Pueblos probeta: el virus y la disidencia

[ANTIFASCISMO]

Publicidad

Hablo de éste municipio y tantos otros. Aquí gobierna la derecha más rancia. Se suma la presencia de la legión incluso falange española. Pegatinas, banderas, gorras, chándals, abrigos de cazador, las pintadas, todo lleva sello made in nacionalismo. Aquí la diferencia es pecado. Cabe decir, que las cofradías y las iglesias ocupan un lugar privilegiado en la vida social… y económica, claro. Con la epidemia toda la culpa recae en el gobierno, “así nos va, a esto nos han llavado estos sinvergüenzas, estamos como en Venezuela” es lo normal de escuchar por las esquinitas. Aquí ya se vivía hace meses el ambiente PRECOVID-19. Los grupos están interconectados para mantener el orden “su orden”. Hablo de ciudadanos que sólo entienden de instrucciones. El activismo está siendo controlado y hay represión. Menticidio, falta de información básica, psicoguerrilla e inyecciones de miedo. Campan a sus anchas el caciquismo institucional y su violencia, la oligarquía, el feminismo de derecha, los terratenientes, los aviones militares rozando los tejados, en éstas tierras (maravilloso mundo rural) que siempre fueron defendidas por el campesinado y la justicia bandolera. Parece mentira que se siga adorando a los uniformes, que se defienda la muerte de un animal en un ruedo como satisfacción o pasatiempo. Esto está pasando y ahora metidos todes en nuestras celdas ciudadanas hay que encender la actitud libertaria. Lo preocupante es que la presión no desaparezca, se instale so pretexto de preservar a la población de futuras epidemias y que seamos de un tajo sometidos a la extirpación de derechos fundamentales. La vacuna a este sistema asesino es el anarquismo. El anarquismo y la belleza de la causa:  ¡Rabia y Kaos hacia un Mundo Nuevo!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More