Resistencias (comunistas) antiestalinistas

Este es mi amor, hermanos, este esfuerzo

denso, maduro, alto,

estos dedos agónicos y este

manojo de entusiasmo.

Yo no os amo dormidos:

Yo os amo combatiendo y trabajando,

haciendo hachas deicidas,

libertando.

Amo lo que de dioses se os revela

ante el miedo y el látigo,

lo que suda, viviente y guerrillero,

en el fondo del hueso americano,

lo que es amor no siendo más que carne,

lo que es lucha no siendo más que paso,

lo que es fuego no siendo más que grito,

lo que es hombre no siendo más que árbol.

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

Jorge Debravo, “Este es mi amor”[1]

Si tienen alguna duda de lo que fue el estalinismo, si tienen alguna duda sobre aquella infamia ilimitada -no siempre rechazada con la contundencia deseable por sectores minoritarios y acaso no siempre bien informados de las izquierdas- contra los trabajadores y trabajadoras soviéticos, contra el propio partido bolchevique, contra la URSS, contra la causa del socialismo en el mundo, si tienen algún sombra de duda sobre la altura humana de aquel antiguo revolucionario georgiano que llegó a ser Jefe del Estado soviético, lean Lo que no puedo olvidar.

Si lo saben, si no olvidan y no tienen duda alguna sobre aquel inmenso error y horror, léanlas también. Nada (o casi nada) les parecerá superfluo.


[1] Como en tantas otras ocasiones y temáticas, sé de la existencia de la poesía de Jorge Debravo por Santiago Alba Rico.


Todo el documento en el archivo adjunto&nbsp &nbsp

&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS