Qué cambios? Qué crisis?

Publicidad

Por José Caballero

Ante este 1 de Mayo no esta de mas recordar este escrito de nuestro querido amigo fallecido, Rua. Una seria reflexion tras una vida de experiencia . Y una urgente llamada a la accion…

Lo urgente es andar, andar, echar a andar, romper el entumecimiento, reaprender el paso de la protesta activa, y, en ella, readquirir conciencia, método y programa. Hay sobrados motivos de indignación, de ira, de cólera y explosión, ingredientes todos ellos de un proceder emocional ineludible en el arranque, cosa que los bienpensantes creen poder descalificar como vía segura de fracaso. Pero la emoción, como tal, no tiene nada de negativo. La emoción es fuerza, furia, ímpetu de empuje, energía disparada. Ningún movimiento de real alcance histórico pudo ni puede tener lugar sin el concurso de la emoción; las ideas, en cambio, en sí demasiado estáticas y cerebrales, nunca han podido ni pueden, por sí solas, producir movimientos ni cambios generales de un alcance histórico determinado, y, si puede decirse que la acción sin pensamiento es ciega, no menos puede aseverarse con certeza que el pensamiento sin acción es vacío.

La emoción lleva incorporado el movimiento, y el movimiento se da siempre en situaciones concretas, donde, por necesidad, descubre obstáculos, dificultades, coyunturas, cauces y experiencias. Es decir, que el movimiento, ya despierto después del arranque, enseña por sí mismo, descubre, lleva al pensamiento o facilita su apertura. Descubre, así, la necesidad de la reflexión y la toma de contacto con discursos previos que movieron su energía en el estudio del ser humano y su medio, en el análisis de la marcha de la historia para extraer de él enseñanzas prácticas.

La utopía es inexcusable como motor de arranque, es la mínima luz que lleva en sí la energía de la actividad hacia la escapada, pero no debe convertírsela en un estereotipo fijo, en pura fórmula de modelo geométrico, sino en idea viva que funde y asegure la coherencia de todos nuestros pasos. Es el único modo de que la idea teórica y el movimiento material concreto se interconfundan en una unidad de comportamiento ético que, inexcusablemente, siempre debe acompañar a todo actor empeñado en la marcha de una transformación cualitativa de la vida social. ¡No hagamos de la utopía una cuestión de futuro simplemente, sino una cuestión viva, punzante y orientadora de cada día y cada momento!

José Luis Garcia Rúa.

Catedrático Emérito de Filosofía de la Universidad de Granada.

Extracto del artículo aparecido en la Revista Adarga «Qué crisis qué cambios. Frente a unos y otros»

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More