Venezuela. Reconocimiento a los constructores de la paz

En medio de tantas noticias conflictivas y violentas que se difunden en el mundo, existen sin embargo, muchas comunidades y personas cuyo trabajo de hormiga genera una esperanzadora buena noticia de avance hacia la construcción de la paz.

.

En el marco de la conmemoración del nacimiento el 27.01.1924 de un profeta liberador, el padre Juan Vives Suriá, las comunidades ecuménicas Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social y el Instituto de Desarrollo Humano y Economía Social, tienen la alegría y el honor de hacer entrega, por quinto año consecutivo, del Premio a los constructores de la paz Juan Vives Suriá 2015, como reconocimiento a quienes, desde diferentes ámbitos, hacen su aporte cotidiano y constante a fin de construir el legado de paz de Jesús Liberador.

Paz muy distinta a la pax romana de los imperios. Que se mantiene mientras se someten al César. Pero se crucifica al disidente. El recordado vicepresidente de Fundalatin, profesor Joaquín Undurraga, en su texto publicado en ocasión del Año Internacional de la Paz, afirma que esa paz en el sentido del mensaje de Jesús, no se afinca en la fuerza del imperio victorioso sino brota de “la fuerza de los débiles: Cuando alguien, un grupo, una nación asume un reto y se compromete con él hasta sus últimas consecuencias, sin medir el esfuerzo y el sacrificio en que haya que incurrir para alcanzarlo, la debilidad se transforma en fortaleza.” (Undurraga Joaquín. La paz no se da: se construye. Ediciones FUNDALATIN Caracas 1986).

El aparente gran derrotado del calvario, con su mensaje ético, vence a los imperios. Y presente en la historia, llama, como dice Jon Sobrino, teólogo del beatificado por el Papa Francisco, Oscar Romero, a  no resignarse frente a la cruz, sino a bajar de la cruz a los pueblos crucificados.

En este día, FUNDALATIN E IDHES reconocen y valoran públicamente la labor cotidiana que realizan desde diferentes ámbitos 24 hermanas y hermanos en su misión comprometida en la construcción de la paz. Tres de ellos post mortem: El fiscal Rafael Mendoza, el profesor Juan Pérez y el Padre Gustavo Sucre.

Todos ellos, con su actividad diaria quizás poco conocida, hacen renacer la esperanza y refuerzan la espiritualidad liberadora de sus comunidades, con cada vez mayor conciencia planetaria. Son quienes hacen de su vida un signo de los tiempos actuales de compromiso humano, construyen la paz que, como tanto proclama el P. Vives, siguiendo el mensaje bíblico, nace como fruto de la justicia, de la defensa de todos los derechos humanos y de los derechos de la Madre Tierra. Felicitaciones hermanas y hermanos constructores de la Paz.

Edit.743.PremioPaz2015.30.01.2016

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS