Reinventar la emancipación – apropiándose de la realidad –

 

Mientras las Marchas de la dignidad llegaban a la capital de Estado desde diversos puntos de la península, la caverna mediática española y su prensa escrita guardaban, como era de suponer, un profundo silencio. Este silencio, no obstante, no fue óbice para que, justito en el mismo momento en el que a las marchas se les daba por seguir marchando, todos los periódicos que aparecían en las repisas de los kioskos españoles amaneciesen con la misma foto : centenares de sin papeles de piel negra trepando por las espinosas y acuchilladas vallas de la Europa mediterránea. Así interesó, así interesa y, probablemente, así seguirá interesando representarlos. Las cuestiones de énfasis en la mirada, así como los silencios y las palabras, delatan claramente hasta qué punto la imaginación y la sensibilidad ética de los sujetos está totalmente desfragmentada y fronterizada. 

Decía Tzvetan Todorov, en El miedo a los bárbaros, que el miedo a los otros está a punto de convertirnos a nosotros mismos en bárbaros. No sé, en verdad, qué es lo que Tzvetan Todorov entiende por bárbaro y qué por civilizado; si lo primero hace referencia a la llegada del caos a nuestra dócil, indolente y ordenadísima civilizatio, estas palabras están ya viciadas de antemano : ni el país de orígen de los bárbaros, con sus costumbres, leyes y creencias son un caos, ni tampoco las costumbres, leyes y creencias de los auto-proclamados seres civilizados han sido nunca el paraíso del orden : El único orden que causa este caos de maniqueas representaciones de la realidad y de las vidas de los otros se llama capitalismo neoliberal geográficamente fortificado y militarizado… y es un orden global que nos afecta a todos. Es violento. Es salvaje. No tiene piedad ni compasión humana. No siente el dolor de los demás al mismo tiempo que lo provoca conscientemente. ¿ Porqué, pues, hemos de ser blandos ante el sadismo, la crueldad y la barbarie ?.

Quizás hay algo que no hemos dicho con el énfasis suficiente; en las últimas marchas de la dignidad estaba claramente en movimiento aquella comunidad que Sami Nair describió perfectamente en La Europa mestiza. No es a los otros, sino a nos-otros, a quienes nos están apagando la voz, relegándonos geográficamente a la periferia de las periferias económicas y considerándonos jurídica y culturalmente como no-sujetos. Conviene recordar esto porque, ya se sabe, aquest petites coses, cuando se olvidan, terminan por pasar mucha, mucha factura, con racismos de minorías y mayorías reproduciéndose constantemente en los procesos de empoderamiento. 

Los fantasmas, existan o no existan, no dejan de ser una proyección de los miedos del ser humano, y como seres humanos haberlos haylos de mucho tipo, es de suponer que sus fantasmas no podrían ser sino múltiples y diversos. ! Cuantos fantasmas le quedan todavía a la European civilizatio por exorcizar ! : son muchos, y además, también saben algo de lucha de clases : – «Un fantasma recorre Europa : es el fantasma del comunismo» –, decía Marx en el manifiesto, quien no vivió lo suficiente para ver con sus ojos lo que hoy representa la Europa-fortaleza, ni tampoco para ver los fantasmas que llegan a ella desde el Mediterráneo y el océano Atlántico.

Es honesto decirlo : para capire il potere en la European Civilizatio hay que partir de lo que ésta es y no de lo que nos gustaría que fuese. Una vez hecho esto, deberíamos conectarla al resto de escenarios geopolíticos que interactuán con ella e ir tejiendo una cartografía y un discurso más integrador. Bien; ¿ Pero qué es Europa ? : Europa es, ad intra y ad extra, dentro y fuera, un sofisticado y complejo proyecto de control e ingenería social en donde impera la vigilancia, el castigo, la tortura y la deportación de inmigrantes, con su sistema de vigilancia aero-terrestre de control de fronteras y su conglomerado industrial-militar supeditado a los intereses comerciales de la política exterior de estados unidos e Israel. Europa es, ad intra y ad extra, dentro y fuera, un estado penal de excepción que no tiene otra fórmula para frenar los procesos de empoderamiento ciudadano que a través de la constante criminalización penal del activismo social y represión policial de manifestaciones pacíficas; las herramientas de interpretación social del marxismo clásico, así, pues, no pueden hacer milagros : pueden – y deben – explicar aquello para lo que se crearon en su momento, pero no pueden – ni deben – aspirar a tener explicaciones unívocas para todo. Si he escrito recientemente sobre la necesidad de clausurar la post-modernidad no es tanto para volver a los orígenes de nada, sino para reinventar el espíritu de emancipación sirviéndonos de conceptos y herramientas de análisis más complejas y penetrar mejor, así, en las cada vez más complejas estructuras de control de la sociedad moderna.

En este reto de reinventar la emancipación tendrá una importancia muy grande el des-academizar la filosofía y las ciencias sociales, así como la apropiación común de los medios de reproducción técnica de la información, que deberán mancharse, por así decirlo, participando en los múltiples procesos de deliberación y empoderamiento comunitario que, ahora mismo, están fermentando desde los múltiples frentes y luchas en los que el espíritu de emancipación de los movimientos sociales se manifiesta .
La desfragmentación de los movimientos sociales alter/anti sistémicos no es causa de la ausencia de una meta-narrativa o de una ideología total, al contrario, creo que tenemos que interpretarlos como un potentísimo robustecimiento de los sujetos a consecuencia de un brutal agravamiento y complejización de los múltiples daños que la civilizatio neoliberal causa en cadena, y a consecuencia, también, de un relajamiento ético y científico que ha clausurado el deseo de entender la realidad y transformar colectivamente, no sólo sus estructuras, sino a los sujetos mismos.

¿ Quiere esto decir que hay que re-inventar una meta-narrativa o una ideología total ?. En absoluto. Ya hace mucho, mucho tiempo que los sujetos y las comunidades saben que la civilizatio neoliberal es un moribundo, y por lo tanto, hay que dejar que éstas sean las que generen sus propios métodos y lenguajes desde sus propios contextos. No se trata de comunicar ideología sino de deliberar métodos de trabajo entre todos de abajo a arriba y en ámbitos muy diversos para expandir los espacios de autonomía y apropiarnos de la creación cultural, estética y científica desposeyéndosela de lógicas mercantil strictu sensu y de la patrimonialización institucional : energía, alimentación, urbanismo, cooperativismo, comunicación, política institucional, política de base, pedagogías y filosofías críticas, pequeños sellos editoriales, documentalismo, fotoperiodismo, espacios auto-gestionados, talleres de teatro, poetry-slams... etc.

Washington puede seguir guardando silencio. Jerusalem puede seguir guardando silencio. Bruselas puede seguir guardando silencio. El Vaticano puede seguir guardando silencio. La meca puede seguir guardando silencio. Miles, y miles y miles de millones de civiles, pueden seguir guardadno silencio. Pero somos nosotros, en último término, los que decidimos si queremos resignarnos a esos silencios.

Crear espacios de libertad y apropiarnos de la realidad mintiéndola lo menos posible, sigue estando en nuestras manos.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS