Regreso al pasado

Publicidad

Por si alguien vive en Marte y (aún) no se ha enterado de que la Santa Madre Agenda nos impone ahora lo del pin parental como pienso para alimentarnos a nosotras, sus indignadas ovejas, esto es básicamente lo que ha pasado en estos días:

Sin embargo, no conviene olvidar que la pretensión que subyace tras este veto no es ni siquiera un invento genuino de Vox, pues ha estado siempre presente en toda alma humana reaccionaria, fuera esta de la época, cultura o condición que fuese:

 


No obstante, al César lo que es del César: Vox es un magnífico actor AGITADOR. Y es ese precisamente su mayor peligro, pues desde el partido de ultraderecha tratarán de dominar constantemente el debate público a base de barbaridades propias de otros siglos; debates pasados que, debido a su gran simplicidad y a su carácter pintoresco, pueden llegar a apoderarse con relativa facilidad del hoy.

Mucho cuidado con esta gente, que ya no son un puñado de frikis nostálgicos. Estos saben perfectamente lo que hacen, y tienen el suficiente poder para hacerlo. Y si no aprendemos a neutralizarlos pronto, como en aquella famosa película de los 80, nos montarán a todos en un inmenso Delorean

Próxima parada: la Edad de Piedra.

 

Y aunque toda esta rabieta del pin parental, al ser inconstitucional, se quedará finalmente en nada –y por lo tanto puedes estar tentado a pensar que estoy exagerando-, ¿por qué no profundizamos y vamos un poco más allá? Si por algo el significado global de este pin parental es tan monstruoso, no es ya por el pin en sí, sino porque su mero planteamiento está frenando el necesario debate sobre qué tipo de escuela queremos y necesitamosimposibilitando la profunda revolución que esta institución necesita y, por si todo esto fuera poco, haciendo que nos quedemos con la falsa impresión de que mantenernos como estamos es una gran victoria. Es decir: nos han paralizado con su rabieta.

Así pues, cuando el Tribunal Constitucional tumbe el pin parental –que lo hará- se nos quedará un buen sabor de boca a todos los que creemos en la igualdad sin prejuicios. Pero el ambiente se caldeará todavía más de la mano de Vox, y su electorado se enfurecerá más aún cuando esto ocurra (y cuando ocurra la siguiente, y la siguiente, y la siguiente, y la siguiente…). ¿Y qué pasará cuando el viento junte a todas esas pequeñas hogueras y las oriente hacia el camino del bosque? ¿Te imaginas vivir en un país repleto de Tertsches?

La distopía fascistoide vive ahora en la rabieta; pero amenaza con hacerse cuerpo… si la dejamos existir.

De momento las rabietas nos mantienen enfrascados en lo absurdo, debatiendo con el pasado, perdiendo el tiempo… Que no es poco.

Y todas esas son batallas que ya nos están ganando.

Revistaelgiro

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More