Rajoy desvela sus planes: preparemos la respuesta

La investidura de Rajoy ha mostrado las líneas generales de su política derechista contra la población y los servicios públicos. No explica en detalle las medidas antiobreras que tiene en el cajón; su estrategia está clara: antes de las elecciones andaluzas no va a concretar sus ataques.

Así pues, como si tratara de vacunarnos para los sacrificios, va desgranando sus medidas que van directamente dirigidas a que la población trabajadora pague la crisis creada por el sistema financiero y la especulación inmobiliaria. Entre las medidas que propone está reducir 16.500 millones de euros de los gastos del Estado. Como dice y redice que no va a subir los impuestos, y menos a los ricos, va a significar reducir aun más los gastos sociales. Ya ha anunciado que no habrá oposiciones y en consecuencia las jubilaciones que se produzcan se quedarán sin cubrir. Se cierra la posibilidad de crear empleo público.

Lo asombroso para algunos ha sido la cifra del desempleo que dio en su discurso: la aumentó a 5.400.000 parados, es decir, unos 500.000 más. No le ha importado decir la verdad. Está claro que ya está cargando sobre la espalda de los trabajadores más débiles el peso de la crisis. Y más cuando quiere eliminar la posibilidad de que los parados de larga duración se jubilen si no encuentran trabajo.

En la Sanidad pública quiere poner “una cartera básica” de servicios, lo que deja entrever que el resto de servicios médicos tendrá que pagarlos la población. En Educación quiere aumentar a tres años el bachiller, ¿con qué profesores, si no va a haber oposiciones? Está

claro que el laboratorio madrileño da la pauta: trabajar más horas por menos dinero y menos empleo.

La reforma laboral que tiene prevista ya sabemos por donde va. Joan Rosell, el presidente de la gran patronal, ha propuesto los mini empleos de 400€, por debajo de los  641,40€ del salario mínimo, el abaratamiento del despido y los convenios de empresa por encima de los de sector. Ya no habrá límite para bajar los salarios que imponían los convenios de sector.  

Mientras que los beneficios de la gran patronal y de los ricos se mantienen y aumentan, mientras que los bancos son salvados con dinero público, quieren que paguemos con el paro, los bajos salarios, los recortes de los servicios públicos, etc, sus privilegios y ganancias.

Ante la situación que se nos avecina, Rubalcaba en su turno de palabra ya ha dicho que hará una oposición “responsable”. Rajoy puede estar tranquilo. Va a recibir el apoyo para mantener este régimen corrupto al servicio del gran capital.

¿Qué salida tenemos los trabajadores? Rajoy y el PP pueden argumentar que tienen la mayoría parlamentaria. Pero no representan más que al 30% del electorado. No podemos esperar nada de este sistema capitalista. Los trabajadores tenemos la mayoría social y la legitimidad real para luchar contra todas estas medidas, con todas nuestras armas. Tenemos que preparar nuestra lucha social solidaria entre todos; es la unidad del pueblo trabajador en una respuesta cada vez más general la única salida posible: que la crisis la paguen los capitalistas.

 

Voz Obrera

Unión Comunista

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS