Quienes votaron por la oposición son clave en la lucha por la paz en Venezuela

Publicidad

 

www.malpublicados.blogspot.com

Una mayoría se pronunció contra el gobierno en la última elección parlamentaria. Era su derecho. Ahora debe reflexionar para decidir cómo actuar en lo que viene: el peligro de guerra. Hay hechos que no debe soslayar porque la situación se ha agravado al extremo que con seguridad muchos votantes no sopesaron.

Estados Unidos y sus socios empresarios y políticos internos son golpistas. Usaron la violencia contra el gobierno democráticamente elegido de Chávez el año 2002. La repitieron el 2014 contra Maduro con un resultado de 43 muertos, más de 800 heridos y daños materiales de 10 mil millones de dólares, debido a la quema de centros de salud, universidades y casas de estudios, unidades de transporte público y centros de distribución de alimentos.

Los venezolanos no le importan al 1% norteamericano. Para ellos son iguales a los iraquíes, afganos, yemeníes, sirios, y sus ciudades pueden ser destruidas, sus habitantes muertos, millones desplazados…

No me canso de decir y lo repetiré en cada artículo mío que Libia vivía su mejor momento de la historia cuando Naciones Unidas envió al grupo armado más grande del mundo, LA OTAN, a bombardear y destruir el país.

Un libio me contaba ayer que los bancos están sin dinero desde enero sin poder pagar los sueldos de las personas, poco a poco el personal sanitario de los hospitales se ve obligado a marcharse abandonando los hospitales públicos para poder sobrevivir y alimentar a sus familias.

La vida se ha encarecido tanto que no pueden pagar las cosas más elementales.

Los libios acuden para pedir ayuda a los hospitales privados llorando por no poder pagar la atención médica.

Ayer la ciudad libia de Sebha estuvo 5 horas seguidas sin luz, además de numerosos cortes de luz de más corta duración. Mientras Trípoli tuvo un paro de electricidad de más de 15 horas.

Recordemos que hasta que llegó la OTAN a Libia, todos los libios tenían electricidad gratuita y toda la que querían. Entonces la OTAN bombardeó todas las centrales eléctricas, comunicaciones, cableado etc. Hasta sumir el país en la total oscuridad…  Meses más tarde llegaría un barco de General Electric norteamericano para “resolver” la situación y  cobrarles la luz a los libios, que siempre  tuvieron gratis.

Todos los libios tenían alimentos a precios simbólicos o gratuitos, incluidos los inmigrantes legales o ilegales. Nadie a o de ayuda sanitaria. [Leonor Massanet Arbona, FICP]

América Latina no es una excepción para la Casa Blanca. Las oligarquías y los norteamericanos mataron, desaparecieron, torturaron a cientos de miles de personas desde Guatemala al Cabo de Hornos.

La democracia ciudadana no significa nada para los poderosos globales y sus dependientes. Antes de asumir Allende el gobierno de Chile la marina y los grandes propietarios empezaron la planificación de los pasos para su derrocamiento.

En Venezuela el socialismo del siglo 21 tiene el ejecutivo, apoyo decidido de masas, mística, coincidencia constitucional con el poder judicial y electoral. Lealtad de las fuerzas armadas.

”La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, como garante de la independencia y soberanía de la Nación y como guardián permanente de las más puras tradiciones libertarias heredadas del Padre de la Patria Simón Bolívar, de nuestros próceres Miranda, Sucre, Zamora y muchos más; y del legado heroico del Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, ante las desmesuradas acciones injerencistas e imperialistas del Gobierno los Estados Unidos de Norteamérica, manifiesta al pueblo venezolano…“.

Hace un «llamado a la unión para enfrentar esta nueva amenaza» a «todos los venezolanos y venezolanas».

Sobre su relación con Maduro, la FANB comunicaron “la irrestricta lealtad al Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y líder de la Revolución Bolivariana, al pueblo venezolano y a sus instituciones democráticas”. [La Tercera]

La situación actual indica que Nicolás Maduro o el vicepresidente Aristóbulo Istúriz terminarán el período.

Solo una acción violenta podría intentar cambiar el cuadro de fuerzas.

Uribe llamó a un ejército externo a intervenir contra Maduro, el Pentágono tiene bases en Colombia y los paramilitares colombianos ya han incursionado en Venezuela donde se han instruido grupos armados mercenarios.

No se trata de una marca en un voto y cambio normal de gobierno. Es de guerra, electores.

Barack Obama declara a Venezuela como «una amenaza inusual y extraordinaria» para la seguridad de la nación norteamericana. Maduro afirma: «Si algún día nos toca tomar un fusil, lo tomaremos». En caso de que se aplique la Carta Democrática de la OEA para Venezuela, les tocará a los jóvenes «un trabajo de resistencia histórica que llevaría a una batalla final». RT

Ninguna venezolana ni venezolano va a ganar algo en este plan que después del traspié en la OEA va a seguir intensificando. Sufrirán con sus hijos. En cambio la cúpula por la que votaron estará protegida quizás en el extranjero.

La forma de quitar fuerza al ataque expansionista por petróleo o por riqueza local es oponerse a los representantes que eligieron desde la base, las marchas, las opiniones, el distanciamiento. Definirse ante todo por la paz.

La vía conducente a la democracia ciudadana está abierta al término del mandato del socialismo chavista. Forzar la política de enfrentamiento es llamar a la intervención extranjera.

Venezuela no es una dictadura. Hay prensa empresarial. No se desaparece gente. No hay opositores asesinados en la calles. Se ha hecho una redistribución de la riqueza, incrementado la educación, salud, vivienda. Ha sufrido el boicot patronal basado en la propiedad privada. Se han cometido errores. El gobierno impulsa un cambio que cree una economía distinta al rentismo petrolero.

Apoyar a los golpistas manejados desde Washington es el dolor de las muertes, la destrucción de lo edificado, la pobreza de las generaciones que siguen. Es abrir paso a la brutalidad de los años 70, o más aún.

La oposición debe ser contenida por sus propios electores.

Por un Movimiento para una nueva civilización, sustentable-solidaria

romulo.pardo@gmail.com

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More