Represión, graves heridos y expulsados en protestas estudiantiles en la Universidad de Panamá

10

Debido a la miseria social que impera en el país producto del encarecimiento de la vida y el alza de la canasta básica, el 9 de mayo las juventudes universitarias volvieron a ser motor de lucha y reinvidicación de losdeabajo. Dicha protesta que fue antecedida por jornadas cívicas y patrióticas (15 aproximadamente) donde junto a administrativos de la universidad se piqueteaba y repartían volantes en lo predios de la “U” fue reprimida violentamente. El régimen mostró lo que es capaz de hacer, frente de las cámaras de televisión y con el ignominioso silencio de los 8 partidos oficialmente vigentes entretenidos en la parodia seudo democrática y PRE electoral.

El saldo de la violenta agresión policial fue de 3 estudiantes heridos, uno de ellos de gravedad, quien estuvo a punto de morir desangrado producto de una bomba de fragmentación que se le incrusto en el brazo derecho; el nombre de este valiente joven es Marx Norambuena, estudiante de Sociología y seleccionado deVoleibol de la Facultad de Humanidades, lo que sin duda es una muestra fehaciente de que los adjetivos vertidos por los productores de opinión publica en el sentido de querer satanizar las acciones de las juventudes tildando a los participantes de terroristas, anárquicos, vándalos o “rebeldes sin causa” queda totalmente desvirtuada.

Insistimos en que esta agresión por parte del estado panameño a través de sus aparatos policíacos vulnera directamente el derecho a la protesta social como único y legitimo derecho de los trabajadores (as), estudiantes, indígenas, campesinos, desempleados y minoríasa disentir en contra del régimen político y económico existente. Este hecho no debe ser visto de forma aislada, ya que es dirigido de manera directa a uno de los sectores más beligerantes, contestatario y activos en la vida nacional: LAS JUVENTUDES UNIVERSITARIAS; por ende hacemos el llamado a los luchadores y luchadoras sociales de nuestro país a que se solidaricen con los jóvenes que en estos momentos se encuentran expulsados y lesionados por levantar las banderas de la justicia social y la igualdad. De igual forma elevamos nuestra vos de alerta a todas las organizaciones sindicales, políticas, de juventudes, ambientalistas, indígenas, feministas, del mundo a repudiar con todas las fuerzas estos acontecimientos y prestar mucha atención ya que en Panamá se están creando las condiciones para instaurar una dictadura civil que someta y sojuzgue de la manera más vil a la población.

Igualmente deplorable ha sido la actuación de las autoridades universitarias las cuales abiertamente y sin mediar el debido proceso han condenado en juicio sumario al dirigente estudiantil Martín Castillo de la Unidad Estudiantil Revolucionaria (U.E.R.) a 1 año de expulsión. Esta medida inconstitucional, impopular y antinacional devela los intereses obscuros de algunos personeros con poder de decisión enquistados en los principales órganos de gobierno de la Universidad, dándole la espalda así, al pueblo panameño que siempre se ha identificado plenamente con las acciones de los universitarios. A 90 años de la reforma de Córdoba, a 50 años del pacto de la colina y en plena conmemoración del mayo Francés, la dirección de nuestra universidad se muestra incapazde afrontar con vehemencia la crisis estructural que vive nuestro país, siendo cómplice por acción y por omisión de la barbarie que se a apoderado de la sociedad panameña. Es ahora cuando nuestra casa de estudios, otrora conciencia critica de la nación debe servir de orientadora y proponer a la faz del país una propuesta de desarrollo nacional alternativo al modelo hegemónico de corte neoliberal que se busca instaurar en Panamá. Los administrativos, docentes y estudiante honestos de la casa de Méndez Pereira no podemos ignorar el cúmulo histórico de luchas y reinvidicacionesque junto al pueblo los universitarios conseguimos; es más, es prohibido olvidar que cada pared, cada aula y cada silla de nuestra universidad fue ganada en LAS CALLES, NO HA SIDO UN REGALO DE LA OLIGARQUIA NACIONAL SINO LA ACUMULACIÓN DE VICTORIAS LOGRADAS POR GENERACIONES DE UNIVERSITARIOS QUE EN SU GRAN MAYORIA HAN PROVENIDO DE LOS SECTORES POPULARES.

En estos momentos de obscuridad que vivimos los universitarios panameños reiteramos el llamado de solidaridad para con los jóvenes Marx Norambuena, Martín Castillo y John Hughes auténticos mártires del movimiento estudiantil que sin caer en estrategismos y utopismos abstractos, en las calles, han puesto su cuota de sacrificio por la construcción de una sociedad justa, digna y realmente humana en donde deje de existir el avasallamiento del las minorías sobre las mayorías.

JUSTICIA PARA MARX NORAMBUENA!!!

NO A LAS EXPULSIONES DE MARTÍN CASTILLO Y JOHN HUGHES!!!

POR UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA, DEMOCRATICA Y POPULAR

A 105 AÑOS DEL FUSILAMIENTO DE VICTORIANO LORENZO,

LAS JUVENTUDES REVOLUCIONARIAS DECIMOS:

LA PELEA ES PELEANDO!!!!!