Un mensaje destinado a la CUP, que mañana decide su postura en la votación decisiva del lunes, cuando la abstención de sus cuatro diputados será determinante para la investidura de Torra por mayoría simple. Así, Torra se ha distanciado del discurso posibilista de Jordi Turull -aunque ha asumido su programa de gestión- y ha abierto su intervención reivindicando la república y el 1-O y ha anunciado “un gobierno cohesionado” en torno a la necesidad de construir ese futuro estado independiente.

Torra ha criticado a Felipe VI. Recordándole su discurso de Girona en la que afirmó que “la Constitución permite la exposición de cualquier proyecto” le ha recriminado el proceso judicial contra los líderes del 1-O. “Resulta que hay presos, exiliados y centenares de catalanes investigados por haber expuesto su proyecto. Majestad, así no”.

También se ha dirigido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en castellano, y al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, en inglés, para reclamar diálogo. “Estamos dispuestos a hablar sin condiciones, con respeto entre gobiernos y la necesidad de reconducir la política a la política. No renunciamos a nada, ni siquiera a ponernos de acuerdo con el Gobierno español”, ha concluido.

Torra ha destacado asimismo que “toda la responsabilidad de lo que haga este gobierno será nuestra, en ningún caso de las personas que ahora están en prisión”.

En este contexto, el candidato de JxCat a la Generalitat ha apelado “al pueblo catalán” para reclamar su apoyo en el proyecto del nuevo Govern: “Hoy se acaba el 155 y abrimos un nuevo futuro, construyámoslo juntos”.

Para ese proceso ha desgranado brevemente un programa de gobierno centrado en cuatro ejes: “Recuperación de las instituciones y frente antirepresión”, con un comisionado sobre el 155; políticas sociales para construir la “república social” y económicas para relanzar el crecimiento; e insistir en la “internacionalización del caso catalán”.

También ha anunciado que entre las primeras medidas de su gobierno estarán la retirada de la demanda presentada por la Generalitat contra Artur Mas y los responsables del 9-N ante el Tribunal de Cuentas y la recuperación de la red de delegaciones exteriores de la Generalitat, cerradas en aplicación del 155.

Torra no podrá ser investido president este sábado ya que JxCat y ERC suman 66 diputados, insuficientes para alcanzar la mayoría absoluta -68 votos- que se exige en primera votación y tendrá una segunda oportunidad en la votación del lunes donde le bastaría la mayoría simple para lo que necesita la abstención de los 4 diputados de la CUP.

Sin embargo, el consejo político de la CUP se reunirá el domingo para pronunciarse de nuevo sobre los votos de sus cuatro diputados en la investidura, que queda pendiente de ese posicionamiento. El consejo político de la CUP se reune extraordinariamente a iniciativa de res asambleas territoriales de la CUP partidarias de cambiar la abstención por un ‘no’.