Que nadie quede atrás

Comunicado del sindicalismo combativo en Catalunya

Publicidad

Que nadie quede atrás.

Ayer el presidente del gobierno del Estado Español, Pedro Sánchez, anunciaba un nuevo paquete de medidas con la promesa que Nadie quedaría atrás. Desde los sindicatos combativos CNT, Co.Bas, COS, IAC, Solidaritat Obrera y CGT, y otras muchas entidades sindicales y sociales del país, creemos que la presente reforma no garantiza la protección a la mayoría de colectivos vulnerables al no haber paralizado automáticamente todas las hipotecas, alquileres y recibos de servicios básicos y al no proponer una renta garantizada pudiera llegar a todo el mundo.

Esta crisis está mostrando el fracaso del sistema de externalización de servicios públicos y de privatización de los sectores estratégicos, así como la poca fiabilidad de confiar la negociación de las condiciones de las trabajadoras a los sindicatos amarillos CCOO y UGT y las patronales, que ha dado lugar a la flexibilización de los ERTEs y no ha revertido despidos irregulares y las presiones que muchas trabajadoras ya hemos sufrido.

Es por todo esto que hemos tirado la campaña #NinguEnrere, que une colectivos sindicales y sociales, porque ningún gobierno patronal o sindicato amarillo, solo nosotros podremos garantizar que nadie quede atrás.

______________________________________

 

QUE NADIE QUEDE ATRÁS LO GARANTIZAMOS ENTRE TODAS

Los últimos días hemos conocido como los efectos del COVID-19 afectaban todavía con más fuerza en la clase trabajadora. Y no hablamos de los efectos directos que este nuevo virus tiene sobre la salud, sino de los efectos sociolaborales que se derivan. Ayer vimos cómo el gobierno decretaba unas medidas que, con el visto bueno de los sindicatos amarillos CCOO y UGT, quedan lejos de garantizar que, como decía el presidente del Estado español, nadie quede atrás. Antes de la publicación de ningún acuerdo, muchas empresas ya habían empezado a efectuar despidos, extinciones de contratos y ERTEs para hacer pagar, una vez más, los efectos de una crisis a quien no tiene la culpa.

A raíz del cierre de escuelas, las primeras afectadas las encontramos en todas aquellas trabajadoras de servicios externalizados, como monitoras de comedores, monitoras de ocio o asistentes sociales, poniendo de relieve el fracaso del sistema de externalizaciones que hace tanto tiempo muchas tratamos de impugnar. Estas medidas se han ido extendiendo a todo el resto de sectores, provocando una incertidumbre y una impotencia entre la clase trabajadora que solo se podrá superar con el trabajo de los sindicatos combativos, que estos días han estado trabajando sin cesar para hacer frente en el abandono de los grandes sindicatos y de los diferentes gobiernos responsables de la legislación laboral. Unas medidas que están siendo especialmente dramáticas para colectivos migrantes y sin papeles, especialmente vulnerables ante situaciones como estas. No queremos olvidar también a las trabajadoras autónomas, en muchos casos falsas autónomas, que no dispondrán en su mayoría de ninguna prestación. Y tampoco las condiciones laborales en que se encuentran todas aquellas trabajadoras de la sanidad, pero también de comercios de distribución alimentaria, transportistas, trabajadoras sociales que cubren colectivos altamente vulnerables, servicios de limpieza o trabajadoras que no se paran y trabajan bajo una situación de presión y de riesgo nada compensada.

Los efectos de estos recortes en derechos laborales no hacen más que agravar la situación de las más vulnerables: El mundo productivo se para, los salarios no llegan, pero los pagos de alquileres siguen adelante y la moratoria en las hipotecas se muestra totalmente insuficiente para muchos de nosotros, así como el requerimiento de seguir pagando las facturas de los suministros básicos.

Nos encontramos en un momento en que, además, las mujeres sufrimos por partida doble, puesto que somos la mayoría de las trabajadoras de los servicios indispensables para el sostenimiento de la vida (cuidados, limpieza, sanidad), somos quien asumimos la mayoría del trabajo de cuidados no remunerado y quienes nos estamos haciendo cargo, de manera mayoritaria, de todas las personas dependientes que estos días no tienen quién las cuide (niños o personas grandes).

Toda esta situación no hace más que demostrar la quiebra de un sistema capitalista que usa el estado de excepción para tapar, además, la corrupción de la monarquía y el fracaso del sistema político del Estado español derivado del régimen del 78. Ante este nuevo ataque contra la clase trabajadora, anunciamos que no haremos ni un paso atrás, que nos estamos organizando y que lucharemos porque nos vuelvan todo el que nos han querido tomar con la excusa de la crisis sanitaria.

-Por la internalización de servicios públicos externalizados

-Por la nacionalización de los sectores estratégicos

-Por la paralización de TODOS los pagos de alquileres, hipotecas y suministras básicos

-Por la irregularización de todos los despidos, ERTEs, EREs y demás vulneración de derechos laborales en periodo de crisis sanitaria, y por el pago del 100% del salario a cargo de las mutuas y no de la seguridad social.

-Por el establecimiento de una renta garantizada que no deje atrás a nadie.

Organicémonos en los sindicatos combativos, sindicatos de vivienda, colectivos feministas, juveniles y de migrantes. Y al acabar la cuarentena a la calle a luchar por nuestros derechos!

Que nadie quede atrás lo garantizaremos entre todas!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More