«¿Que si hay racismo en Lleida?»: un futbolista se ofrece a pagar hoteles a 200 jornaleros y estos se niegan a albergarlos

Publicidad

«¿Que si hay racismo en Lleida?», se preguntaba ayer la activista catalana de origen senegalés Nogay Ndiaye en su cuenta de Twitter, para añadir, a renglón seguido: «Un futbolista senegalés del Mónaco se ha ofrecido a pagar el alojamiento de sus compatriotas que se encuentran en la calle. Hemos hablado con todos los establecimientos hosteleros de la ciudad haciendo ofertas y casi todos han dicho que no. ¿Racismo en Lleida?».

Los doscientos africanos a los que Ndiaye se refieren son los temporeros que desde hace varias semanas se estima que duermen hacinados en las calles de Lleida. Y el futbolista del Mónaco que se ha comprometido a ayudarles no es otro que el senegalés nacido en Arbúcies (Girona, 1995), Keita Baldé.

El propio deportista ha explicado a través de su cuenta en Telegram que está trabajando duro con Ndiaye para hallar una solución, mientras pedía paciencia a los jornaleros. «Vivimos en un sistema desagradable donde, para alquilar un piso u otra cosa, se crean problemas por el color de piel o por ser de otro país», ha dicho el jugador del Mónaco en las redes sociales.

Los jornaleros llevan alrededor de treinta años regresando cada final de primavera para trabajar en la campaña de la fruta y, a pesar de ello, ni las instituciones de la capital del Segriá, ni las del resto de los municipios de las comarcas fruteras adyacentes han encontrado todavía la manera de alojar en condiciones dignas a esos trabajadores, en su mayoría, de origen africano.

Esta situación cercana a la emergencia humanitaria fue dada a conocer por Público hace algunas semanas, junto a una investigación sobre sus condiciones de trabajo en los mataderos y en el campo. Este diario se hizo eco asimismo de las denuncias de brutalidad policial contra migrantes africanos formuladas también desde la Plataforma Fruita Amb Justìcia Social, de la que Nogay forma parte.

Según ha indicado Ndiaye a este diario, su intención es esperar hasta tener una respuesta definitiva para proporcionar un listado detallado de los nombres de los trece establecimientos que se han negado a alojar a los jornaleros. «Los hay que me han dado un no rotundo: otros se han negado con matices, casi siempre racistas, y otros que simplemente no han respondido pese a que les hicimos una respuesta muy concreta, lo que induce a pensar que no tienen ninguna intención de alojar a esos temporeros pese a que Keita Baldé se había ofrecido a pagar toda la temporada por adelantado».

Keita Baldé se ha comprometido a pagar el alojamiento de los temporeros.

En palabras de la activista catalana de origen senegalés, aunque ninguno de los negocios consultados lo ha reconocido de una forma explicita, solo hay una palabra que describe semejante proceder y esa es «racismo». Parece que existe al menos un establecimiento con el que podría llegar a cerrarse un acuerdo en breve.

«Lo que estamos denunciando aquí no son solo los prejuicios y la hipocresía de esta sociedad, sino la propia incompetencia del Ayuntamiento de Lleida», añade Ndiale. «Resulta que, con distintas excusas, la Paeria no ha sido capaz de hallar una solución en treinta años y nosotros estamos en vías de conseguirlo con un presupuesto externo que ni siquiera se acerca a esos trescientos mil euros que ellos manejan para habilitar los pabellones, unos lugares completamente indignos».

Nogay Ndiale llamaba la atención recientemente sobre el hecho de que, incluso para ella resulta complicado conseguir un piso en alquiler en Lleida, pese a ser catalana y profesora de la Generalitat, tan pronto como los propietarios descubrían que posee ancestros africanos.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More