inversiones que se estaba dando -sin limitaciones de ningún tipo- en el mercado financiero para valorizar los capitales, era según algunos cálculos 1500 veces su valor, es decir, el volumen de las transacciones financieras era muy superior a la base productiva; el PIB mundial, que crecía a una tasa que ofrece rendimientos muy inferiores a la que proporciona el mercado financiero.

El capital pensó haber conseguido una válvula de escape a través de la cual se pueda revertir la tendencia decreciente de la tasa de ganancia -como muy bien los señaló Marx en sus conocidos estudios- a través de la especulación de dinero; dinero creando más dinero sin pasar por el conocido proceso de valorización -también desarrollado in extenso por Marx- que le proporciona la explotación de la fuerza de trabajo.

De allí la burbuja financiera impulsada por el crecimiento desmesurado del sector inmobiliario que estalló en la economía Estadounidense. Producto de la Globalización de los mercados financieros, la crisis se esparció por todo el mundo, trasladándose a la economía real, provocando una recesión económica que hoy en día la percibimos cuando miramos los indicadores económicos de economías como la de México que retrocedió en 8 puntos porcentuales su PIB, Japón con un enorme retroceso de 14 puntos porcentuales, es decir, la realidad material de la economía japonesa, las condiciones objetivas activan el mecanismo para el surgimiento de las condiciones subjetivas de los movimientos revolucionarios que se agrupan en torno al Partido Comunista de Japón, con el interés de sepultar el sistema capitalista.[iii]

Actualmente el desempleo crece de manera exponencial en las grandes economías, el proceso de inversión está paralizado y cada día más se violenta los derechos de los trabajadores.[iv]

Esta es una breve descripción que nos permite ver lo que acontece en el resto del mundo, dado que no tener presente este pequeño marco teórico, nos resulta trivial intentar entender la situación venezolana. Venezuela forma parte de un sistema mundial que se encuentra en un proceso de desarrollo y afianzamiento de la globalización neoliberal -la única que conocemos-. A partir de este contexto debemos trazar una estrategia integral, que enmarcada en un programa de lucha que nos oriente, nos permita agitar las subjetividades revolucionarias que aun no despiertan del todo en la región, para sepultar la barbarie capitalista.

Contexto Nacional: La Revolución Bolivariana y la Economía Nacional.

Ciertamente nuestra economía padece de ciertas debilidades, como lo es el rentismo. Sin embargo el rentismo en si mismo no es malo, lo pernicioso del rentismo radica en cómo se empleó esa renta. Estamos seguros que como la estamos utilizando en estos momentos apunta hacia la diversificación del aparato productivo y a la industrialización de la economía venezolana. Y nuestra convicción no radica en un fanatismo, o en una posición sentimental. No, se basa en los distintos indicadores sociales y económicos que nos dan la razón, y a su vez el creciente respaldo que manifiesta la sociedad venezolana a la gestión del comandante Chávez[v].

El gasto público lejos de ser una debilidad –como nos lo dicen estos economistas burgueses– es una variable clave, para entender el dinamismo económico y el bienestar social que han caracterizado estos años de revolución.

La economía venezolana a pesar de ese oscuro panorama que perturba la economía mundial, presentó un crecimiento de su PIB de 0,3%[vi]. Lo cual se traduce en 22 trimestres consecutivos con un crecimiento sostenido, que es producto de una eficiente política que implementa el Estado venezolano.

A su vez, contamos con un nivel de reservas internacionales per cápita que sitúa a Venezuela entre los países mejor posicionados del mundo. Un sistema financiero estable aunado a un crecimiento económico del 7% anual en promedio en los últimos 5 años. De ahí que “organismos multilaterales” como la CEPAL exprese en sus informes que Venezuela es uno de los países que se encuentra en mejor condición para afrontar la actual crisis sistémica que atraviesa el capitalismo.

La prioridad del gobierno –antes de la crisis y en el desarrollo de esta- ha sido fortalecer y motorizar la inversión pública con el interés por una parte, de dinamizar la economía y por otra lado contrarrestar el parasitismo que presenta la burguesía nacional[vii], que hace varios años se abstiene de realizar cualquier tipo de inversión que dinamice nuestra economía.

No podemos perder de vista que las fallas que aún persisten en el seno de la economía venezolana, son estructurales, características de una economía que se encuentra en un complejo proceso de transformación.

VIVA EL COMANDANTE CHAVEZ!!

VIVA LA REVOLUCIÓN!!!

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!!

&nbsp

Asociación Bolivariana de Economía Socialista.

Elio Córdova

[email protected]

&nbsp

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More