Qué risa de campaña en España

Qué risa de campaña!!

Se va notando de manera más clara cómo nos vamos acercando al modelo de “democracia” estadounidense. Nos van acercando al modelo americano con todas las consecuencias. Pronto los candidatos de los dos únicos partidos saldrán a recorrer el mapa para recaudar fondos para pagarse sus campañas personales para presidente. La alternancia entre niño A y niño B está ya prácticamente instalada, ahora solo falta pactar si lo será por una o dos legislaturas y circulo cerrado.

Con dos únicos partidos con programas con diferencias nimias y candidatos que bien podrían pertenecer al partido “contrario”. Con la misma política económica, y con prácticamente la misma despreocupación por los temas sociales durante la legislatura. Eso sí, en campaña, lo sacan para convencer a los indecisos.

No me gusta ese modelo y no me gusta la pinta que va tomando esto.

Es intolerable que la campaña dure 4 años como ha ocurrido en esta ocasión, que se mienta vilmente y no pase nada, que se engañe al ciudadano, que se usen los medios de comunicación nada mas que para informar de la política-corazón-espectáculo. Que no nos cuenten nada más que la anécdota, el tropiezo, el chascarrillo, y se callen lo importante. Se ha perdido el espíritu crítico que debían tener los medios de comunicación, ya no se informa de nada que pueda molestar al poder o a su alternativa factible. El dinero domina como nunca en las redacciones, manda con señorío, con chulería y prepotencia. Dicta lo que puede ser noticia, sabe lo que interesa a los ciudadanos y lo demás es anacrónico, antinatural, viejo o fracasado, cuando no, algo peor: antisistema. Si alguien protesta o patalea es un exaltado violento y peligroso. Se ha impuesto el trágala con todo, la resignación y el cállate. Desde los medios de comunicación se incumplen los más mínimos principios democráticos ahora en campaña y durante el resto del tiempo igual. Y ya lo hacen sin avergonzarse, ni siquiera guardan las formas.

El famoso debate entre las dos caras de la misma moneda es un ejemplo obvio. El gran debate de los candidatos número uno por la provincia de Madrid de los 2 grandes partidos se retransmite por casi todas las cadenas de TV, con mas medios que una final de gran hermano, una final de liga o la inauguración de los juego olímpicos. Todo está pactado de antemano, hasta el último detalle, y después habrá programa especial, con mensajes de móvil (que hay que recuperarse de las pérdidas por publicidad) para determinar oficialmente quien ha sido el vencedor del debate, ¡qué risa!

Que no señores, que hay mas opciones, que en España no hay elecciones para elegir al presidente del gobierno, son elecciones para elegir diputados y senadores. Léanse la Constitución y empiecen a llamar a las cosas por su nombre.

Así, entre unos (medios de comunicación) y otros (PP-PSOE) han convertido la campaña en una especie de primarias solo a dos, si se fijan es difícil ver carteles de los candidatos al congreso por Toledo, nuestra provincia y circunscripción electoral. Se ponen carteles de ZP o Rajoy que se presentan por Madrid. ¿Qué pintan esos señores aquí? ¿No se supone que nosotros elegimos a los diputados que nos representarán en el parlamento por la provincia de Toledo? Se supone, pero pregunten a cualquiera, a quién van a votar, pocos saben que realmente cuando quieren apoyar a ZP tienen que votar a Bono. Yo sin ir mas lejos no sé como se llama ninguno de los candidatos del PP por Toledo, pero a don Mariano lo tengo que soportar a cada instante, lo quiera o no. La mayoría de la gente vota creyendo que lo hace a los candidatos número uno de Madrid y esto no es así, es un engaño, una perversión de nuestro sistema electoral, que sin embargo sí utiliza la provincia para asignar escaños. Esos que nos deberían representar a los toledanos en el parlamento español. ¿Por qué se usa la provincia para elegir a los diputados, cuando los escaños elegidos no nos representan realmente después? ¿a quién interesa esto? ¿Quizá a los dos grandes partidos que curiosamente son los que no quieren cambiar la Ley Electoral?

Los mítines electorales de los dos grandes de España son graciosos. Es interesante ver la movilización de las masas por escuchar en directo la tontería de última hora, la ocurrencia afortunada contada con gracejo poniendo al contrario a parir, todo ello entre globos de colores, música de película, caramelos, llaveros, pegatinas, besos a las señoras mayores y niños, espectáculo puro… pero la explicación de lo que pretenden hacer cuando alcancen el poder no llega, todo son vaguedades inconexas, cuando no, grandes cifras macroeconómicas, superávit, índices de convergencia, salpicado con chistecillos sobre el adversario, etc… EL candidato de la derecha asegura que él sabe lo que preocupa a los ciudadanos, y sin embargo luego habla de la erradicación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía… Pues como sepa igual de bien las demás cosas que nos preocupan lo llevamos claro. Coincide sin embargo con el PSOE al prometer el crecimiento económico. No sabemos cómo lo van a hacer, porque eso no se dice nunca, no es cuestión de contar nada inteligible en campaña, no sea que el votante en potencia, el simpatizante, cambie de opción.

“Vamos a crear empleo, vamos a potenciar la economía, vamos a reducir las listas de espera de la seguridad social, vamos a subir las pensiones, vamos a dar viviendas para los jóvenes, vamos a construir más autovías, más AVES”… “y yo más”, dice el adversario, pero ninguno aclara cómo.

Vamos a contar mentiras tranlará, vamos a hacer que la audiencia se ría, y poco mas. Nunca nos explican por qué no lo hicieron mientras gobernaban, ni por qué es ahora algo prometible y no fue realizable cuando mandaban.

A los del PP nunca los he creído, no entiendo cómo medio país puede votarles, antes pensaba que eran demócratas, ahora hasta eso dudo de ellos, después de verles sacando a los obispos a pedir el voto y tirarse 4 años diciendo desfachateces, haciendo bandera de la intolerancia y del nacionalcatolicismo mas obsoleto y atroz.

Y ¿cómo votar a los “compañeros” “quiero y no me atrevo” del centro-izquierda moderado, que de tan moderado ya no es izquierda, que se ensucian los pantalones ante cualquier manifestación de viejas cabreadas? Toda la ilusión de cambio, de mejora en lo social, se fue al garete, en una legislatura que prometía y que se hubiera quedado en casi nada si no hubiera sido por las bocanadas de aire fresco que soplaron desde la izquierda utópica, verde y roja de Izquierda Unida.

En fin que a mi todo esto me daría risa.

Ánimo!!

Rafael Martín Carbonero

Talavera –Toledo

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS