Profesor Honorario: Discurso de agradecimiento

Publicidad

Palabras de agradecimiento e intervención de Narciso Isa Conde en el Acto Solemne de investidura y entrega del título de profesor honorario de la UASD

&nbsp

Distinguidas autoridades universitarias:

Apreciados(as) amigos(as) y camaradas:

Queridos familiares:

Maestros, estudiantes:

Este es para mí un momento de grandes emociones, intensos sentimientos de amor, inolvidables recuerdos y sentidos motivos de orgullo.

No puedo separar mi mente de aquellos días en que la pensión universitaria de la Ave. Santo Tomás de Aquino, montada por mi madre -ser a quien admiro y quiero infinitamente, no solo por amor familiar, sino también por su sensibilidad, talento, persistencia y valor- acogió en su seno a Minerva, María Teresa, Tomasina Cabral (Sina) e Isaura Ventura, quienes con su tierna compañía, en aquellos tiempos de tiranía, marcaron mi niñez, mi adolescencia y el resto de mi vida.

&nbsp Un ambiente singularmente impactante marcó el inicio de un destino inesperado, que fue evolucionando aceleradamente y que hoy me veo preciso a recrear

-Mamá, después de quince años de casada, iniciando la carrera de ingeniería y arquitectura, la que concluyó y ejerció con éxito.

-Papa, hombre de pródiga bondad, recorriendo el país como agente vendedor para retornar cada quince días con algo de dinero y muchísimo cariño.

-Mi primo Joselín, hermano en el afecto, compartiendo con mi hermano Tony y conmigo esas maravillosas y ejemplares vivencias infantiles.

-Minerva leyendo en voz alta y yo a su lado, concentrado en mis estudios y tareas lasallistas.

-María Teresa&nbsp con su linda cabellera que tanto me gustaba trenzar, privilegio del más pequeño hogar.

-Manolo rondando la pensión, perdidamente enamorado de Minerva.

-Pericles Franco Ornes, fundador del partido comunista, en la memoria de todos/as, años después de haberlo conocido en 1946 en Puerto Plata, junto al inolvidable y siempre rebelde antitrujillista tío Fello (Rafael Isa), hermano de mi padre. Con él tío posteriormente convivimos en Puerto Plata durante un año en los albores de nuestra adolescencia en 1955.

-Las críticas a la tiranía y al tirano, la simpatía hacia la revolución cubana, a los expedicionarios de Luperón, incluso los elogios a los luchadores comunistas del 46, en boca de seres muy queridos y admirados llegaban, por más prudencia practicada, con mucha autoridad a mis agudos oídos infantiles.

-Más tarde el impacto de la expedición de junio de 1959, del movimiento clandestino 14 de junio, de la prisión y del posterior asesinato de “las muchachas”, y la aguda conmoción personal y familiar que esos formidables acontecimientos y esas sentidas pérdidas provocaron en&nbsp nosotros.

-A continuación las primeras conspiraciones y sucesivas conversaciones anti-trujillistas, en algunos casos expresando simpatías fidelista, &nbsp junto a Heri&nbsp y Luisito Scheker, Chiqui Troncoso, July Fortuna, Chiqui Marión Landais,Jorge Asmar, Jesús María Hernández, Tony, Rafael Pichardo Estévez (compañero de aula)… e inmediatamente después de ajusticiado el tirano, la lucha abierta contra los herederos de la dictadura y el combate por la Autonomía y el Fuero Universitario.

-La lectura de la “La Madre” de Gorky, del “ABC del comunismo” de Bujarin y&nbsp “¡Escucha Yanky!” de W. Mills, una vez debilitada la censura.

-La fundación de la FED y de Fragua. La participación en la Juventud Catorcista, el paso por el MPD y el ingreso al PSP en 1962,&nbsp convertido en 1965 en PCD.

-La victoria de Bosch, la Constitución del 1963, la libertad, Silvano Lora y Arte y Liberación: compromiso sin igual

-El golpe de Estado, el asilo en&nbsp la UASD, el cerco militar y el asalto policial a esta institución.

-La alianza obrera-estudiantil, las grandes movilizaciones universitarias populares, las peleas callejeras y la poderosa huelga casi insurreccional de los primeros días de mayo de 1964.

-A seguidas la revolución de abril, la guerra patria contra el yanqui invasor y el gobierno de los comandos presidido por el Coronel Caamaño.

-Y más tarde, la larga y sangrienta resistencia contra el terror del régimen balaguerista, especie de restauración de la tiranía con “doctrina de seguridad nacional” made in usa.

¿Cómo olvidar?

¿Cómo no tener hoy en corazón a Asdrúbal Domínguez, Amín Abel, Luis Ibarra Ríos, Orlando Martínez….?

¿Cómo no pensar en lo que fueron y en lo que pudieron llegar a ser para hacerse merecedores, del título que hoy se me concede…y de mucho más?

¿Cómo no pensar en ellos investidos de los mayores honores por esta querida universidad y&nbsp por toda la Nación dominicana?

¿Cómo no recordar hoy a&nbsp Luis Ibarra Ríos, caído a destiempo en las guerrillas del 63?

¿Cómo no pensar&nbsp en Minerva como rectora magnífica de la UASD?

¿Cómo no pensar en las obras que pudieron escribir, en el talento que por décadas pudieron desplegar, en la multiplicación de sus ya invaluables aportes y méritos como luchadores(as), como profesionales, como hombres y mujeres de ciencia y seres humanos excepcionales?

¿Cómo no llevar a esta universidad -escenario de no pocos de mis&nbsp combates políticos, de mi crecimiento moral e intelectual, de mis aventuras juveniles, de mis grandes amistades, de la hazaña profesional de mi madre y de la conquista del amor de mi vida, en la parte más acogedora de mi corazón?

¿Cómo no incluir entre mis mejores sentimientos el recuerdo de esos seres formidables y la compañía actual de mi madre, mi hermano, mi eterna compañera de amor y lucha y de toda nuestra hermosa descendencia carnal y política?

Homenaje a una generación de luchadores(as)

&nbsp

Siento y aprecio además que este homenaje, esta investidura, trasciende lo estrictamente&nbsp personal para convertirse en un reconocimiento a los(as) protagonistas de una época, de toda una generación de revolucionarios/as inclaudicables e incorruptibles (algunos de ellos/as de nombres pocos conocidos) y al entorno social y familiar que hizo posible sus dignas trayectorias. A ello/as transfiero el honor que hoy se me ofrece.

Es la exaltación a una actitud moral colectiva, a una conducta política, a una coherente y positiva lealtad a los ideales de libertad, justicia, bienestar común, emancipación social y nacional, democracia verdadera, independencia plena y socialismo. Y ella, sin dudas, tiene un enorme valor para trasladar ese espíritu y ese compromiso a las nuevas generaciones, sin cuya participación será imposible completar la obra revolucionaria todavía inconclusa.

En mi caso,&nbsp con buen presente y futuro por andar, con fuerza y&nbsp posibilidades para seguir aportando, luchando y acompañando al pueblo en sus próximos combates, sigue pendiente aquello de culminar la vida física de tal manera que ustedes no puedan nunca sentirse ni&nbsp defraudados ni avergonzados de este gesto generoso, mediante el cual se me concede el título de profesor honorario; sin que nunca haya incursionado en la vida académica, en la impartición formal de docencia; salvo cuando por mis buenas notas en los estudios de medicina&nbsp me gané el puesto de Monitor de química, interrumpido dos años después por una arbitraria cancelación de puro corte político-represivo.

Agradecimiento

La idea de este reconocimiento tuvo su origen en personas que me aprecian y me quieren muchísimo, más de la cuenta.

A ellas mi sincero agradecimiento, en especial al camarada Alberto Lara por su esfuerzo de promoción, a los/as veinte profesores e intelectuales que tomaron la iniciativa ( ya mencionados aquí (destacando la compañía del Canciller de la Revolución de abril del 69, nuestro Jottin Cury) y a las autoridades universitarias que fueron tan receptivas a riesgo de ser blanco de ataque de la escoria antinacional y antipopular, precisamente en un período en que el régimen narco-para- terrorista colombiano de Álvaro Uribe Vélez (continuador de la guerra sucia iniciada en 1949 a raíz del asesinato de Gaitán), que bajo tutela de la CIA&nbsp y el Mossad y en conexión con altos jefes militares y policiales de nuestro país, conspiran para enviarme al más allá y cuentan con lectura pérfida del permiso otorgado por Leonel Fernández al archicriminal general Montoya para su desempeño como embajador de Colombia en el país.

&nbsp Y si alguien se atreve a justificar ese propósito criminal por mi&nbsp posición históricamente solidaria con las FARC, como la tuve con el FSLN de Nicaragua, el FLN de Vietnam y con el FMLN de El Salvador, y como la tengo respecto a la insurgencia zapatista en México,&nbsp a la Intifada Palestina, a la resistencia armada en Irak y Afganistán, puedo decirles con franqueza que razones mayores tengo –y tiene toda la humanidad- para admirar los sesenta años de combate de la leyenda guerrillera que encarnó el comandante Manuel Marulanda Vélez y para apoyar tanto la heroica insurgencia colombiana como la ejemplar resistencia cívica de sus movimientos sociales y de sus fuerzas políticas&nbsp de avanzada, sin imponerle este criterio a nadie.

Como razones mayores existen para agradecer este homenaje en mayúscula y extender mis gracias del alma a todos/as los/as presentes en este acto rebosado de solidaridad humana y de hermosas expresiones artísticas, a plena conciencia de quien soy.

Presencia de valores y afectos

En este anfiteatro Manuel del Cabral de la Biblioteca Pedro Mir, no solo asiste el recuerdo imborrable de estos dos formidables cantores de la patria y de América oprimida, sino mucho cariño familiar, mucha amistad, mucha camaradería, muchas luchas comunes, muchos(as) combatientes por la libertad y dignidad del ser humano, solidaridad humana, sabiduría, heroísmo, sacrificio, amor… mucho pensamiento y acción por liberación de la patria y de la humanidad.

Aquí están no pocos héroes y heroínas de aquel abril pendiente de recrear.

Aquí está presente la lealtad a la moral revolucionaria, a los(as) próceres y heroínas de nuestra Patria y de nuestra América: a Bolívar, Duarte,&nbsp Luperón,&nbsp Martí,&nbsp San Martín,&nbsp Morazán, Sandino, Manuela Sáez, Farabundo, Allende Caamaño, las Hnas. Mirabal y el inmenso Ernesto -Che- Guevara.

Aquí está una muestra de los/as combatientes de la Patria Grande camino a su liberación, nuestros hermanos(as) del alma: Amilcar Figueroa de Venezuela, Galia Doubroskaia de la ex-URSS, Luís Suárez de Cuba…Y en Galia el recuerdo inborrable de nuestro Kiva MaidaniK, el soviético guevarista, maestro de destacado/as revolucionarios del continente.

Aquí están también las nuevas expresiones que el marxismo creador, de la ética socialista, de los/as que “sin copia ni calco” como decía el amauta peruano José Carlos Mariátegui estamos dispuestos/as a ser continuadores/as de los grandes pensadores socialistas del siglo XX y a recurrir nueva vez a la “creación heroica”

Reafirmación y compromisos

Ante tantos afectos y valores no solo me atrevo asegurar que jamás habré de arrepentirme de lo que he sido, de la causa que por más de 50 años he defendido y del pensamiento socialista-comunista que desde adolescente he abrazado.

Y no solo no me arrepentiré de lo que he sido, sino que además me comprometo a luchar más y mejor, a adquirir cada vez más conocimientos… para ponerlos al servicio de la autoliberación del pueblo, de la revolución de los nuevos tiempos, del rescate, recreación y enriquecimiento de los valores del socialismo participativo, autogestionario, libertario; suma de todas las rebeldías justicieras y de todas las liberaciones: de las clases explotadas y excluidas, del género oprimido, de juventud discriminada, de naturaleza mortalmente herida, de las razas y etnias abusadas; en fin, al servicio de la transición hacia una democracia integral camino a un nuevo socialismo.

Esto así, porque soy de los que creo, que en su sentido sublime, con la militancia revolucionaria, socialista, comunista, impregnada de un profundo contenido humanista…pasa algo parecido a lo que acontece con el amor de pareja: hay que reafirmarlo y renovarlo cada día, todos los días, siempre, hasta la muerte física y más allá; siempre con la convicción de que las grandes causas políticas, sociales, morales&nbsp y científicas son capaces de mover montañas, de derrotar sinsabores, de vencer dificultades y de trasmontar las tristezas para construir alegrías y satisfacciones inmensas. Esa ha sido mi experiencia y a ella no voy a renunciar por grandes que sean los obstáculos y déficits actuales.

Me comprometo en consecuencia, a no evadir responsabilidades, a desplegar mi mente, mi capacidad de reflexión e investigación, mi fuerza física, mi espíritu y mi corazón para que cuanto antes, y por al vía que fuere -comenzando por emprender una lucha política tesonera por una Constitución inspirada en la del 63 y por un gobierno parecido al que encabezó Caamaño- este pueblo supere el retraso y se ponga en la hora de los cambios reiniciados por la revolución bolivariana de Venezuela, después que la Cuba heroica cumpliera con la hazaña de resistir hasta empalmar con este nuevo y esperanzador proceso continental. La vía habrá decidirla la sabiduría popular en función de la conducta de los que hoy detentan el poder y de las nuevas circunstancias, ahorrando al máximo dolor y sangre.

En el contexto de esta dominación política degradada y degradante,&nbsp y dentro de esa línea conductual, estoy dispuesto a asumir con la mayor ecuanimidad el rol que los(as) dominicanos(as) decididos(as) a enfrentar el “bando traidor y parricida” del que nos habló Juan Pablo Duarte, me asignen; poniendo en ese compromiso toda la pasión reflexiva, todo el “optimismo de voluntad y el “pesimismo de la inteligencia” , como decía Gramsci; sin el menor sesgo de la ambición personal que caracteriza a los políticos del sistema y sin aceptar privilegios de ninguna índole.

Por los estimulantes vínculos que me unieron en mi niñez, adolescencia y juventud a esta academia, de la cual fui expulsado en 1964 y a cual vuelvo con la frente en alto, asumo hoy la decisión de ofrecer, a las nuevas generaciones que ocupan sus aulas y laboratorios, sin remuneración alguna, todo lo que he aprendido y pueda aprender en lo adelante.

Espero, en consecuencia, que sus autoridades me sepan “explotar” debidamente; concientes si de que la subversión y superación de este orden dominante en crisis y la búsqueda de la verdad científica para cambiar esta realidad infame, este sistema capitalista, patriarcal, racista, adulto-céntrico, siempre estarán presentes en todo lo que pueda enseñarle a la juventud de hoy.

Más aun cuando en&nbsp el seno de sus gobiernos reina a sus anchas la mentira y la simulación.

Más ahora que esa palabra subversión vuelve a cobrar actualidad, como también revolución y socialismo retoman validez, independientemente de sus nuevas modalidades de concreción en las nuevas circunstancias nacionales, continentales y mundiales

Capitalismo en crisis mayor

Porque nunca antes el capitalismo pudo ser peor, nunca además ha padecido de una crisis tan profunda y destructiva como la actual, y nunca como hoy el pueblo dominicano y la humanidad toda se han visto tan cerca del caos, del deterioro acelerado y de la muerte. Y será peor cada mañana.

Marx se quedó corto en el vaticinio de la podredumbre del sistema&nbsp y eso hace más genial su impugnación científica del capitalismo proyectada al presente.

Rosa Luxemburgo jamás pensó que su sentencia de “socialismo o barbarie” llegaría a los extremos actuales y por eso seguirá siendo la apreciada rosa roja de los(as) revolucionarios del mundo.

Albert Einstein tuvo toda la razón cuando se distanció del capitalismo y abrazó la opción socialista.

En estos tiempos del capitalismo senil, Gramsci, Flora Tristán, Julio Antonio Mella, Mariategui, Ernesto Guevara se elevan a alturas superiores como águilas inmortales.

Y no se queda atrás la razón de ser de Duarte, Luperón, Gilbert, Pedro Henríquez Ureña, Caamaño, Manolo, Minerva, Mauricio Báez, Freddy Valdez, Orlando Martínez en este terruño&nbsp bestialmente recolonizado y neoliberalizado por el capital imperialista, con la anuencia de los pasados y presentes inquilinos de la “silla de alfileres”.

Esto hay que cambiarlo de raíz a base de “pensamiento y acción fundidos en armas contra la injusticia”. A esta academia le tocaría retomar su rol en el aporte científico y formativo a fin de contribuir a esa imperiosa transformación de nuestra sociedad y nuestro mundo en crisis. Este contexto es propicio para la vuelta a sus orígenes.

Crisis cuasi terminal de toda la civilización burguesa.

Crisis medioambiental.

Crisis urbanista.

Crisis económica y social.

Crisis inmobiliaria.

Crisis alimentaria

Crisis financiera

Crisis de sus instituciones y de sus formas de hacer política.

Crisis militar, a pesar de su poderío.

Crisis de su horizonte tecnológico.

¡Multi-crisis!&nbsp ¡Mega-crisis estructural y sistémica!

Si, todo está en crisis en este mundo y en esta sociedad, hasta las izquierdas orgánicas forjadas en las coordenadas de las revoluciones lamentablemente degeneradas, del manualismo, del dogmatismo, del desarraigo de lo propio y de las erróneas interpretaciones del marxismo y del leninismo&nbsp en el curso de las luchas del siglo XX.

Por eso colapsó, antes que el capitalismo occidental, el llamado “socialismo real” euro-oriental; y entonces se empantanó, se dividió y se dispersó en mayor grado una parte significativa de la izquierda partidista.

Por eso, intentando “renovarse” dentro de la nefasta influencia de la ideología dominante, otra parte de ella se derechizó, se ablandó y cambió de identidad.

Nuevos retos

&nbsp

Por eso es preciso rectificar, innovar, unificar y revolucionar las izquierdas partidistas y no partidistas, para de esa manera recrear pensamiento de vanguardia y fuerza transformadora, forjando desde ella y con la inclusión de todo el campo progresista y todas las fuerzas sociales y políticas de avanzada, una gran alianza alternativa al sistema vigente, que procure hegemonía en todos los planos y escenarios de competencia; única posibilidad de detener la prolongación indefinida de esta crisis colosal, que si bien por sí misma no acaba con este capitalismo senil, ha creado una gran oportunidad para producir un gran viraje hacia un país liberado, un continente emancipado y un mundo justo y solidario. De esto hay que hacer conciencia y actuar en consecuencia sin pérdida de tiempo.

Contribuir en esa dirección ha sido y será, ahora con más razón por la magnitud de la crisis en desarrollo, uno de mis grandes motivos de vida. Y, sin dudas, habrá de seguirlo siendo. Así lo juro hoy ante ustedes y ante esta sociedad tan necesitada de cambios y esperanzas, de pan, libertad y alegría.

Juntos/as, sin egoísmos, abrazados/as a la ciencia, recreando el mito revolucionario en este cambio de época, podemos&nbsp alcanzar esos propósitos.

Paso a paso, dolor a dolor, alegría tras alegría, sin miedo, a tomar el cielo por asalto para ser definitivamente felices.

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Gracias,

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Narciso Isa Conde

&nbsp

15 de mayo 2009, Santo Domingo-UASD

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More