Represión patronal a los trabajadores/as de Cotronic (Grupo COBRA) subcontrata de Telefónica Movistar

Desde que el pasado 24 de julio de 2019, cuando el GRUPO COBRA compró el 100% del accionariado de COTRONIC, la patronal inició un ataque represivo e injusto contra los trabajadores y trabajadoras de la COTRONIC, que siempre se han singularizado en la defensa de sus derechos laborales.

Desde que el pasado 24 de julio de 2019, cuando el GRUPO COBRA compró el 100% del accionariado de COTRONIC, la patronal inició un ataque represivo e injusto contra los trabajadores y trabajadoras de la COTRONIC, que siempre se han singularizado en la defensa de sus derechos laborales.Lejos de cumplir el acuerdo de desconvocatoria de huelga de enero de 2019, han sido múltiples y constantes las acciones represivas e indiscriminadas del grupo empresarial.Tras la venta de COTRONIC al Grupo COBRA, gran parte de la plantilla fue trasladada para prestar servicios a las zonas más alejadas de la provincia, con desplazamientos diarios de más de tres horas diarias, y más complicadas, pues la mayoría de los servicios requieren trabajos peligrosos en altura, algo que incide directamente sobre la productividad del personal.En aras de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores/as, decidimos solicitar en todos los casos que nos era posible la utilización de plataforma elevadora (PEMP) por ser un medio auxiliar más seguro de protecciones colectivas (barandilla perimetral) en detrimento del uso de la escalera de mano, que aunque disponemos de patas extensibles, este medio auxiliar de protecciones individuales, es mucho menos seguro; tal y como requirió la Inspección de Trabajo en reiteradas ocasiones tras denuncias del Comité de Empresa (expedientes 8/0009081/18, 8/0027625/18, 8/0017516/19) y que finalmente ha iniciado procedimiento sancionador por los incumplimientos.
Tanto le molestó a la subcontrata de TELEFÓNICA-MOVISTAR dicho incumplimiento (porque le generaba gastos) que a principios de 2020 inició, una campaña injusta e indiscriminada de comunicados, acciones represivas y sanciones de toda índole, todos ellos impugnados ante la jurisdicción social, que procedemos a detallar:
  • Prohibición a toda la plantilla el envío de correos electrónicos a la empresa. Los mails enviados tenían contenido de PRL (solicitud PEMP) y falta de ocupación efectiva, a efectos de poder acreditarlo en juicios de la parte social.
  • 24 sanciones (amonestaciones por escrito) por enviar correos electrónicos a la empresa.
  • Obligación de pernoctar los vehículos en el centro de trabajo a 24 trabajadores impidiendo que se los llevaran a sus domicilios tal y como venían haciendo.
  • Eliminación del pago de la aplicación del aparcamiento (SMOU) fuera de jornada laboral, algo que llevaba abonando desde finales de 2015.
  • Sanción de 10 días sin empleo y sueldo a 12 trabajadores por “uso indebido de la aplicación de aparcamiento SMOU”.
  • Sanción a 8 trabajadores (amonestación por escrito) por solicitar el protocolo de condiciones meteorológicas adversas en medio del temporal GLORIA.
  • Comunicados a 6 trabajadores por solicitar el protocolo de condiciones meteorológicas adversas en medio del temporal GLORIA.
  • Sanción de 15 días sin empleo y sueldo a 5 trabajadores por solicitar plataforma elevadora.
  • Sanción de 10 días sin empleo y sueldo a 22 trabajadores por solicitar negarse a prestar servicio en domicilio del cliente al no disponer de EPIS tales como mascarilla, gel hidro-alcohólico y guantes.
  • 43 comunicaciones a trabajadores/as por “baja actividad”.
  • 22 comunicaciones a trabajadores/as por solicitar plataforma elevadora y no realizar los trabajos con escalera de mano, en contra de la LPRL.
  • Sanción de 15 días sin empleo y sueldo a un trabajador que le habían entrado unas ganas imperiosas de miccionar y excretar y al estar los lavabos de la empresa ocupados fue al bar de enfrente.
  • Eliminación unilateral de la empresa de las vacaciones de 2020.
  • Calendario laboral 2021 impuesto unilateralmente por la empresa, suprimiendo todos los acuerdo alcanzados a lo largo de los años.
Posteriormente, COTRONIC realizó un ERTE entre de tres meses (8 abril a 8 julio 2020) a nivel estatal adscribiendo a 503 trabajadores que acabó declarándose NULO (fraude en el periodo de consultas) por la Audiencia Nacional, a la espera de recurso del TS. A finales de 2020, COTRONIC manifestó su voluntad de no renovar el acuerdo de desconvocatoria de huelga que finalizaba el 31 de diciembre de 2020.
El último acontecimiento represivo ha sido una “subrogación improcedente” de 6 trabajadores de COTRONIC a la empresa ELECNOR, tras unos cambios de zonas entre las subcontratas de TELEFÓNICA-MOVISTAR y que finalmente ELECNOR ha rechazado, dejando a estos trabajadores sin trabajo y sin derecho a paro, sin duda para amedrentar al resto de la plantilla. A nuestro entender, toda esta operación se ha realizado con el beneplácito de TELEFÓNICA-MOVISTAR, y nos pone en ALERTA MÁXIMA pues es una nueva estrategia que hasta el momento no habían utilizado y permite vaciar a su antojo todas aquellas empresas donde los trabajadores y trabajadoras se nieguen a ser sometidos y defiendan sus derechos laborales.
Finalmente, lanzamos un rotundo mensaje a TELEFÓNICA-MOVISTAR como principal responsable de esta situación y a sus subcontratas donde manifestamos alto y claro que no tenemos miedo, que nos mantendremos firmes con la espadas en alto y que de no revertirse esta situación realizaremos todas las acciones legales y sindicales a nuestro alcance.
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS