¿Recupera la Izquierda la iniciativa política?

El discurso de las castas feudales tradicionales en los meses recientes ha estado plagado de celebraciones y con la recuperación de los anuncios del fin de la historia y el regreso a la “senda correcta” de la fantasía neoliberal y las maravillas del mercado, contra el supuesto anacronismo del Socialismo y los programas históricos de la Izquierda para alcanzar la transformación radical de las sociedades atrapadas en los más aberrantes modelos de explotación, esclavismo, despojo, exclusión política y estigmatización social.

Macri, Bolsonaro, Lenin Moreno, Piñera, Vizcarra y Duque son exhibidos como los símbolos del gran viraje continental hacia la democracia post moderna, la libertad liberal y la plenitud del mercado neoclásico.

La narrativa de la derecha logro intoxicar sectores muy importantes de la población con su propaganda sucia y de falsas verdades para demonizar el socialismo y la defensa de los derechos humanos de los humildes, de las mujeres, de los indígenas, afros y de otros segmentos de la sociedad víctimas de la explotación y el atropello.

Pero la rebeldía popular ha regresado de nuevo y con mucha potencia. La derrota del golpe imperial de Guaido y López en Venezuela el 30 de abril del 2019, es un mensaje cargado de contundencia. Se mueve en la misma ruta de la caída precipitada y caótica de Macri y su modelo en Buenos Aires; recoge el despertar de las masas brasileras que demandan la libertad de Lula; se desplaza en el auge del movimiento social colombiano que completa casi un año de gigantescas acciones contra el neofascismo uribista; coincide con la brava resistencia de los chilenos y la comunidad Mapuche; y  refleja el salto popular del gobierno de López Obrador en México.

La Izquierda histórica, su proyecto de emancipación y liberación, está en el corazón mismo de este bravío oleaje que coloca contra las cuerdas el dominio imperial en la región.

La pretensión de regresar a los tiempos de la Doctrina Monroe les fracaso. Les fracaso en Venezuela y les fracasara por el resto de naciones en las que la movilización social camina en la ruta de posicionar la contra hegemonía de los trabajadores, las masas campesinas, indígenas, afros y del resto de grupos populares.

Es hora de que la Izquierda revolucionaria continental se coordine y mancomune como esperanza de la multitud.

Cali, 2 de mayo del 2019.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS