Reflexión critica sobre el uso de la violencia y la creatividad

6

La violencia como arma de lucha revolucionaria contra el estado, es eso, un arma mas. Afirmar que la violencia es aveces la unica alternativa revolucionaria, no puede ser afirmar que sea la unica, ni la mas efectiva, simplemente quiere decir que en algunas ocasiones puede ser utilizable, pero no siempre. Ahora bien ¿cómo determinar en que casos puede ser legitimamente usada y en que casos no? Y aún mas importante ¿como determinar en que casos puede ser efectiva en que casos no?.

Para saber cuando algo es legitimo y efectivo primero hay que fijar en torno a que fines estamos hablando. Esta claro en nuestro caso que el fin es el cambio del sistema estatal por un sistema anarquista y para llegar a este fin hay muchos caminos, uno de ellos la violencia. Ahora bien, ¿cuando es legitima la violencia?, en general y sin entrar en muchos detalles se puede afirmar que la violencia es legitima cuando responde a una violencia previa, explicita o implicita, siempre ilegitima, es decir a la violencia originaria, entonces si afirmamos esto sin mas, estamos afirmando que si un policia golpea a un manifestante sin motivo y este le responde con violencia esta violencia es legitima, pero la siguiente respuesta del policia ya no es legitima, pues está precedida de una violencia legitima, es decir no de violencia orginaria. Sin embargo la legitimidad o ilegitimidad de la violencia no determina su efectividad.

Afirmando como afirmamos los anarquistas que la violencia que ejerce el estado es inherente a su existencia, esta se convierte siempre en previa a cualquier otra violencia y es por tanto ilegitima y por eso convierte en toda respuesta contra esta violencia en legitima. Queda pues, claro que la violencia contra el estado es, desde la perspectiva anarquista, justificada.

Ahora intentaremos dilucidar si es efectiva o no. “Batalla campal en el centro de Madrid entre la Policía y grupos 'antifascistas'” (El Pais, 29/02/08); “Siete detenidos en un enfrentamiento entre antidisturbios, antifascistas y neonazis” (20 minutos, 1/03/08); “Antidisturbios cargan en Madrid contra centenares de antifascistas” (El Mundo, 29/02/08); “Grupos de radicales montan una batalla campal en el centro de Madrid” (ABC, 29/02/08); “Decenas de antidisturbios cargan contra antifascistas y neonazis en el centro de Madrid (Publico, 29/02/08).

Este mensaje fue el que salió en la prensa y televisión en los dias siguientes a los acontecimientos de Tirso de Molina, esto fue lo que percibieron la inmensa mayoria de las personas que no estuvieron en Tirso esa noche, y probablemente muchas de las que estuvieron también, porque aunque estemos de acuerdo en que la forma de informar es cuando menos indigna, no podemos negar que es lo que recibe la gente y tampoco podemos considerar descabellado que estos acontecimientos se puedan interpretar de esta forma.

Situaciones como esta se repiten casi en todas las manifestaciones de fascistas, grupos de antifascistas se reunen a reventar el acto y esto es radicalmente legitimo, pero torpemente ineficaz. No solo estas mini concentraciones de nazis, alcanzan una publicidad suficiente como para salir en todos los periodicos nacionales y en todos los canales de televisión, cosa que casi nunca consigue ningun otro movimiento, sino que en no pocas ocasiones logran aparecer como victimas de una violencia interpretada como ilegitima y desproporcionada o cuando menos se presentan en igualdad con los antifas. Pero lo peor no es que la gente pueda entender ilegitima nuestra respuesta sino que ellos mismos, los fachas, se sientan reforzados en sus ideas y toda esa gente timidamente derechista se radicalize en sus ideas y crezcan estos partidos o grupos.

Pero esto ocurre tambien a la inversa y es donde me gustaria incidir, para la gente del común desvinculada de cualquier tipo de movimiento social o politico, la violencia es violencia y punto, y es mala y ya está, no hay nada que discutir, es dificil pedir que la gente se pare a pensar en discriminar cual es legitima y cual no. A las manifestaciones de nazis, van los rojos (guarros para muchos) a reventarlas y a las de rojos van los nazis a lo mismo, para la gente es todo igual, y es aquí donde nos debemos parar a pensar como vamos a conseguir cambiar una sociedad que entiende que nazis y antinazis son igualmente malos. A partir de aquí, podriamos plantear dos soluciones: ejercer una violencia tal que acabe de una vez con toda la derecha o intantar diferenciarnos para convencer.

El antifascismo y de hecho el movimiento anarquista por si solo, tiene mucha mas base social que el fascismo y el neonazismo en madrid y en todo el estado, y debería ser solo por definición mucho mas creativo, entonces ¿porque la respuesta es en tantos casos igual a la de los ultraderechistas?, el uso de la violencia no puede ser indiscriminado pues pierde su efecto, ni si quiera debe ser mayoritario, en cualquier caso deberia ser puntual y estrategico, no impulsivo. Hay que articular medios no violentos de respuesta, igualmente rebeldes y valientes contra las agresiones y provocaciones fascistas y plantear alternativas faciles de entender para la sociedad apatica y despreocupada en la que vivimos, pero sobretodo formas aceptables para ellos, no quiere decir esto que cambiemos los principios, lo que quiere decir es que la violencia no es un principio en el anarquismo, es solo un arma.

No se puede esperar crecer sin radicalizar los principios anticapitalistas, colectivistas, ecologistas, etc. ni tampoco sin flexibilizar los medios para expresarnos y expresarlos, para convencer en los barrios.

Tampoco podemos querer acabar con el nazismo matando a todos los nazis, primero por humanidad (ser inhumanos no puede ser un punto en común entre nazis y anarquistas), y segundo por estadistica, es imposible matar a todos los nazis, (no pudo hitler acabar con todos los judios por mucho que lo intento), ¿que hacer entonces?, aunque suene politiquero y no estemos acostumbrados a oirlo, lo que hay que hacer es convencerlos por lo menos a algunos, si puede ser a la mayoria, y una vez convencidos como dijo Bakunin podrán ser aceptados en una nueva sociedad justa e igualitaria. Porque la revolución no es terrorista.

¿Como convencer a los nazis y a la sociedad en general?, intentado no pecar de ingenuos, antes que nada, afirmaremos que obviamente igual que no se puede matar a todos los nazis, tampoco se puede convencerlos a todos, y no se trata aquí de atraves de las matematicas dividir entre muertos y convencidos a todos los susodichos. Como en todo grupo social dentro de los nazis habrá un grupo de ideologos inconvencibles, pero será el menor y otro grupo de seguidores unos mas y otros menos dogmaticos que son mas susceptibles de cambiar si se dan las condiciones.

Los anarquistas tenemos (y si no los tenemos tendremos que tenerlos), argumentos solidos (se habla mucho de ecología y puede ser un principio) y de peso para considerar nuestro modelo si no perfecto si mejor que las demas, si no, no intentariamos desarrollarlo, y si es asi, no tenemos como los políticos que convencer con frases hechas o con musica pegadiza, sino llendo por el centro, con argumentos claros, es por eso que se debe articular un proyecto serio y claro, contundente, ahora este proyecto no puede ser anti nada, es verdad que somos antifascistas, anticapitalistas y antimperialistas, pero antes de negar tenemos que crear, (si bien es cierto que los anti- son lo que nos une con otros grupos parcialmente afines), entonces no somos antifascistas, primero somos anarquistas, no somos anticapitalistas somos…. (¿comunistas libertarios?, ¿primitivistas?, ¿decrecimentistas? O lo que sea), no somos antimperilistas somos internacionalistas, etc, etc.

Y por otra parte tenemos que evitar que la violencia, en tanto que ineficaz, se convierta en el centro de la lucha, y podemos empezar por no generarla, aunque sea legitima la defensa, y seguir por reducirla, que es mucho mas complicado pero tambien mucho mas revolucionario, ¿como? Es especialmente interesante la teoría de las respuestas incompatibles que se basa en que no se pueden simultanear (o es por lo menos curiosamente dificil) respuestas a dos estados emocionales incompatibles, de manera que ante la agresividad se proponen respuestas incompatibles como el humor o la empatia, es decir, que si los nazis vienen a Tirso de Molina a hacer una manifestación contra los inmigrantes no hace falta echarlos a palos para que se den cuenta de que los inmigrantes son personas por las que tambien pueden sentir empatia en vez de odio o miedo, hay que trabajar con creatividad, si un solo nazi, termina por tener un poco de empatia por un negro o un moro, habremos hecho mas que abriendole la cabeza a cien.

En vez de reventar manifestaciones (que no es muy creativo) deberíamos empezar a plantearnos como podemos conseguir que haya mas anarquistas y menos nazis, simultaneando todas las formas de lucha, no solo las violentas. Ante un acto nazi y tambien cuando no lo haya, hay que salir a la calle con los vecinos y explicarles lo que pensamos pero antes actuar con coherencia y si queremos un mundo igualitario y sin discriminación, debemos explicarles que la integración de los inmigrantes depende de los que ya estabamos aquí y tambien de ellos que llegan y por eso debemos intentar convencer a la gente cada vez que salgamos de que la peor alternativa es el odio y el miedo y esto dificilmente se explica quemando contenedores y tirando piedras.

Los anarquistas tambien deben integrarse en la sociedad, principalmente porque la revolución no es contra la sociedad sino dentro de la sociedad, no estamos contra ella sino contra el estado, es imposible una revolución contra la sociedad porque somos parte de ella, igual que es imposible una revolución contra la naturaleza porque la sociedad es nuestra naturaleza.

Ahora bien, la violencia no por ser violencia tiene que ser inhumana, no puede valer la violencia por la violencia, ni la violencia desmedida, es decir, si hemos dicho que la violencia es legitima si responde a otra violencia original estamos diciendo la verdad incompleta, pues no es legitima si es desproporcionada, es decir, si por la calle te llaman guarro, no puedes pegarle una puñalada a tu interlocutor sin pecar de ilegitimidad, legitimamente le puedes llamar idiota, pero poco conseguirias pues seguramente esto devenga en un infructuoso intercambio de insultos y probablemente de puñetazos y asi sucesivamente… una respuesta creativa seria mucho mas util, mas revolucionaria pero tambien requeriria de mayor valentia.

Un ejemplo que salio tambien en prensa hace poco fue de unos chavales que apalearon a unos fachas que estaban organizando un partido de futbol contra la inmigración o algo asi en un barrio de madrid, estos chavales serían antifascistas, según decia la nota, y parece ser que sin mediar palabra y con unos palos y pasamontañas se liaron a pegarle una paliza a los mencionados fachas, parece obvio que la respuesta mas adecuada ante una convocatoria de un partido contra la inmigración no es una paliza a los organizadores, tal vez pueda ser legitimo, pero como vengo repitiendo la legitimidad no sirve para nada sin la eficacia, y teniendo en cuenta nuestro objetivo a lo mejor hubiera sido mas eficaz hacer otra convocatoria para jugar un partido de futbol a favor de la integración de los inmigrantes y convocar a mucha mas gente… es mas no puedo estar de acuerdo con un planteamiento de la lucha tan basico como ese, parece ser que hay gente que pretende solucionar el conflicto a base de palizas, ignorando que hay otras formas de hacer las cosas y sobretodo siendo incoherentes con nosotros mismo pues si criticamos cada agresion fascista no podemos responder con una agresion antifascista pues no podemos, como maquiavelo, afirmar que los medios se pueden justificar por los fines.