República «Americana de Weimar» ¡Allá vamos! El Histeria-Virus agrega $ 10 bn a la deuda nacional – GR

Traducción tarcoteca – Post-Republic «Weimar America», Here We Come! Virus Hysteria Adds $10 Trillion to the National Debt – Global Research 12.4.2020 por Mike Whitney

Pandemia de miedo

No hay duda de que el coronavirus es una infección grave, que puede provocar enfermedades graves o la muerte. Tampoco hay duda de que la «histeria viral» se ha utilizado para otros fines. Wall Street, por ejemplo ha utilizado el pánico de los virus para avanzar en su propia agenda y obtener otra ronda de rescates de billones de dólares [bn, 10 elevado a la 12 $]. De hecho, tardó menos de una semana en lograr que el pusilánime congreso afrontase un despilfarro masivo de $ 2.2 bn sin que siquiera uno solo triste congresista pronunciase un murmullo de protesta. Eso tiene tendría que suponer algún tipo de record.

En 2008, en pleno pico de la crisis financiera, el Congreso votó «Nai» al proyecto de ley TARP [Ley para el rescate de la banca de 2008] de $ 700 mm [mil millones]. Algunos lectores podrán recordar cómo varios congresistas republicanos se unieron valientemente y pusieron panza arriba «al gato» de Wall Street. Eso no sucedió esta vez. A pesar de que la factura es tres veces mayor que la TARP ($ 2.2 bn), nadie levantó un dedo para detenerlo. ¿Por qué?

Miedo, eso es. Todos en el congreso estaban muertos de miedo por que si no aceleraban este canje de deuda a través de la Cámara la economía colapsaría mientras que decenas de miles de cadáveres se amontonarían en las ciudades por todo el país. Por supuesto, la razón por la que creyeron estas tonterías fue porque los estúpidos expertos en enfermedades infecciosas aseguraron con confianza a todos que el recuento de cadáveres sería «de cientos de miles si no millones». ¿Recordáis esa ficción? La estimación más reciente se encuentra en algún lugar cercano a los 60.000. No es necesario decir que la diferencia entre 60.000 y «millones» es algo más que un error de redondeo.

Así nos lo vendieron, ¿verdad? No tanto como a los del congreso, pero, de todos modos, nos han mentido y nos han esquilado. Y la gente que va a machete ha tenido mucho éxito aprovechando la histeria y promoviendo sus propias agendas.

Tal vez hayas notado el espeluznante resurgimiento de los Bill Gates y la Gestapo de las Vacunas [los que quieren imponer un carnet inmunitario] o el NWO de Henry Kissinger advirtiéndonos de que «el mundo nunca será el mismo después del coronavirus». ¿Qué saben estas personas que nosotros no sabemos? ¿No hace sospechar un poco?

Y cuando ves anuncios sin parar en la televisión que dicen que «te laves las manos» o «mantén la distancia» o «quédate en casa» y, oh sí, «Estamos todos juntos en esto», ¿no te empiezas a rascar la cabeza preguntándote quién demonios está orquestando esta farsa de virus y qué tienen realmente pensado para nosotros, la masa sucia?

Al menos en el caso de Wall Street, sabemos lo que quieren. Quieren dinero y mucho.

La nueva Estafa de Wall Street

¿Habéis echado un vistazo al proyecto de ley CARES de $ 2.2 bn que Trump acaba de promulgar hace un par de semanas? Es una lectura bastante espesa, así que os ahorraré el esfuerzo. Aquí hay un desglose aproximado:

– $ 250 mm se destinarán a los cheques de $ 1.200 que la mayoría de nosotras recibiremos en un par de semanas.

– Y se proporcionarán $ 250 mm para los subsidios extendidos del seguro de desempleo.

Eso son $ 500 mm.

Los trabajadores obtendrán $ 500 mm, mientras que Wall Street y la Corporate America obtendrán 3 veces esa cantidad. ($ 1.7 bn). E incluso eso es una mera fracción de la suma total porque, oculto en la letra pequeña, hay una sección que le permite a la Fed aumentar el capital base en 10 a 1 ($ 450 mm a $ 4.5 bn) lo que significa que la Reserva Federal puede comprar tantos bonos «tóxicos» y activos basura como le plazca. 

La Fed se está convirtiendo en un fondo de cobertura [hedgo found] ya que compra el fango que se ha acumulado en los balances de las corporaciones e instituciones financieras durante la última década.

Ésta es otra gigantesca estafa que se ha ocultado hábilmente detrás del ridículo sobresalto del coronavirus. Es irritante.

El Congreso aliado de Wall Street

Así que ahí va la pregunta: ¿Crees que el Congreso sabía que los trabajadores solo recibirían una miseria mientras que la mayor parte del pastel iría a Wall Street?

Es difícil de decir, pero ciertamente sabían que la economía se estaba desmoronando y que $ 500 mm no iban a hacer mella en una economía de $ 20 bn. En otras palabras, incluso si todos saliesen y gastasen sus miserables cheques de $ 1,200 el Día 1, todavía experimentaremos la contracción económica más aguda registrada, una segunda Gran Depresión.

¿Podrían haber alzado la voz en el Congreso antes de votar por trinchar este pavo de un billón de dólares? Tal vez deberían haber pensado un poco más sobre cómo debería distribuirse el dinero: ¿debería ir a las personas que realmente compran cosas, generan actividad y producen crecimiento, o a la clase de parásitos que hacen explotar el sistema cada década y arrastran a la economía hacia el fondo de un agujero negro? Esas parecen ser el tipo de cosas que es posible deseases saber antes de aprobar una  factura de varios billones de dólares y que se supone que arreglaría tu economía.

También vale la pena señalar que $ 5.8 bn no son la cantidad total que Wall Street de hecho obtendrá. La Fed ya gastó $ 2 bn a través de su programa QE (para apuntalar el disfuncional mercado de repos, [deuda respaldada por el estado]) y el presidente de la Fed, Jay Powell, anunció el jueves que otros $ 2.3 bn en préstamos y compras se utilizarían para comprar bonos municipales, bonos corporativos y préstamos a pequeñas empresas [más rescates].

La asignación para las pequeñas empresas, que se enmarca en el Main Street Lending Program, ha sido ampliamente cacareada como un signo de cuánto le importa realmente a la Fed las empresas en dificultades que emplean a la mayoría de los estadounidenses que trabajan. Pero, una vez más, es una farsa y un engaño. El programa está en camino de obtener un financiamiento de $ 600 mm, de los cuales el Tesoro de los Estados Unidos proporcionará el capital base de $ 75 mm. El resto será apalancado en 9 a 1 por la Fed, lo que significa que es más humo y espejos [por que no hay capital privado que se atreva a respaldarlo].

La creación de Otra burbuja

Lo que los lectores deben darse cuenta es que el Tesoro ha aceptado asumir el riesgo del crédito para todos los préstamos que quiebran. En otras palabras, el pueblo estadounidense ahora está comprometido con el 100% de todos los préstamos que irán a pique, y habrá muchos porque los bancos no tienen motivos para encontrar prestatarios solventes [para eso están el tesoro y la fed]. Obtienen un pico del 5%, ya sea que los préstamos pinchen o no. Y, así, amigos míos, así es como se incentiva el fraude que, como señaló Bernie Sanders, «es el modelo comercial de Wall Street».

También ayuda a explicar por qué Trump ha rechazado repetidamente la supervisión del Congreso de los diversos programas de rescate. Es lo suficientemente inteligente como para reconocer una buena estafa cuando la ve, y esta es de campeonato. El gobierno esencialmente está restregando billones de dólares a las narices de las hienas más hambrientas del mundo esperando que no actúen según su carácter. Pero, por supuesto, actuarán como manda su carácter y cientos de miles de millones de dólares serán succionados por diseñar los trucos que descubrirán cómo juega el sistema y convertirán todo el fiasco en otra operación de saqueo de Wall Street. Puedes apostarlo.

¿Cuál es el recuento final?

Bueno, según el principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, la primera cuota de rescate es de $ 6.2 bn (después de que la Reserva Federal aumentase la contribución del Tesoro de $ 450 mm). Luego están los $ 2.3 bn en programas adicionales que la Fed anunció el jueves.

Finalmente, el programa QE de la Fed agrega otros $ 2 bn en compras de bonos a partir del 17 de septiembre, cuando el mercado de repos se vuelva loco.

En total, la suma total asciende a $ 10.5 bn.

Ya sabéis lo que dicen: «Un billón aquí, un billón allá, muy pronto estás hablando de dinero real».

Por supuesto, nadie en Capitol Hill se preocupa por trivialidades tales como el dinero real, porque «Somos los Estados Unidos de América y nuestro dólar siempre será el Rey». Pero hay un defecto fundamental en este tipo de pensamiento. Sí, el dólar es la moneda de reserva mundial, pero ese es un privilegio del que Estados Unidos ha abusado a lo largo de los años, y ciertamente no va a sobrevivir a esta última caída del helicóptero loco [en referencia a la teoría del dinero helicóptero]. No, no estoy sugiriendo que EEUU no pague nunca su deuda, eso no va a suceder. Pero sí, estoy sugiriendo que Estados Unidos tendrá que pagar sus deudas en una moneda que ha perdido una cantidad significativa de su valor.

Una no tiene que ser Einstein para darse cuenta de que no se puede imprimir de ninguna manera $ 10 o $ 20 bn sin erosionar el valor de la moneda. Es obvio. Los bancos centrales de todo el mundo están ahora mismo mirando a sus montones de dólares y pensando: «Hmmm, ¿tal vez es hora de que cambie algunos de estos billetes por yenes, euros o incluso francos suizos?» [pensando en buscar otros valores refugios y diversificar el riesgo].

¿Cómo termina esto?

Entonces, ¿cómo termina esto? ¿Puede la Fed continuar emitiendo cheques de billones de dólares en una cuenta que ya tiene un sobregiro de $ 23 bn? ¿Los bancos centrales de todo el mundo seguirán acumulando dólares cuando la Fed los imprima más rápido de lo que nadie puede contar? ¿Y qué hay de China? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que China se dé cuenta de que los bonos del Tesoro de EEUU están sobrevalorados, que los mercados de renta variable de EEUU son irreformables, que el dólar no está respaldado por nada más que tinta roja y que Wall Street es el pozo negro más grande y corrupto del mundo?

No mucho, apostaría. Entonces, ¿cómo termina esto? Termina en un destello de degradación monetaria precedida por una violenta y desestabilizadora crisis monetaria. Es tan simple como el mecanismo de una gafa. La Fed sabe que cuando la deuda soberana de una nación excede el 100% del PIB, «casi no hay forma matemática de pagar esa deuda en términos reales». Bueno, los EEUU superaron ese hito en 2019 antes de que comenzara esta última ola de borrachera de gastos.

Es seguro decir que ahora hemos entrado en la zona financiera de Crepúsculo, la tierra sin retorno. Si agregamos el abultado balance general de la Reserva Federal a la estimación final, (después de todo, es solo otro oscuro Vehículo de Propósito Especial tipo Enron) la deuda nacional estará en algún lugar por encima de los $ 33 billones para fin de año, lo que significaría que el Tío Sam tendrá el mayor riesgo crediticio del planeta Tierra. Imagínese cómo se quedarán boquiabiertos el día en que Moodys y Fitch reduzcan las calificaciones de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos al rango de «basura» Triple B. Eso debería llamar la atención.

¿Qué podemos esperar en los próximos meses?

Primero, la economía va a caer en un período deflacionario a medida que las personas vuelvan a trabajar y lentamente reanuden sus gastos. Pero una vez que la demanda se recupere y la liquidez de la Fed comience a entrar en acción [inflación], la economía se recuperará bruscamente, seguida de un aumento constante de los precios. Esa es la bandera roja que indicará un dólar debilitado. Similar a 1933, cuando Roosevelt retiró a los Estados Unidos del patrón oro e imprimió dinero como un loco, la actividad económica repuntó, pero el valor del dólar cayó un 40%. Un escenario similar parece probable aquí también. La economista Lyn Alden Schwartzer lo resumió así en un artículo en Seeking Alpha:

<<Uno de los debates comunes es si toda esta deuda, contrarrestada por una tremenda expansión monetaria de la Reserva Federal en respuesta, causará un quiebra deflacionaria o un problema inflacionario … Fundamentalmente, la evidencia apunta a un período de deflación debido a este cierre global y shock de destrucción de la demanda, probablemente seguido en los próximos años por el aumento de la inflación …

En los próximos años, Estados Unidos imprimirá dinero para financiar grandes déficits fiscales, al tiempo que tendrá un gran déficit en cuenta corriente y una posición negativa de inversión internacional neta. Esta es una de las principales variables para mi punto de vista de que el dólar probablemente disminuirá en valor en relación a una canasta de monedas extranjeras en los próximos años … >>. (Why This Is Unlike The Great Depression | Seeking Alpha 30.3.2020)

Así que, después de décadas de tasas de interés letalmente bajas, intromisión implacable y mala práctica regulatoria, la Fed nos ha llevado a esta encrucijada final y fatal: inflación o quiebra! Desde el aspecto de las cosas, la elección ya ha sido hecha. America de Wiemar, aquí vamos!

Fuente – https://tarcoteca.blogspot.com/2020/04/republica-americana-de-weimar-alla.html 15.4.2020

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS