Represion capitalista: LAP vs Herbert Mújica

Represión capitalista:

LAP vs Herbert Mújica

Edgar González Ruiz

Los medios alternativos, y en especial los blogs y publicaciones digitales, han abierto a los pueblos del mundo la posibilidad de expresar su verdad, al margen de intereses creados.

Son espacios que los millonarios, los políticos y los jerarcas religiosos no pueden controlar, por lo cual esos personajes están recurriendo a la persecución de sus críticos mediante procesos judiciales y en ocasiones atentando directamente contra su integridad o su vida.

Durante años, el investigador y periodista peruano Herbert Mújica Rojas ha estado denunciando en medios como la Red Voltaire y como su columna Señal de Alerta, que se difunde en la Web, la corrupción y abusos de los criminales de sotana o de cuello blanco, como es, en este último caso, la mafia empresarial que, a un precio irrisorio, se apoderó de la concesión del Aeropuerto de Lima.

Como fruto de un acucioso trabajo de investigación, el año pasado, Herbert publicó el libro Estafa al Perú. ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!,que despertó la ira de esa mafia encarnada en la empresa LAP, Lima Airport Partners, cuyo gerente general, Jaime DalyArbulú, ha desatado una persecución judicial contra Mújica, a quien pretende encarcelar para impedir que siga evidenciando turbios negocios que podrían involucrar incluso el narcotráfico, ante lo cual el mencionado personaje ha guardado silencio.

Armado sólo con su valor y con verdades pacientemente investigadas, Mújica ha estado enfrentando intereses multimillonarios, en un episodio que el periodista presagiaba en su libro, al señalar que ante la incapacidad de responder a las críticas, esos personajes “…recurren a las armas bajas y judicializadas, sin tener razón, sino tan sólo poder dinerario e influencia política”, en cuyo caso “saben que están perdidos porque el pueblo es más sabio que todos los sabios:::”

La represión que la mafia empresarial ejerce contra Herbert refleja la realidad de la lucha de clases en la era de la Internet. Los poderosos suelen recurrir a las llamadas “instituciones”, a los tribunales y a los medios convencionales, donde su dinero y su influencia les garantizan un trato privilegiado, pero no pueden hacer nada ante las palabras difundidas libremente en la Web, convertida en arma política de alcance internacional..

En el ciberespacio, la derecha y el poder empresarial han ido perdiendo la batalla moral, por lo que actúan cada vez más agresivamente mediante los juzgados, las decisiones políticas y el control de medios nacionales o locales, donde tiene ventaja quien posee mayores recursos.

Aunque siempre hay periodistas y funcionarios honestos, también es una realidad que en última instancia las “instituciones” están al servicio del poder económico. Los “grandes” medios requieren de grandes recursos y de grandes apoyos políticos, por lo que los empresarios y políticos tienen la posibilidad de influir mediante negociaciones con los dueños, o comprando publicidad, lo cual no pueden hacer contra el periodista que en su blog y en colaboración con páginas Web tiene su propio medio, tan independiente como su personal criterio. Si la influencia de esos espacios de comunicación es mucho menor que la de los impresos y electrónicos, sí es suficiente para que los mafiosos decidan acallar esas voces libres.

En otros países, sea México, Colombia o Panamá, se está manifestando también esa tendencia de los sectores poderosos a perseguir o aislar a los disidentes y a los críticos que se expresan en los medios alternativos, a quienes paradójicamente, los millonarios no pueden acallar, porque la Web es hoy en día el arma de David contra Goliat.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS