República Dominicana: Una Sentencia monstruosa y llena de odio

El Tribunal Constitucional de la República Dominicana, acaba de evacuar una Sentencia monstruosa y llena de odio contra los nacionales haitianos y sus descendencias en el país.  Una persecución tenaz y agresiva que pretende borrarlo de la faz tierra de Duarte, Luperón, Bosch, Peña Gómez y otros distinguidos patriotas.
 
Una Sentencia voluminosa, la TC/0168/13 que pretende darle fuerza jurídica a la incapacidad estatal para preservar la nacionalidad dominicana y el control de nuestras fronteras. La Junta Central Electoral y la Dirección de Inmigración, son los instrumentos de Estado para desatar una batida étnica sin precedente contra todo lo que huela haitiano en el país.
 
Ahora, la Dirección de Registro Civil es la mala de la película. Obviando las Constituciones de la República prevalecientes antes del 26 de Enero 2010.
 
La gran mayoría de las familias dominicanas, sus ascendientes entraron al país en forma ilegal. Heredando una ilegalidad generacional de acuerdo al TC/0168/13. ¡Una barbaridad!
 
Para nadie es un secreto que la migración haitiana es un extraordinario negocio que deja millones de pesos de ganancia a las autoridades militares y policiales. Es verdad; la capital dominicana, las provincias y zona rural están llenas de haitianos. ¿Quién permite su entrada y libre tránsito en todo el país?
 
La «camiona» lo recoge, y en par de semanas están devueltas. Un gran «negocio redondo»
 
No estoy de acuerdo con una migración masiva y sin control hacia nuestro país de cualquier nacionalidad. Es una obligación de Estado preservar la nacionalidad dominicana con sentido de justicia, amistad y solidaridad.
 
De lo que se trata ahora, es de negarle la nacionalidad dominicana a los nacidos en el país de origen haitiano. De haitianos que llevan más de viente años viviendo en forma ininterrumpida en territorio dominicano. No están en tránsitos como falsamente se propaga. Hombres y mujeres que han dejado en el país su sangre, sudor y lágrima para poder sobrevivir.
 
De ñapa, se quieren llevar de paso a los haitianos y haitianas que no tienen fuerzas para continuar con el trabajo digno, sus descendientes corren igual suerte. Sin tener culpa de nacer en el país.
 
La monstruosidad abarca desde el 1929 hasta nuestros días. Violando la no retroactividad de las leyes y beneficiando o condenando a los nacidos en el país de las condiciones legales o ilegales de sus progenitores respectivamente. 
 
La incapacidad de Estado para preservar la nacionalidad dominicana y controlar las migraciones de extranjeros. Es lo que permite que miles de haitianos y haitianas residentes en el país por más de veinte años, vivan sin documentos de identidad personal.
 
La batida étnica es contra los haitianos y haitianas, no hay duda.
 
El presidente del Tribunal Constitucional, doctor Milton Ray Guevara, es un experimentado jurista y destacado dirigente político del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). El partido del inolvidable doctor José Francisco Peña Gómez.
 
 Que cosa tiene la vida caballero, ahora el doctor Ray Guevara acaba de despojar de la nacionalidad dominicana al doctor Peña Gómez: Sus padres son haitianos y declarado por nacionales dominicanos. ¿Qué le parece?
 
 
 
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS