Psicología de masas del fascismo. Wilhelm Reich. Resumen. 2 Estructura económica e ideológica de la sociedad

Publicidad

Por Manu Maketo

Lo que verdaderamente está en juego, es el papel de la ideología y de la actitud efectiva de las masas, como factor histórico, del efecto de retorno de la ideología sobre la base económica.

Según Kunik, en 1925, la estructura socio-económica de la sociedad alemana se presenta del modo siguiente:

Población activa

 

Proletariado……………………….40,7 millones

Clases medias…………………….19,7 millones

 

Según una estimación grosera, la estructura ideológica tiene el siguiente aspecto:

 

Proletaria………………………….14,4 millones

Pequeño-burguesa…………….20,1 millones

 

Esto prueba que, desde el punto de vista de la política práctica, no es la estratificación económica, sino la estratificación ideológica, la que ha sido determinante. De este modo, las clases medias toman una importancia mayor que, aquella que se les había atribuido.

El problema fundamental reside en saber, qué condiciona la disociación, o si se quiere, qué impide la armonía entre la situación económica y la ideología.

Para comprenderlo, es necesario desembarazarnos de algunas concepciones del marxismo vulgar. Señalaremos las más esenciales.

La ideología y la conciencia, están determinadas única e inmediatamente por el ser económico: no advierte la dependencia, entre la evolución de la economía y la de la ideología, el “efecto de retorno de la ideología”. Ha dejado fuera el factor subjetivo, que interviene en cualquier actividad, y en la economía también, sin buscar primero las contradicciones que hay en la economía, según nuestra ideología, y después, sin comprender la ideología como fuerza histórica, las contradicciones humanas, ha hecho salir unilateralmente, el factor subjetivo de la situación económica, sin buscar primero las contradicciones de la economía en la ideología, y después, sin aprehender la ideología como fuerza histórica.

Condena bajo la etiqueta de “idealista”, hechos como la “pulsión” (tendencia instintiva), “necesidad”, “proceso psíquico”. En lugar de derivar su pensamiento y su acción de la realidad, transforma la realidad en imaginación, para que corresponda a sus deseos.

La psicología materialista dialéctica, no puede ser más que, la búsqueda de este factor subjetivo de la historia, de la estructura ideológica de los hombres de una época y, de la estructura ideológica de la sociedad que ellos constituyen. No se opone a la sociología de Marx, sino que se subordina y se integra en esta teoría.

La tesis de Marx, según la cual, lo material (el ser) se transforma en la mente del hombre en ideal, y no al revés, deja planteadas dos cuestiones: primera, cómo sucede esto, lo que sucede en la mente del hombre; segunda, cómo la conciencia así producida (lo llamaremos estructura psicológica), repercute contrariamente sobre el proceso económico. La psi. psicoanalítica salva esta laguna, aprehendiendo el factor subjetivo. No estudia más que al individuo, pero cuando se especializa en la exploración, de los procesos psicológicos típicos comunes a una clase social, a un grupo profesional etc., y deja de lado las diferencias, se convierte en psicología de masas.

Se trata de integrar en el edificio del materialismo histórico, la subjetividad, la ideología. Cuando esta repercute sobre el proceso económico, es necesario que se haya convertido en una fuerza material. Si se convierte en una fuerza material, desde que prende en las masas, ¿de qué manera se produce esto?, responder a esto, es responder a cómo se realiza la práctica de la psi. de masas.

La ideología de cada formación social, no tiene como única función reflejar el proceso económico de esa sociedad, sino más bien, la de anclar una determinada ideología, en las estructuras psíquicas de las personas de esa sociedad. Las personas están sometidas a sus condiciones de existencia, de dos maneras: directa, su situación económica y social; indirecta, la estructura ideológica de la sociedad. El trabajador, desarrolla en su estructura psíquica una contradicción, entre su situación, pertenecer a la clase trabajadora y, la ideología general de la sociedad burguesa. En tanto que sujetos actuantes, inevitablemente, reproducirá en su pensamiento y en su acción, las contradicciones de la sociedad, en la que él mismo vive. En la medida en que una ideología, transforma la estructura psíquica de las personas, no sólo se reproduce, sino, lo que es mucho más importante, se convierte en fuerza activa, sobre las personas que han sido transformadas, y que por tanto, actúan de manera transformada y contradictoria. Es de esta manera, y únicamente de ésta, como se hace posible el efecto de retorno, de la ideología de una sociedad, sobre la base económica de la que ha surgido. El “efecto de retorno”, pierde su carácter aparentemente metafísico, si puede ser tomado en su materialidad, como estructura psíquica de la persona que actúa. Este es el objeto de una psicología científica, es decir, marxista.

Las estructuras psíquicas, que corresponden a una situación histórica determinada, forman sus rasgos más generales en la primera infancia y, tienen un carácter mucho más conservador que las fuerzas productivas técnicas, con el tiempo, las estructuras psíquicas, quedan retrasadas con respecto a las relaciones materiales de las que han surgido, y que evolucionan rápidamente, entrando en conflicto. Ahí radica el rasgo principal de lo que se llama tradición.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More