«Que lo injusto, lo opresor, lo egoista, lo viejo y lo estúpido queden siempre del lado del enemigo» (I)

«Los hombres políticos de estos tiempos han de tener dos épocas: la una, de derrumbe valeroso de la innecesario; la otra, de elaboración paciente de la sociedad futura con los residuos del derrumbe» José Martí

Una joven inteligente, culta, sensible y politizada-cosa rara-me enfrento resueltamente al terminar un conversatorio y me dijo: ustedes subvaloran y relativizan el impacto del fracaso del Socialismo para esa definición.

Atrapados en el lenguaje del pasado e idealizando la teoría olvidan que Socialismo se utilizó, se enseñó y se inmortalizó como expresión de un sistema de esclavitud generalizada, que convirtió la igualdad en reduccionismo igualitarista absurdo,la solidaridad en obligación y la libertad en valorpequeño burgués. Subvaloran también –agregó- el resultado de años distorsionando lo que es el Socialismo por parte de la prensa burguesa”.

“Por demás dan la impresión que creen que la clave para todos los problemas está en lo que pensó un hombre-o tres- a fines del siglo XIX o inicios del XX”.

“Debieran hacer más hincapié en los valores y menos en la palabra, más en los análisis y menos en los nombresy la autoridad, más en la integralidad y desarrollo de una nueva civilización que en un modo de producir o distribuir”.

“Si no incorporan decidida y resueltamenteel respeto a la individualidad, la democracia y la libertad y si no queda claro que, además de intenciones, ustedes ampliarán los derechos y el poder de la persona común, dudo-enfatizó-que logren lo que desean con las nuevas generaciones”.

“Que me garantiza-concluyó- que ustedes no se conviertan, como tantos otros, en libertadores metamorfoseados en dictadores”.

Sin dudas, dura y sólida lógica.

Quienes rechazan, el significado de la palabra socialista al equipararla con dictadura, escasez, discriminaciones, separaciones familiares, e hipocresías, deben comprender que ese no fue nunca el ideal por el que hemos luchado. La enorme presión del enemigo, la secuelas del atraso, el desconocimientos e intereses de algunos han postergados continuamente las aspiraciones.

Los jóvenes tienen que saber con claridadque “El comunismo de zoológico o de las cavernas” no es ideal socialista, que la idea de que las mayorías tienen derecho a forzar a las minorías, a desconocerlas, -debemos acabar de decirlo de una vez y en voz alta,- no es una idea revolucionaria y menos socialista, sino exclusivamente fascista y esencia cultural de sistemas de explotación y discriminación.

La injusticia, la opresión y la enajenaciónes algo anterior y posterior al marxismo, contra ella se ha luchado siempre. El socialismo es algo anterior y posterior a Marx, el socialismo es una corriente civilizatoria, enfatizamos en Marx por sus aportes no superados aún, pero no debemos reducir a Marx ni reducirnos a Marx, hay que crear acorde a estos nuevos tiempos. Es parte de la respuesta.

Sólo enfrentando al capitalismo podemosconstruir una sociedad verdaderamente democrática y humana, pero,para que el socialismo no se convierta en el camino mas largo hacia el propio capitalismo, ese desafío tiene que tener mucho de creatividad, audacia intelectual y total coherencia con losvaloresque propugnamos, que no son mas que la más amplia democracia y libertad para los hombres a fin de que ellos, libres de la explotación, la opresión y la alienación, construyan el mundo que desee la mayoría para vivir, permitiendo que la minoría tenga el derecho de existir y actuar.

El capitalismo ha obtenido logros inobjetables. Exacerbando la individualidad y el consumo, oculta que su base filosófica es darwinista. Efectivamente los más fuertes, más bellos, más inteligentes o astutos pueden triunfar, pero las mayorías son excluidas o discriminadas, para decir lo menos.

Así, es una tarea fundamental luchar no solamente contra los abusos o excesos delcapitalismo, que es bárbaro cuando puede, y “civilizado” cuando existen fuerzas sociales valientes para obligarlo a transformar un poco sus prácticas, pero no su lógica. Hay que luchar contra su esencia, que muchas veces pasa enmascarada a la nueva sociedad.

Para Martí, el decoro, la dignidad eran valores irrenunciables. Es hora de que la ética, la moral y la dignidad de las personas sean más respetadas, es hora de cesar con todo tipo de discriminaciones.

Para Carlos Marx sobre la base económica de una formación económico-social se asienta la superestructura de esa sociedad, por tanto, la economía debe ser la base de la política, por esa razón se ha definido a la política como la forma concentrada de la economía. Sin embargo en nuestro país la economía ha estado desmesuradamente supeditada, la mayor parte del tiempo a los intereses de la política.

Es hora de poner las cosas en su lugar y darle a la economía y su democratización el lugar prioritario que se requiere para alcanzar el bienestar que necesita nuestro pueblo y para hacer real el poder de los trabajadores. Es hora de la democracia y la libertad socialista.

Desgraciadamente entre las regularidades, más importantes que sostuvieron el esqueleto del llamado socialismo real, -ese que ni los jóvenes ni cualquier ciudadano culto desea, algunas de cuyas características no hemos podido evitar- eran débiles o brillaban por su ausencia los principios emancipatorios y libertarios del marxismo.

Se ha dicho que un sistema triunfa dependiendo del tipo de ser humano que forme. El socialismo de estado –y el cuartelero más-produce minorias vanguardias entregadas y sacrificadas en sus etapas iniciales y mayoritarios seres, despolitizados, enajenados, compulsados a corromperse ante la vejez y perenne insuficiencia económica, política, y libertaria del sistema.

Da escalofríos decirlo ante tanto ejemplo individual e incluso colectivo de entrega, pero el agotamiento del sistema produce, mayoritariamente, una persona indiferente, sumisa, o intolerante, lo mismo en la vida individual que política.

El establecimiento de un principio absoluto, una doctrina sagrada y la sacralización y aumento constante del poder y autoridad de un individuo, un Mesías, son las base del sistema que obliga a una doble moral creciente. Un sistema que no tienen nada de socialista y que sin embargo ha contaminado la palabra misma, como señala la joven.

Los miles de comunistas que han muerto defendiendo el verdadero ideal socialista se hubieran revelado de conocer sus desvíos, atrocidades y esclerosis filosófica y práctica.

Ya sabemos que construir el Socialismo es algo más que estatizar y nacionalizar. Salir de la lógica del capitalismo significa básicamente no transformar toda la realidad en mercancía, poner en el centro las necesidades del hombre, significa una democracia superior en la esfera laboral, política y social y significa una idea de la libertad, solidaridad voluntaria y el humanismo integral diferente a lo que se ha experimentado en el siglo XX.

Y es por eso que debemos, en una perspectiva de un socialismo para el siglo XXI o de un pos capitalismo, tener como principio orientador el aumento constante ysistemático de la soberanía popular, la democracia económica, libertad, y el respeto al individuo

No es sólo necesario un nuevoprograma político y económico sino que también debemos desafía la red de opresiones del día a día que experimentamos a todos los niveles en nuestras vidas. Es necesaria una nueva ética que une fuertemente su alternativa política y económica con una nueva forma de relacionarse entre iguales diversos. Y un énfasis en la democracia directa.

He tratado de esbozar una respuesta a la inquietud recibida. La creo incompleta y mejorable, y dudo totalmente convincente, en realidad es una tarea colectiva, en próximos trabajos intentaremosampliar.

Quizás seria mejor narrarle a esa joven una anécdota. Jenny, la hija de Marx, lo sometió una vez a un juego de preguntas y respuestas que hacia furor en su época. A dos de esas preguntas Marx respondió. Mi divisa preferida es dudar de todo y creo que debemos transformar el mundo no solo interpretarlo.

El propio Marx, nos alertó al ver que algunos camaradas trataban de sacralizarlo. Fue contundente. Yo no soy marxista, dijo.

Por ultimo, Efectivamente la propia palabra socialismo esta comprometida. No hay ningún dogma que impida usar otra si se desea, siempre que su contenido sea el mismo.

Hay muchos paradigmas con que enfrentar los problemas del mundo de hoy, como ha sido siempre, Amar al prójimo como a si mismo no es mal comienzo, tomar decisiones que beneficien a las mayoría intentando noperjudicar a nadie no es mal comienzo, luchar por más bondad no es mal comienzo. El capitalismo fue un extraordinario paso de avance, Igualdad, libertad, fraternidad no es un mal comienzo.

Los socialistas, los marxistas solo quisieron hacer realidad y totales esos valores, dejando claro que sin libertad económica, sin abolir el trabajo asalariado, sin abolir la democracia representativa y sin permitir convertir los derechos jurídicos en posibilidades efectivas, solo tendríamos paliativos. Quien tiene que vender su fuerza de trabajo en realidad siempre será un nuevo tipo de esclavo.

Pero el manifiesto comunista fue muy claro, debemos luchar por todo lo que sea un avance aunque deseamos llegar a una nueva civilización en que el trabajo cooperado y libre, la democracia directa y la solidaria activa y voluntaria predominen y las discriminaciones y exclusiones por cualquier causa cesen.

Un mundo mas racional, justo, libre y bondadoso, mucho menos hipócrita que el actual seria un buen objetivo, utilícese el Marxismo y la revolución o cualquier otra cosa. En todo caso, de los jóvenes depende el presente y el futuro ahora.

¿Y como evitar que de nuevo algunos a libertadores se conviertan en dictadores?

Apoyentodo lo que de más poder e independencia a las personas y mayor capacidad de decidir en los asuntos que les interesen. Apoyen todo lo que integre libertad, igualdad y solidaridad y no permitan el enfrentamiento entre estos valores. Apoyen todo lo que de más poder real a los que crean las riquezas verdaderamente.

&nbsp

&nbsp

Deseamos una juventudde izquierda rebelde, revolucionaria, idealista y realista a la vez y no una corrupta, conformista, manca mental, sorda, ciega, o paralítica.
Una izquierda joven que recuerde, como afirmaba Montesquieu: «Para hacer grandes cosas, no hay que estar por encima de los hombres,
sino estar con ellos».

Viva el 50 Aniversario de la Revolución Cubana.

Socialismo o Barbarie.

&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS