Repidiamos visita de Biden a Panamá

 

La reciente visita a Panamá del vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, merece el más enérgico repudio de parte de todos los luchadores antiimperialistas panameños, identificados siempre con la defensa de la soberanía nacional. 

La visita de Biden representa una intromisión más en los asuntos internos de Panamá, con el beneplácito de la complaciente,  sumisa e hipócrita oligarquía panameña, que nunca luchó por la recuperación de nuestra plena soberanía, pero que ahora goza de sus más amplios beneficios del uso del canal y sus áreas revertidas.

La visita tuvo visiblemente dos fines: 1. supervisar las obras de ampliación del canal; 2. supervisar las elecciones que se concretó en la reunión con los candidatos presidenciales de la oligarquía. 

En la primera, el imperialismo yanqui actúa como si aún controlara el canal y ellos desarrollaran las obras, lo cual es posible porque la Junta Directiva de la Autoridad del Canal está controlada por sectores empresariales locales supeditados a las grandes navieras, en particular norteamericanas, y porque las leyes han hecho del canal una «zona» (sin gringos) separada del resto del país. 

En la segunda, la reunión con los candidatos de la oligarquía, quienes sumisamente fueron a escuchar los consejos y señalamientos del pro cónsul del imperio, el mensaje que se está enviando es que los tres tienen el beneplácito del imperio porque saben que serán sumisos a las imposiciones económicas y políticas de Estados Unidos.

El solo hecho de que Biden haya calificado de positiva la gestión presidencial de Martinelli, demuestra sin lugar a dudas el nivel de vasallaje en que se encuentra sumergido el actual gobierno no sólo en política nacional, sino también internacional. Martinelli ha actuado como títere del imperio: en el voto en la ONU contra Palestina; en el reconocimiento de los gobiernos golpistas de Honduras y Paraguay; en la intromisión en conflicto colombiano, prestando el territorio para la presencia de tropas norteamericanas; y más recientemente el detención y decomiso de un buque norcoreano procedente de Cuba. Biden le ha dado las gracias a Martinelli por esos servicios.

A 50 años de la Gesta Patriótica del 9 de Enero de 1964, a 25 años de la última y cruenta invasión norteamericana de 1989, el Movimiento Popular Unificado (MPU) no sólo repudia la visita del procónsul Biden, sino que exhortamos a la ciudadanía antiimperialista y democrática a no votar en las elecciones de 2014 por ningún títere del imperio, sino por u proyecto genuinamente popular y soberano. 

Panamá, 21 de noviembre de 2013.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS