Que vienen los taliban!

Publicidad

“Estamos ante una amenaza global y existencial”, dice la Clinton, mientras sus aviones lanzan toneladas de bombas sobre las aldeas de la valle de Swat de Pakistán. Una nueva entrega del negocio del miedo empapado del olor a petróleo que desprende Euroasia.

Nos cuentan que unos mil taliban pakistaníes sin tanques ni aviones, tras burlar el acoso de medio millón de soldados del país y de miles de militares de la OTAN, podrán conquistar el Islam Abad y su arsenal nuclear, y con ello chantajear al mundo civilizado.

Ahora en serio. El plan de Obama de aumentar sus tropas en Afganistán – ruta obligada de trazar el gasoducto de Turkmenistán-Pakistán, hace aguas. El motivo, el sabotaje a los vehículos que transportan ayuda logística a sus militares en Afganistán, desde el Paso del Khyber en Pakistán, cortado desde febrero. Por lo que el Presidente busca alternativas: utilizar la ruta de Irán; pedir la cooperación de Uzbekistán previo permiso de Moscú; o hacerse con el control militar de Pakistán. A pesar de que los convoyes de la OTAN ya transitan por las carreteras iraníes, la desconfianza mutua enturbia la perspectiva. En cuanto a Rusia, otro país no aliado, EEUU teme las exigencias de Moscú a cambio: la no ampliar la OTAN hacia Georgia y Ucrania, ni de escudos antimisil en Europa Este.

Queda la tercera opción: aplastar toda la resistencia en Pakistán, auspiciando un régimen dictatorial, o balcanizar el país bajo el pretexto de “federalizarlo”, que de paso sería un regalo a la India por su contribución en retener el ascenso de China.

Planes que se ponen a prueba en Baluchistán, provincia con tan solo el 14% de los 170 millones de habitantes del país, rico en gas natural y minas de esmeralda, además de compartir fronteras con Irán y el Mar Arábigo. Por esas aguas que pasa el 30% del petróleo del mundo, China ha reconstruido el puerto Gwadar, enojando a la India, que vigila un Océano que lleva su nombre. Controlar este enclave permite a Obama, además, paralizar la construcción del gasoducto de Paz que conduciría el gas irani hacía Pakistán e India, para sustituirlo con el ducto Caspio-Afganistán-Paksitán, anulando las rutas de hidrocarburo ruso-iraníes. Sueño que se convertirá en pesadilla por la rotunda oposición de dichas potencias.

Advirtió Rogozin el enviado ruso ante la OTAN, “Mientras más acercan sus bases a nosotros, más fácil nos es atacarlas”. Piensan lo mismo los iraníes. Comienza la guerra, la verdadera.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More