Repsol: la suma del poder en el mercado energético argentino

Por Alberto Delfico y Juan A. Alesso (*)

Rebanadas de Realidad – IBAPE, Buenos Aires, 05/11/05.-
Como es de público conocimiento, a partir de la aparición en los medios, de la noticia de que el grupo español Gas Natural lanzó una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por el 100% de las acciones de ENDESA en España, en nuestro país, Repsol, de tener éxito detentará una posición claramente dominante en todo el sector energético, ya que tanto Gas Natural como ENDESA son actores relevantes del mercado energético argentino. El verdadero dueño de Gas Natural en Argentina es Repsol.

La Caixa, el poderoso grupo financiero catalán, asociada a Suez en Aguas de Bracéelos, es el principal accionista de Repsol con el 12,5% de sus acciones. A tal punto queda claro su control del Grupo Repsol, que fue La Caixa la que decidió el nombramiento como titular de Repsol de Antonio Brufau que fuera máximo directivo de Gas Natural en España.

Ambos, La Caixa y Repsol, tienen el 63% de la propiedad de Gas Natural y por tanto ya dominan en Argentina el 42% de la producción de petróleo y el 46% de las reservas probadas en el país; el 46% de la producción de gas natural y el 48% de las reservas probadas, con derechos de exploración y explotación sobre 88.000 kilómetros cuadrados de subsuelo nacional (tres veces y medio el territorio de la provincia de Tucumán).

Repsol esta reduciendo año tras año la cantidad de pozos explorados (de 148 en 1985 a tan sólo 17 en 2003) y las reservas probadas de petróleo y gas que, según la propia empresa han tocado un alarmante piso de 8,6 años al ritmo de producción de 2004 cuando llegaban a los 34 años en 1988. < script>< /script>

Tiempo atrás, el Presidente de la Nación denunció públicamente a las petroleras de «taparle los pozos» y la Justicia todavía no actuó. Cualquier fiscal puede recurrir al sitio web de la compañía Repsol para detectar en el Plan Estratégico 2005-2009 y a confesión de parte, relevo de prueba.

La ley 17319 de Hidrocarburos vigente, establece, en sus artículos 25o y 34o que ninguna empresa puede ser, simultáneamente, titular de más de 5 áreas de exploración y hasta otras 5 de explotación, Repsol es titular de 85 bloques de explotación y otros 30 de exploración.

Repsol monopoliza el 62% del mercado de refinación y la tercera parte de los puntos de venta de nafta y gas oil a cliente final con más de 1.800 estaciones de servicio.

Repsol pudo incrementar, gracias a esta posición dominante del mercado, desde la devaluación sus precios finales en un 90% en el caso de las naftas y en 140% en el caso del gas oil, perjudicando así a los usuarios y a la producción nacional y logrando incrementar sus utilidades de 1.578 millones de pesos en 2002 a 2.198 millones de pesos en 2003. Lo cual demuestra claramente que Repsol, más allá del incremento de las retenciones, ha hecho un excelente negocio en el país a costa del pueblo.

En el mercado del gas, la situación es mucho más grave ya que Repsol concentra el 46,7% de la distribución de gas natural y el 54% de la producción de GLP (gas envasado) y el 35% de su comercialización a cliente final.

Repsol es propietaria en forma directa del 45% de la sociedad controlante de Metrogas y a través de Gas Natural, del 72% de la sociedad controlante de Gas Natural BAN. Es decir, con ambas empresas monopoliza la distribución de gas natural en el área Buenos Aires-Gran Buenos Aires y sus < script>< /script> 3.100.000 usuarios representan el 46% del mercado de todo el país.

Repsol produce el 54% del gas envasado del país (en forma directa y a través de sus participadas Mega y Refinor) y comercializa el 35% de las garrafas a cliente final. Esta ha sido la vía de incremento extraordinario de las utilidades y la manera de eludir el congelamiento tarifario, ya que las garrafas aumentaron un 180% desde la devaluación.

En el sector eléctrico, Repsol pasará a transformarse en el mayor actor privado del sector con una potencia bruta instalada superior a los 5500 MW (25% de la producción nacional) y controlará la interconexión eléctrica para la exportación de energía a Brasil y la comercialización de la energía a 2.100.000 clientes (el 22% del total del país).

Hoy controla el 4% del total de la generación (Central Térmica Tucumán, Central Térmica San Miguel de Tucumán y Filo Morado). Pasará a controlar también la Central Costanera, la Hidroeléctrica El Chocón, Central Dock Sud, la interconexión eléctrica internacional para exportar energía a Brasil y la distribuidora EDESUR.

No podemos permanecer indiferentes. Ya se han apropiado ilegalmente de nuestro petróleo y de nuestro gas. Ahora también quieren consolidar esta posición dominante a través de la electricidad.

Por ello queremos desde IBAPE alertar a los poderes del Estado sobre esta grave situación en un sector estratégico como el energético para evitar así que desde un cuasi monopolio se esterilicen los esfuerzos y las posibilidades de recuperación del desarrollo y crecimiento de los argentinos.

(*) Presidente y Secretario del IBAPE.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS