Rajoy entrega un premio a un líder europeo desleal con el resto de los estados, que convirtió a Luxemburgo en paraíso Fiscal

Por Comité Confederal de la CGT

Jean Claude Juncker, siendo primer ministro del gobierno luxemburgués, pactó con grandes transnacionales una forma de elusión fiscal en otros países de la Unión Europea, convirtiendo a Luxemburgo en un paraíso fiscal.

Un paraíso que permitió  que multinacionales  de la talla de Amazon, Procter&Gamble, AIG, Ikea o FedEx, reduzcan  sus impuestos  hasta niveles insignificantes en los países de la UE en los que generan sus ventas y beneficios, y donde deberían haber tributado.

Ahora como presidente de la Comisión Europea, además de seguir manteniendo políticas de austeridad que están ahogando a la ciudadanía de toda Europa,  está empeñado en que firmemos tratados como el TTIP, CETA y TISA cuyo objetivo es favorecer a las grandes multinacionales en detrimento de nuestros derechos sociales y políticos.

Las organizaciones que formamos parte de las campañas del NO al TTIP, que estamos defendiendo la soberanía del pueblo español, ante el ataque a los derechos laborales, sociales y medioambientales que suponen los Tratados de Libre Comercio e Inversión, queremos manifestar nuestra indignación ante la concesión de este premio a una persona que sirve y  representa de manera manifiesta los intereses de las Transnacionales y el poder financiero en detrimento de los derechos humanos de los pueblos europeos y la capacidad de los Estados en la provisión de sus funciones sociales y redistributivas.

Ponemos en evidencia también la  traición que supone al Estado Español, el hecho de que el presidente del gobierno Sr. Rajoy entregue de un premio a una persona que con sus acciones como primer ministro de Luxemburgo actuó claramente en contra de los intereses económicos del Estado Español.

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

-->
COLABORA CON KAOS