República Dominicana y Haití ( I )

 
Una isla enclavada en el mismo corazón de la región del Caribe, ha sido suficiente para que dos países, dos naciones y dos pueblos compartan su tierra, agua y aire. 76,242 km² bastaron para que España y Francia se repartieran la isla.
 
Antes de ese acontecimiento histórico, la isla era una sola. Habitadas por indígenas Taínos, controladas por caciques y divididas en cinco (5) grandes cacicazgos: Marién, Maguá, Maguana, Higuey y Jaragua. Marién y Jaragua corresponden a la parte este de la isla y los de más a la parte occidental.
 
En el año 1492, la isla fue descubierta y colonizada por España. Un país convertido en Imperio conquistador en el mundo, que le permitiera conseguir recursos humanos y naturales para impulsar y desarrollar su economía.
 
Los colonizadores españoles la denominaron como La Española y más tardes Santo Domingo.
 
La nueva conquista no fue la esperada, y las condiciones de vidas de sus habitantes se transformaron radicalmente: Sometidos a los más salvajes métodos de explotación, maltratos, torturas y muertes físicas.
 
La resistencia y la lucha no se hicieron esperar. El Imperio español fue enfretado y combatido gallardamente por los Taínos. Es preciso aclarar que este Imperio no era tan poderoso como otros que se repartían el mundo.
 
Con el tiempo se reduce la población taína y tienen que traes esclavos africanos: La nueva forma de vida acortó su existencia física: Explotación salvaje, enfermedades, maltratos y muertes violentas.
 
Es preciso destacar la incapacidad del Imperio español en poner a producir sus colonias en condiciones de transformar la material prima en bienes y servicios para la metrópolis y el excedente al mercado internacional.
 
Mientras la vida se desarrollaba en condiciones precarias en la isla española. El Imperio español continuaba en sus planes de conquista y colonización en el mundo. Eso trajo como consecuencia enfrentamientos militar con Francia, Inglaterra y Portugal.
 
Con frecuencias las nuevas conquistas del Imperio español eran agredidas, invadidas y saqueadas por los otros imperios en conflicto.
 
Los Imperios se debatían a sangre y fuego por controlar y dominar el mundo. En el 1793, España y Francia se enfrentaban en la Guerra de la Convención. España pierde considerable terreno y Francia ocupa las provincias vascongadas y el norte de Cataluña. Esto obliga a España firmar un Acuerdo de Paz para recuperar espacio perdido y detener su propia destrucción.
 
El acuerdo fue firmado el 22 de Julio de 1795 y se le denominó: «Tratado de Basilea». En el cual se detenía la guerra entre ambos países: Francia entregaba la parte conquistada en la guerra y España cedía la parte correspondiente de la isla La Española o Santo Domingo. ( Seguimos)
 
 
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS