Respuesta al artículo «La irresponsabilidad del consumo responsable…»

Muy interesante el artículo. Ciertamente, pone de manifiesto algunas tendencias que deberían ser replanteadas en el ámbito del consumo responsable y que se deben debatir en los colectivos que se dediquen a ello.

&nbsp Pero algunos planteamientos me parecen desacertados, siendo a mi juicio un poco exagerado el título. Quizá haya, como en todo, fallos y contradicciones dentro de los grupos de consumo responsable, pero no problemas de base tan graves como para considerarlo "irresponsable".

Creo que el principal desacuerdo puede surgir si se considera que las defensoras del consumo responsable (CR) presentamos a éste como un objetivo en sí, como un modelo a alcanzar. No es así. El CR es una herramienta para lograr cambios. No es la maqueta del mundo ideal que buscamos, es un ladrillo para construir ese mundo (junto a otros más).

Se me ocurren varios comentarios a los argumentos utilizados en el artículo:

– "No parece que la sociedad que favorece el consumismo sea el capitalismo, término que ni se menciona." -&nbsp Supongo que eso dependerá del texto consultado, seguro que en muchos hacen referencia directa al capitalismo. Como muy bien dice el autor al principio, no se evalúa lo que dicen todos los defensores del CR. No obstante, aún en el texto usado como referencia por el autor, se habla de "este modelo económico", y está claro cuál es.

&nbsp – "Tampoco el papel que las personas tenemos asignadas en el sistema es el de ser meros consumidores, sino también la de meros productores de riqueza y meros ausentes de la gestión de la sociedad capitalista. Antes que consumidores, el sistema nos obliga a ser productores de riqueza para los empresarios si queremos consumir." – Cierto. Pero si queremos lograr cambios, ¿por dónde empezamos? ¿Que cada una de nosotras cuide sus hábitos de consumo o que cuide sus hábitos de producción? Es evidente que quien pueda salirse del modelo en la parte productiva, ¡adelante! Disfruta mucho con tu nuevo trabajo (o con las nuevas condiciones en tu antiguo trabajo). Pero en principio es más fácil para la mayoría modificar su consumo. En eso nos centramos. Pensando también que eso ayudará a modificar la parte productiva. Aunque es verdad que a veces se olvida esto último y es muy importante recordarlo.

– "Pero la motivación del sistema es la generación y apropiación de la riqueza productiva en la forma de excedente o beneficio. Esto es posible en la medida que uno de los circuitos del capital, comprar para vender, se realiza y se repite permanentemente en toda su extensión. (…) Cuando este circuito se interrumpe continuadamente, el sistema entra en recesión o crisis, dependiendo de la gravedad en la caída de la tasa de ganancia." – En eso estamos de acuerdo. Por eso el CR trata, por un lado, de replantear los hábitos personales de consumo para romper el circuito "comprar para vender", y por otro lado, evitar la acumulación de la riqueza en aquellas personas que pretenden apropiársela, intentando que se reparta entre muchas más.

– "La lucha oligopolio / monopolística entre los capitalistas por el control de los mercados y el reparto de los beneficios conduce a que cada empresa intente reducir sus costos en las dos direcciones posibles: abaratamiento de la mano de obra (reducción del consumo, o disminución voluntaria mediante el consumo responsable) y reducción de precios de los recursos naturales (materias primas y energías)." – Cierto, pero aquí se mezclan cosas, y es una idea que se repite en el texto, muy equivocada a mi entender. Abaratar la mano de obra no es lo mismo que reducir el consumo, no mezclemos. Precisamente, si se plantea reducir el consumo es para varias cosas: reducir el impacto ambiental (gastar menos recursos), liberación personal (poder trabajar menos), permitir dirigir nuestros gastos hacia entidades que realicen su producción más de acuerdo a nuestros ideales (la razón de muchas personas para no satisfacer sus necesidades en empresas de economía social es que son más caras y no les llega el dinero. Dinero que muchas veces sí da para la tele de plasma, por ejemplo. Se trata de cambiar las preferencias).

– "Si las clases asalariadas aceptamos voluntariamente, mediante la práctica del consumo responsable, vivir austeramente con menos ingresos, estamos abaratando el coste de mantenimiento y reproducción de la mano de obra, estamos facilitando al capitalismo el que pueda aumentar fácilmente su tasa de plusvalía relativa." – Lo mismo de antes. Hay que pensar que esa plusvalía de la que se habla, la obtienen si les compramos a ellos. Si no lo hacemos, no sacan beneficios.

– "Es decir, y conviene repetirlo, pronunciarse en contra del consumo (o del decrecimiento), una necesidad sistémica que tiene el capitalismo de abaratar la mano de obra y de crecer, implica que no se está en contra del capitalismo." – Entonces, ¿lo anticapitalista es pronunciarse a favor del consumo? Cierto es que reducir el consumo, por sí sólo, no implica intentar cambiar el modelo, pero es un primer paso. Desde luego, lo contrario sólo favorece dicho modelo.

– "Como resumen, el mero hecho de consumir responsablemente no es posible ni objetivo suficiente, pues quizás pudiese dar lugar a otro modelo de consumo que no fuese incompatible con la explotación y el dominio de clase. No nos garantiza la salida del capitalismo, y menos establece un proceso para salir de una sociedad clasista, explotadora, jerárquica." – Totalmente de acuerdo (quitando lo de "no es posible" y "menos establece"). Esta es una reflexión imprescindible para todos los colectivos que trabajen en este ámbito. Lo que decía al principio: el objetivo no es lograr un consumo responsable y punto. El objetivo es cambiar el modelo económico-social, y para ello el consumo responsable puede aportar su grano de arena. En eso estamos.

– "Hábil y de forma paulatina, el capitalismo verde y ético ya va incorporando progresivamente estas propuestas y a sus defensores." – El mercado intenta hacerse con todo lo que funciona, está claro. Y habrá gente que caiga en la trampa y se pase al "capitalismo responsable". Pero oye, ¡un poco de confianza! A mi aún no me ha captado, y diría que no lo va a hacer. Igual que al autor no le ha absorbido el capitalismo y él también dirá que nunca lo hará. Ninguno podemos ponernos como ejemplo de pureza ideológica y acusar a otras personas. Habrá de todo. Pero presuponer lo peor y meternos a todas en el mismo saco es echar por tierra mucho trabajo (y muy bueno), demonizar algo que está creando alternativas reales al modelo capitalista. En definitiva, tirar piedras sobre nuestro propio tejado.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS